A paso de murga llegan García, el “Gurka” y el “Bundesbank”.

Una persona muy importante para mí me resumió en tres palabras el compromiso que me encuentro asumiendo el día de hoy: trabajo, responsabilidad y honestidad. Esa persona es mi padre y se encuentra aquí entre nosotros”. De toda la oratoria del nuevo ministro de Economía, ayer durante el cambio de mando en el hall del MEF, ese fue el pasaje más aplaudido. Álvaro García agradeció también a su esposa Alejandra y a sus hijos Facundo y Ana Claudia, que lloró emocionada durante casi toda la ceremonia.
Pero además de la emoción y los aplausos de un salón abarrotado de gente, hubo tiempo para los chistes. El ex ministro Danilo Astori presentó al nuevo equipo económico integrado por Andrés Masoller como subsecretario, en lugar de Mario Bergara, y Michael Borchardt como jefe de Asesoría Macroeconómica, en lugar de Fernando Lorenzo, y reveló sus apodos: “El Gurka y el Bundesbank”, dijo Astori, e ironizó con que los sobrenombres responden a “su flexibilidad para aflojar dinero y su ánimo siempre generoso cuando se trata de pagar”.

En ese clima festivo, mientras los ministros de Industria, Daniel Martínez, de Desarrollo Social, Marina Arismendi y la subsecretaria de Turismo, Lilián Kechichian, compartían el mate, Bergara y Lorenzo bromeaban con el nuevo subsecretario. “Qué nivel, Masoller”, le dijeron apenas fue nombrado como nuevo jerarca.

En su discurso, Astori recordó que García “va a poder contar a cualquier hora del día” tanto con él como con Bergara y Lorenzo, “para seguir trabajando juntos”.

Sensibilidad. El nuevo ministro de Economía sabe a que se enfrenta y no demostró temer el desafío. “Nos va a tocar dirigir el Ministerio en tiempos políticos particulares, pero como lo ha dicho el presidente de la República (Tabaré Vázquez) se trata de gobernar hasta el último día y no va a haber claudicaciones en eso”, aseguró.

Dijo además, que continuará con “las mismas políticas macroeconómicas” que se venían desarrollando, “con los matices que la realidad imponga” por el período internacional “turbulento” por el que se está atravesando, el que aseguró, que se está “mirando de cerca”. Agregó que Uruguay está “mucho mejor preparado que hace algunos años para enfrentar shocks externos”.

Sobre el nuevo ministro, el presidente de la Cámara de Comercio, Arnaldo Castro, dijo tener las “mejores expectativas” aunque advirtió que existe “viento en contra” en el mundo. Castro señaló a El Observador que al ser un ex letrista de murgas tiene una “sensibilidad particular” y es un “termómetro” de la sociedad.