Acuerdo histórico con Argentina por energia

Los gobiernos de Uruguay y Argentina, dejando de lado por un momento el conflicto diplomático que los enfrenta por Botnia, firmarán mañana un acuerdo –que en Uruguay se califica “de histórico”– para construir una planta de regasificación, que dará a ambos países más autonomía energética.
Los ministros de Industria y Energía de Uruguay, Jorge Lepra, y de Planificación, de Argentina, Julio de Vido, suscribirán en Buenos Aires el documento que será el punto inicial de un proyecto, que tiene un costo en su primera etapa de US$ 1.000 millones, pero la inversión final rondará los US$ 1.500 millones.

Para la construcción, operación y financiamiento de las obras se convocará a privados y la parte estatal será responsabilidad de ANCAP, UTE y la petrolera argentina Enarsa.

El subsecretario de Industria, Martín Ponce de León, dijo ayer El Observador que el proyecto “se construirá en tres etapas y no toda la obra tiene por qué estar emplazada en el mismo lugar”.

Si bien el texto a firmarse mañana “no fija la ubicación”, el jerarca adelantó que se maneja construir la planta en el lado oeste de la bahía de Montevideo en el ex Frigorífico Nacional.

En una primera fase seguramente se utilizará un barco arrendado para depositar el gas natural licuado (GNL) que mediante un proceso de control de temperatura se “regasificarᔠpara poder ser transportado por los gasoductos y llevarlo a Argentina.

La semana pasada, Daniel Martínez, presidente de ANCAP, dijo a la prensa que el emprendimiento implicará tres fases.

En la primera se prevé producir 10 millones de metros cúbicos de gas por día. En una segunda fase se incluirán otros 10 millones y en la última etapa, se agregarán 5 millones de metros cúbicos con lo que la planta completará una producción diaria de 25 millones de metros cúbicos de gas.

Acualmente se contratan consultorías sobre aspectos técnicos y en diciembre se abrirá un proceso para buscar socios internacionales para las distintas partes del proyecto como ser la construcción, operación y venta de gas.

A pesar del diferendo diplomático por Botnia, en materia energética la relación binacional siempre funcionó bien y hoy Uruguay exporta energía a Argentina, que tiene carencias de generación.

La proyectada planta de regasficación prevé utilizar el Gasoducto Cruz del Sur (que cruza por debajo del Río de la Plata y que ya está construido) para transportar gas a Argentina.

Ponce de León comentó que la obra será “un hecho histórico de una magnitud en importancia igual a lo que significó la construcción de la represa Salto Grande. A nivel del gobierno, se estima que la planta estará operativa dentro de cuatro o cinco años.