“Frustración” uruguaya por nueva prórroga en Mercosur

Los presidentes del Mercosur se reunirán hoy en una nueva cumbre que, como en ocasiones anteriores, estará signada por una nueva “frustración”, según confiaron a El Observador allegados al presidente Tabaré Vázquez, que desde anoche se encuentra en Tucumán (Argentina) sede del encuentro.
Los países miembros del bloque postergarán por segunda vez consecutiva la eliminación del doble cobro del Arancel Externo Común (AEC), lo que supone un nuevo atraso en la puesta en práctica de la Unión Aduanera, anunciada en el Tratado de Asunción que en marzo de 1991 dio vida al Mercosur. (ver recuadro).

En las dos cumbres del año pasado (enero y julio) se fijó el mes de diciembre de 2007 como plazo máximo para hacer efectiva la Unión Aduanera y crear así en los hechos un único arancel para los productos que ingresan al Mercosur desde el exterior. Pero pasó diciembre y no hubo acuerdo entre los Estados parte. Se fijó entonces el mes de junio de 2008 como nueva fecha tope. Pero llegó junio, la cumbre de Tucumán, y nuevamente los países del Mercosur no lograron ponerse de acuerdo.

Al día de hoy, el impuesto que pagan las mercaderías por ingresar al Mercosur por cualquiera de sus Estados Parte tiene tantas perforaciones que la Unión Aduanera es un objetivo que sigue en el horizonte. El AEC va de 0% a 20%.

Sin avances. El canciller de Brasil, Celso Amorín, dijo ayer en Argentina que se debe hacer “un esfuerzo mayor” para evitar el doble cobro del AEC. Advirtió que en las negociaciones comerciales con la Unión Europea (UE), esta siempre pregunta si el Mercosur es o no una Unión Aduanera. La respuesta sigue siendo “no” y esto tranca el acuerdo con Europa.

Anoche los negociadores uruguayos que integran el Grupo del Mercado Común, encabezados por el ministro de Economía, Danilo Astori, y el director general de la Cancillería, Nelson Fernández, seguían reunidos con sus pares intentando un “avance” en estos y otros aspectos que, según pudo saber El Observador, no llegaba. Fuentes de la delegación oficial confiaron que “poco y nada” se lograría antes de la reunión de presidentes prevista esta mañana.

Las expectativas de Vázquez respecto al éxito de esta nueva cumbre eran “nulas”, aseguraron allegados al mandatario previo a su partida, ayer de tarde. Ni bien pisó suelo argentino, anoche, Vázquez se refirió al tema aduanero de forma escueta y contundente. “No hay novedades”, aseguró.

Uruguay reclama además desde el año 2006 –sin éxito– mayor “flexibilidad” a sus socios para poder firmar acuerdos comerciales bilaterales por fuera del Mercosur. Lo pidió para un Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, pero Argentina y Brasil se opusieron.

En su intención por reducir las asimetrías comerciales que tienen a su favor las dos economías más grandes del bloque –Brasil y Argentina– Vázquez decidió invitar al Mercosur a un nuevo peso pesado de América Latina: México.

En su reciente visita a ese país Vázquez extendió formalmente a su par Felipe Calderón la invitación para que se asocie al bloque.

Tras su encuentro con Calderón, tras el que firmaron un Acuerdo de Asociación Estratégica comercial y política, Vázquez aseguró que el ingreso de México al Mercosur ayudará a “equilibrar las asimetrías”. Consideró que para Uruguay sería “muy importante y beneficioso” y auguró una nueva “correlación de fuerzas” al interior del bloque. Tras su arribo a Tucumán, Vázquez aseguró anoche que los problemas de integración son “lógicos” en un proceso que lleva 17 años. Lo comparó con la UE, proceso que lleva más de 50 años “y aún tiene problemas”.

Cortes. Ayer, en las reuniones previas del Mercosur, Paraguay y Uruguay plantearon su preocupación por los cortes de ruta en Argentina por el conflicto con el campo. Vázquez ofreció días atrás su “ayuda” en busca de una salida.