Acuerdo de Comercio Libre Estados Unidos – América Central

Comercio Libre con América Central

Resumen del Acuerdo de Comercio Libre entre Estados Unidos y América Central (CAFTA)

América Central es un mercado grande para los productos estadounidenses. Actualmente las exportaciones de Estados Unidos alcanzan más de 9.000 millones de dólares al año.

Nuevo acceso al mercado para los bienes de consumo e industriales de Estados Unidos

Más del 80 por ciento de las exportaciones estadounidenses de bienes de consumo e industriales a América Central estará exento de derechos de aduana inmediatamente después de que entre en vigor el Acuerdo y 85 por ciento lo estará dentro de cinco años. Todos los aranceles restantes serán eliminados dentro de un plazo de diez años.

Las exportaciones principales estadounidenses, como productos relacionados con la informática, equipos agrícolas y de construcción, productos de papel, productos químicos y equipos médicos y científicos, tendrán acceso inmediato a América Central exentos de derechos de aduana.

Guatemala, Honduras y Nicaragua se unirán pronto al Acuerdo sobre Informática (ITA) de la Organización Mundial de Comercio, que elimina los aranceles y las barreras no arancelarias para todos los productos relacionados con la informática. Costa Rica y El Salvador ya son miembros.

En virtud de la Ley de la Asociación de Comercio Estados Unidos-Cuenca Caribeña, muchos de los productos de América Central ya entran a Estados Unidos exentos de derechos de aduana. El CAFTA consolidará esos beneficios y los hará permanentes, de manera que casi todos los bienes de consumo e industriales producidos en América Central entrarán a Estados Unidos exentos de tales derechos, cuando el Acuerdo entre en vigor.

Nuevas oportunidades para los agricultores y ganaderos estadounidenses

Más de la mitad de las exportaciones agrícolas actuales de Estados Unidos a América Central estará exenta de derechos de aduana inmediatamente, incluyendo cortes de alta calidad de carne de res, algodón, trigo, soya, frutas y hortalizas claves, productos alimenticios elaborados y vino, entre otros.

Los aranceles sobre la mayoría de los productos agrícolas estadounidenses serán gradualmente eliminados dentro de un plazo de 15 años. Los productos agrícolas estadounidenses que se beneficiarán del mayor acceso al mercado incluyen la carne de cerdo, res y ave, el arroz, las frutas y hortalizas, el maíz, los productos elaborados y los productos lácteos.

Los agricultores y ganaderos estadounidenses tendrán generalmente mejor acceso a los países centroamericanos que los abastecedores de Canadá, Europa y Sudamérica.

Estados Unidos y América Central colaborarán para encontrar solución a las barreras sanitarias y fitosanitarias al comercio agrícola, en particular a los problemas y demoras en los procesos de inspección de la carne de res y de ave. América Central procederá a reconocer el derecho de exportación de todas las plantas inspeccionadas según el sistema estadounidense de inocuidad e inspección de los alimentos.

Textiles y confecciones

Los textiles y las confecciones de inmediato estarán exentos de derechos de aduana y de cuotas, si reúnen las condiciones del artículo del Acuerdo sobre origen; lo cual fomenta nuevas oportunidades para los fabricantes estadounidenses y centroamericanos de fibras, hilados, telas y confecciones. Los beneficios del Acuerdo para los textiles y las confecciones serán retroactivos al primero de enero de 2004.

Una cláusula sin precedentes otorgará los beneficios de exención de derechos de aduana a algunas confecciones producidas en América Central cuyo contenido incluya determinadas telas de los socios del Acuerdo de Comercio Libre de América del Norte (NAFTA), que incluye a México y Canadá. Esta cláusula nueva estimula la integración de la industria textil de Norte y Centroamérica y es un paso que prepara para un mercado mundial crecientemente competitivo.

