26 de mayo: DÍA DEL LIBRO

Bien decimos que si el Uruguay entero festeja con regocijo y orgullo un dia como éste, cúanto más nosotros en quienes ha recaído la misión de preservar, mantener y mejorar las Bibliotecas para las generaciones presentes y especialmente las futuras.
 
Grandes hombres de nuestro pasado , en aquella incipiente Montevideo sembraron la semilla de las Bibliotecas.
 
El Padre Manuel Pérez Castellano legó su colección de libros, su propiedades y la renta de sus fincas para gastos de funcionamiento y » pagar el sueldo del bibliotecario» para dotar a nuestros antepasados de los beneficios de una Biblioteca.
 
José Artigas  habiendo tomado conocimiento del testamento, rápidamente da las indicaciones para la puesta en marcha del sueño de Pérez Castellano, encomendando la tarea al tambien Padre Dámaso Antonio Larrañaga.
 
Quedó  una clara indicación de cúal eran las preocupaciones de José Artigas en el plano cultural y una muestra de cómo no quedaron en meros enunciados sino que fueron llevados a la práctica como prioritarios.
 
Muchos hombres de la época se preocuparon con convervar y ciudar los libros de los constantes asedios que la ciudad sufría .
 
De la primer colección de la Biblioteca administrada por Dámaso Antonio Larrañaga aún quedan ejemplares en la actual Biblioteca Nacional.
 
Para nosotros, todos los días deben ser «el día del libro», todos los días debemos enfrentar toda clase de   desafíos para mantener nuestras bibliotecas y convencer a las autoridades de ésta época que las propuestas  y promesas no queden en meros  proyectos, que a ejemplo de Artigas se lleven a la práctica sin demora.
 
Texto enviado por la Asociación de Bibliotecologos del Uruguay