Acceso de la carne a EEUU puede mejorar

Existe la posibilidad de que Estados Unidos no declare a la carne como producto sensible en la Ronda de Doha de la Organización Mundial de Comercio (OMC), lo que permitiría que Uruguay y otros países puedan mejorar su acceso a ese mercado, con aranceles más bajos de alrededor de un 11%, en lugar del 26,4% que paga actualmente por ventas fuera de la cuota de 20.000 toneladas peso embarque, dijeron fuente del sector a El Observador.
La información fue manejada por el secretario ejecutivo de la Cámara de la Industria Frigorífica (CIF), Daniel Belerati, al referirse a una entrevista que mantuvo junto a representantes de la gremial de importadores de carne de Estados Unidos (Maica), con jerarcas de la Oficina de Comercio y del Ministerio de Agricultura de ese país (USDA).

Es una posición razonable en la medida que para un país de tan alto consumo declarar sensible a la carne en la Ronda de la Organización Mundial de Comercio (OMC) le significaría ampliar sus cuotas –que son muy grandes– a niveles muy altos. Por eso le resulta más conveniente no declararlo producto sensible, bajar el arancel del 26,4% a 11% y no hacer expansión de las cuotas ya existentes, dijo a su vez a El Observador Carlos Pérez del Castillo, consultor internacional y ex negociador oficial de Uruguay ante la OMC.

El hecho se conoció ahora, a raíz de una situación polémica que se originó a raíz de declaraciones del vicepresidente del Instituto Nacional de Carnes (INAC), Fernando Pérez Abella, en el programa Alternativa Rural de radio Rural, al sostener que no era serio que el sector privado solicitara por un lado ampliar la cuota mencionada y por otro no pudiera cumplir este año con el cupo asignado de 20.000 toneladas en la medida que se lleva exportado en el primer semestre solo 6.000 toneladas.

Belerati respondió que no era obligatorio el cumplimiento de la cuota, que todavía faltan seis meses para terminar el año y que lo que importan son las negociaciones de largo plazo.

En ese marco, se refirió a los resultados de la entrevista mantenida el pasado 1º de mayo con los funcionarios norteamericanos, en oportunidad de efectuarse una reunión de la referida cámara empresarial americana, que había solicitado a sus colegas del sector privado uruguayo que iniciaran gestiones para ampliar la cuota actual de 20.000 toneladas peso embarque.

Sin embargo, existía el problema que por situaciones de precios Uruguay se sintiera más atraído hacia otros mercados.

Durante el encuentro, y luego de manejar otras posibilidades que no eran convenientes para Uruguay, quedó claro en expresiones de los representantes oficiales del gobierno de Estados Unidos que la Ronda de Doha era el instrumento adecuado, en la medida que ese país estaba considerando no declarar a la carne producto sensible. Esta definición quiere decir en las negociaciones internacionales, que Estados Unidos no va a aplicar más condiciones restrictivas, dijo Belerati.

Por eso nuestra insistencia “como industria en que la Ronda de Doha llegue a donde está encaminada, que podría ser a fin de año o luego que se instale la nueva administración en Estados Unidos y en ese momento se logre mejorar las condiciones de acceso a ese mercado”.