Las confecciones que contengan determinadas telas y materiales «escasos» en Estados Unidos y América Central pueden también calificar para la exención de derechos de aduana. En consulta con la industria en Estados Unidos y América Central se preparó una lista ampliada de tales materiales «escasos». Los hilados y las telas estadounidenses tendrán un trato recíproco para las confecciones centroamericanas que entren a México y Canadá.

Una cláusula «de mínimas» permitirá cantidades limitadas de contenido de terceros países en las confecciones procedentes de los miembros del CAFTA, lo que hace posible la flexibilidad necesaria para los productores tanto de Estados Unidos como de América Central.

Mercados abiertos para los servicios en toda la región

Los países centroamericanos acordarán acceso considerable al mercado de toda la gama de los servicios, sujeto a muy pocas excepciones, usando como guía el enfoque de la llamada «lista negativa».

Los países centroamericanos han acordado desmantelar importantes barreras a la distribución. Los cambios en «los regímenes de protección del comerciante» atenúan las restricciones que bloquean a las compañías estadounidenses en arreglos de distribución exclusivos e ineficientes. Dichas leyes se han empleado para prohibir la importación de productos estadounidenses cuando surge una controversia con un distribuidor local.

Los compromisos de acceso al mercado tienen aplicación en todos los sectores, que incluyen, pero no se limitan a los siguientes:

  • Servicios de telecomunicaciones
  • Servicios financieros: bancarios, seguros y valores
  • Servicios de distribución, como ventas al por mayor y al por menor y concesiones
  • Servicios de entrega inmediata
  • Servicios de computadoras y servicios conexos
  • Servicios audiovisuales y de diversión
  • Servicios de energía
  • Servicios de transporte
  • Servicios de construcción e ingeniería
  • Turismo
  • Servicios de publicidad
  • Servicios profesionales (arquitectos, ingenieros, contadores, etc.)
  • Servicios del medio ambiente

Los proveedores estadounidenses de servicios financieros tienen pleno derecho a establecer filiales, empresas conjuntas y sucursales de bancos y compañías aseguradoras.

CAFTA dará ímpetu al comercio libre en el hemisferio. Estados Unidos comenzará las gestiones en enero de 2004 para integrar a la República Dominicana en el CAFTA.

Removerá la mayoría de los requisitos locales que habían impuesto barreras importantes a los profesionales estadounidenses.

América Central permitirá que firmas con sede en Estados Unidos suministren seguros transfronterizos, incluyendo reaseguros; corretaje de reaseguros; seguros marítimos, aéreos y de transporte; y otros servicios de seguros.

América Central permitirá a firmas con sede en Estados Unidos ofrecer servicios transfronterizos a los centroamericanos en sectores como la información financiera y la sistematización de datos, así como servicios de asesoría financiera. Además, los fondos mutuos centroamericanos podrán utilizar administradores de cartera de inversiones basados en el exterior.

Los compromisos en cuanto a los servicios cubren tanto la provisión transfronteriza de servicios (suministrados por medios electrónicos o mediante viajes de ciudadanos del país), así como el derecho a invertir y establecer servicios localmente.

El acceso al mercado para los servicios se complementa con la transparencia reglamentaria. Los organismos reguladores deberán emplear procedimientos abiertos y transparentes, consultar con las partes interesadas antes de promulgar las reglamentaciones, establecer

plazos de preaviso y comentarios para las que se propongan y publicar todas las reglamentaciones.

El capítulo de los servicios financieros incluye las obligaciones básicas relativas a la no discriminación, el trato de nación más favorecida y las obligaciones adicionales del acceso al mercado. También incluye disposiciones adicionales sobre la transparencia de los regímenes normativos nacionales.

Comercio electrónico: comercio libre en la era digital

América Central y Estados Unidos acordaron disposiciones sobre el comercio electrónico que reflejan la importancia de la materia en el comercio mundial y la importancia de suministrar servicios por medios electrónicos, como elemento clave en un ambiente dinámico para el

comercio electrónico.

  • Todas las Partes se comprometen a un trato no discriminatorio de los productos digitales; acuerdan no imponer derechos arancelarios sobre tales productos y colaborar en numerosas esferas de política relacionadas con el comercio electrónico.

Protecciones nuevas e importantes para los inversionistas estadounidenses en la región

  • El acuerdo establecerá un marco jurídico seguro y previsible para los inversionistas estadounidenses que operen en los países de América Central.

Toda forma de inversión estará protegida en virtud del Acuerdo, incluyendo empresas, deuda, concesiones, contratos y propiedad intelectual.

Los inversionistas estadounidenses disfrutan, en casi todas las circunstancias, el derecho a establecer, adquirir y manejar inversiones en los países centroamericanos, en un mismo pie de

igualdad con los inversionistas locales y con los inversionistas de otros países, salvo indicación específica en contrario.

De conformidad con la Autorización para Promoción del Comercio de Estados Unidos, el acuerdo se inspira en los principios y prácticas jurídicas de Estados Unidos, para ofrecer a los inversionistas estadounidenses en los países centroamericanos un conjunto básico de protecciones importantes, del cual disfrutan actualmente los inversionistas centroamericanos en virtud del régimen jurídico estadounidense.

Entre los derechos permitidos a los inversionistas estadounidenses (consecuentes con la legislación de Estados Unidos) están las protecciones del procedimiento jurídico y el derecho a recibir el valor justo de mercado por la propiedad, en el caso expropiación.

Los derechos del inversionista están respaldados por un procedimiento efectivo e imparcial de solución de controversias que es totalmente transparente. La posibilidad de someter a consideración de los grupos de solución de controversias y de los grupos de audiencias estará

abierta al público, y las partes interesadas tendrán la oportunidad de exponer sus puntos de vista.

Protección pionera para las marcas registradas estadounidenses

Requiere un sistema para la solución de las controversias sobre marcas registradas incluidas en las direcciones electrónicas, punto éste que es importante para evitar la «ocupación ilegal en el espacio cibernético», cuando se trata de nombres comerciales de alto valor.

Aplica el principio del «derecho en orden de antigüedad» para las marcas registradas y las indicaciones geográficas, de tal manera que la primera persona que adquiera el derecho a una marca registrada o a una indicación geográfica tendrá el derecho a utilizarla.

Estimula el desarrollo de un sistema en línea para el registro y mantenimiento de las marcas registradas, así como una base de datos en la que se puedan hacer búsquedas.

Requiere procedimientos transparentes para el registro de las marcas, incluyendo la indicación geográfica.

Protección, en una economía digital, de las obras registradas como propiedad literaria

Los dueños de propiedad intelectual registrada mantienen el derecho sobre las copias temporales en computadora de sus obras, lo que es importante para proteger la música, los videos, los programas y los textos, del intercambio no autorizado actualmente muy difundido por la Internet.

Establece que solamente los autores, compositores y demás dueños de propiedad intelectual tienen derecho a decidir sobre la disponibilidad de sus obras en línea.

Garantiza términos más amplios de protección para las obras

registradas como propiedad intelectual, incluso fonogramas, consecuentes con las tendencias internacionales que surjan.

Contiene fuertes disposiciones contra la evasión, para prohibir la alteración de tecnologías (como códigos integrados en los discos) diseñadas de manera de impedir la piratería y la distribución no autorizada vía la Internet.

Se asegura de que los gobiernos usen solamente programas de computadora legítimos, sentando así un ejemplo positivo para los usuarios privados.

Requiere reglamentación encaminada a prohibir el recibo o distribución no autorizada de señales cifradas por satélite para impedir la piratería de programación de televisión por satélite.

Contempla normas sobre la responsabilidad de los proveedores de servicios de Internet, lo cual hace eco del equilibrio logrado en la Ley del Milenio sobre la Propiedad Intelectual de Estados Unidos entre la actividad legítima de dichos proveedores y la violación de los derechos de propiedad intelectual.

En todas las categorías de los derechos de propiedad intelectual las compañías estadounidenses serán tratadas por lo menos de la misma manera que lo son las compañías centroamericanas y el acuerdo contiene varios avances importantes en la protección de estos derechos.

Patentes y secretos de fabricación: protecciones más fuertes

Hace posible prolongar la duración de las patentes para compensar por las demoras en la aprobación de las patentes originales, consecuente con la práctica en Estados Unidos.

Limita las razones para revocar las patentes, lo cual protege contra revocaciones arbitraria.

Esclarece que la información sobre las pruebas y los secretos de fabricación sometidos al gobierno para obtener la aprobación de un producto serán protegidos contra el uso comercial desleal durante un período de cinco años, para los productos farmacéuticos, y 10 años para las substancias químicas agrícolas. Elimina los escapes posibles a estas disposiciones.

Requiere un sistema para prevenir la comercialización de productos farmacéuticos que violen las patentes.

Dispone la protección de variedades de plantas de reciente desarrollo.

Sanciones duras contra la piratería y la falsificación

Tipifica como delito la piratería por parte del usuario, lo cual constituye un fuerte disuasivo de la piratería y la falsificación.

Requiere que todas las Partes autoricen la incautación, decomiso y destrucción de artículos falsificados o pirateados y de los equipos utilizados para su producción. También prevé la aplicación de la ley contra los bienes en tránsito, para impedir que los infractores usen

los puertos o las zonas francas para traficar en productos pirateados. Pueden tomarse medidas ex oficio en casos fronterizos y penales, para lograr una aplicación más eficaz de la ley.

Obliga a considerar daños y perjuicios tanto legales como efectivos de la violación de los derechos de propiedad intelectual y la piratería de nombres comerciales. Ello sirve de disuasivo contra la piratería y garantiza que pueda reconocerse el derecho a una suma de dinero, aún

cuando en casos en que sea difícil asignar un valor monetario a la violación.

Nuevo acceso a los contratos para adquisiciones públicas

A los proveedores estadounidenses se les garantizan derechos no discriminatorios para licitar por los contratos de los ministerios, dependencias y departamentos de los gobiernos centroamericanos. Se excluyen los contratos de bajo valor.

Cubre las adquisiciones de la mayoría de las principales entidades gubernamentales de los países centroamericanos, incluso ministerios claves y empresas estatales.

Requiere procedimientos de adquisición justos y transparentes, tales como notificación previa de las adquisiciones y procesos oportunos y efectivos para el trámite de las licitaciones.

Dispone que el soborno en las adquisiciones públicas sea tipificado como delito penal según las leyes en América Central y Estados Unidos.

CAFTA asegurará las reformas económicas, fortalecerá el estado de derecho, promoverá el buen gobierno y fortalecerá las instituciones democráticas en América Central.

Innovaciones en los trámites aduaneros y normas de origen

Las amplias normas de origen garantizarán que sólo los bienes de Estados Unidos y América Central se beneficien del Acuerdo. Estas normas son más fáciles de administrar.

El acuerdo requiere la transparencia y la eficacia en la aplicación de los trámites de aduana, incluso las normas de origen del CAFTA. Los países centroamericanos se comprometen a publicar las leyes y las regulaciones en la Internet y garantizarán un procedimiento cierto y

justo.

Las Partes acuerdan intercambiar información para combatir el transbordo de bienes. Además, el Acuerdo ha sido redactado de manera de facilitar el despacho rápido de aduana de los embarques de entrega inmediata.

Protección y promoción de los derechos laborales

El CAFTA satisface plenamente los objetivos laborales fijados por el Congreso en la Ley de Promoción de Comercio de 2002 y las obligaciones laborales son parte del texto básico del acuerdo de comercio.

Incluye disposiciones sin precedentes que comprometen a los países del CAFTA a ofrecer a los trabajadores mejor acceso a los procedimientos que protegen sus derechos.

El CAFTA va más allá de los acuerdos de comercio libre con Chile y Singapur, ya que adopta un enfoque de cooperación tripartito para mejorar las condiciones laborales que:

1. Asegura la aplicación efectiva de las leyes laborales existentes.

El Acuerdo requiere que todas las partes hagan cumplir en forma eficaz su legislación laboral interna y esta obligación es aplicable por medio de los procedimientos de solución de controversias del Acuerdo.

2. Trabaja con la OIT para mejorar las leyes laborales existentes y su aplicación.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) determinó que los países centroamericanos tienen leyes, en sus códigos, que son en gran medida consecuentes con las normas laborales básicas de la OIT.

Los gobiernos centroamericanos actualmente buscan la forma de ajustar las diferencias que existen entre sus leyes y las recomendaciones de la OIT.

Por ejemplo, en respuesta a un informe reciente de la OIT, varios países centroamericanos ya han redactado nuevas legislaciones y regulaciones, han aumentado espectacularmente la financiación de sus ministerios de trabajo, han aumentado el número de inspectores de trabajo y simplificado los procedimientos para establecer sindicatos.

Costa Rica, El Salvador, Guatemala y Nicaragua han llevado a cabo importantes revisiones de sus códigos laborales durante la última década.

Cada una de las partes reafirma las obligaciones contraídas como

miembro de la OIT y velará por que sus leyes internas establezcan

normas laborales consecuentes con los principios laborales

internacionalmente reconocidos.

El Acuerdo estipula claramente que es improcedente atenuar o reducir las protecciones laborales internas para estimular el comercio o la inversión.

Una estrategia global tripartita para mejorar los derechos laborales en América Central

3. Refuerza la capacidad local para impulsar los derechos laborales.

El CAFTA incluye un mecanismo innovador de cooperación para impulsar los derechos laborales por medio de consultas especializadas y de programas específicos de capacitación en campos como el trabajo de menores, conciencia pública de los derechos laborales y sistemas de inspección laboral.

Se estipula la participación del público, incluso el aporte de las organizaciones laborales y de empleadores, en el diseño y aplicación de las actividades de cooperación técnica.

Como parte del proceso del CAFTA, el Departamento de Trabajo ha asignado 6,7 millones de dólares para informar a los centroamericanos sobre las normas laborales fundamentales y para mejorar la capacidad administrativa de los países del CAFTA en materia laboral.

El Departamento de Trabajo de Estados Unidos también apoyará los esfuerzos encaminados a reducir la explotación de menores. Por medio del programa de la Organización Internacional del Trabajo para eliminar las peores formas de la explotación de menores, los proyectos

financiados por Estados Unidos sacarán a los niños de trabajos que los expongan a peligros y explotación y les suministrará oportunidades de educación.

Compromisos y cooperación para la protección del medio ambiente

  • El Acuerdo satisface plenamente los objetivos ambientales establecidos por el Congreso en la TPA. Las obligaciones relacionas con el medio ambiente forman parte del texto fundamental del acuerdo de comercio.

El CAFTA va más allá de los acuerdos de comercio libre con Chile y Singapur, ya que busca establecer nuevas y mejores disposiciones para lo siguiente:

  • Crear un proceso vigoroso de opinión del público para asegurar que los puntos de vista de la sociedad civil sean considerados debidamente.
  • Examinar la posibilidad de establecer puntos de referencia para las actividades de cooperación en materia ambiental y el aporte de organizaciones internacionales en la evaluación del progreso.
  • Acrecentar el refuerzo mutuo entre los acuerdos ambientales multilaterales el acuerdo de comercio libre.

El Acuerdo compromete a las Partes a aplicar eficazmente sus leyes ambientales internas, obligación aplicable por medio de los procedimientos de solución de controversias del Acuerdo.

Existe también un acuerdo de cooperación ambiental que ofrece un marco para crear la capacidad en este aspecto en los países del CAFTA y establecer una Comisión de Cooperación Ambiental.

Es la primera vez que el acuerdo de cooperación se concluye al tiempo con el acuerdo de libre comercio (los paquetes de cooperación con Chile y Singapur se negociaron después de concluirse los acuerdos de comercio libre). Las partes procederán a preparar un plan de trabajo

para las actividades de cooperación.

El acuerdo de cooperación ambiental precisa varias prioridades:

  • Fortalecer la capacidad para formular, poner en práctica y hacer cumplir las leyes ambientales;
  • Promover los incentivos para estimular la protección del medio ambiente;
  • Proteger las especies en peligro;
  • Promover las tecnologías limpias de producción;
  • Crear la capacidad para impulsar la participación pública en el proceso de adopción de decisiones sobre el medio ambiente.

Las Partes de comprometen a establecer niveles elevados de protección del medio ambiente y abstenerse de atenuar o reducir las leyes ambientales para atraer comercio o inversión.

El Acuerdo también promueve un enfoque amplio para la protección del medio ambiente. Las garantías de procedimiento que aseguran procesos justos, equitativos y transparentes para la administración y ejecución de las leyes ambientales se vinculan, por primera vez, a las disposiciones para impulsar mecanismos voluntarios, basados en el mercado, para proteger el medio ambiente.

Solución de controversias: herramientas para la ejecución del CAFTA

Las obligaciones fundamentales del Acuerdo, incluso las disposiciones laborales y ambientales, están sujetas a las disposiciones sobre la solución de controversias del Acuerdo.

Los procedimientos que deberán seguir los grupos de solución de controversias fijan normas elevadas de apertura y transparencia:

  • Audiencias públicas abiertas;
  • Difusión pública de las controversias sometidas al grupo;
  • Competencia especial laboral o ambiental para las controversias en esas materias;
  • Facilidad para que las terceras partes interesadas sometan sus puntos de vista.

Se hace énfasis en promover el cumplimiento, mediante la consulta, los planes de acción conjuntos y los recursos que acrecienten el comercio.

Un mecanismo innovador de ejecución incluye sanciones monetarias para reforzar las obligaciones comerciales, laborales y ambientales del acuerdo de comercio.

Fortalecer la capacidad comercial: el desarrollo y el comercio juntos

El CAFTA incluirá, por primera vez en un acuerdo de libre comercio, un Comité para el Desarrollo de la Capacidad Comercial, como reconocimiento de la importancia de tal asistencia para impulsar el crecimiento económico, reducir la pobreza y ajustarse al comercio liberalizado.

El Comité para el Desarrollo de la Capacidad Comercial aprovechará la labor realizada durante las negociaciones para intensificar la asociación con instituciones internacionales (Banco Interamericano de Desarrollo, Banco Mundial, Organización de los Estados Americanos, CEPAL y el Banco Centroamericano de Integración Económica), organizaciones no gubernamentales y el sector privado.

Este año, en respuesta a las necesidades precisadas por los países centroamericanos, el gobierno estadounidense suministró más de 61 millones de dólares en ayuda para el desarrollo de la capacidad comercial. Desde que comenzaron las negociaciones, el Banco Interamericano de Desarrollo ha aprobado más de 320 millones de dólares para operaciones relacionadas con el CAFTA.

Las organizaciones privadas y no gubernamentales se unieron a este esfuerzo. La Sociedad Humanitaria de Estados Unidos (HSUS) creó la asociación «Alianza CAFTA» para impulsar programas agrícolas ambientalmente sostenibles y humanos, así como la protección de las especies silvestres y su hábitat. La ciudad de Nueva Orleáns y el estado de Luisiana trabajaron con las universidades locales y las empresas para establecer la «Idea Village International», un instituto para capacitar a los empresarios en América Central.

Estados Unidos suministró más de 61 millones de dólares en 2003 en ayuda para el desarrollo de la capacidad comercial.