Acuerdos con Venezuela en el banquillo; oposición cuestiona

El senador interpelante, Sergio Abreu (Alianza Nacional) criticó íntegramente la política energética que impulsa la actual administración, pero se centró en lo que definió como «falta de transparencia» en los acuerdos comerciales que firmaron Ancap y la petrolera estatal venezolana Pdvsa.

Abreu lanzó sus dardos contra el acercamiento comercial que el gobierno inició con la administración del presidente Hugo Chávez a partir de la sintonía «ideológica» que existe con la izquierda uruguaya. Afirmó que se está «entregando la soberanía del país», y en relación a los acuerdos entre las estatales Ancap y Pdvsa dijo que se está «contradiciendo los intereses nacionales».

Abreu entiende que el gobierno incurrió en «un caso político de abuso innominado de funciones» en el negocio entre Ancap y Pdvsa para explotar la extracción de crudo pesado en la Franja del Orinoco, que después se procesará en la planta de la petrolera uruguaya en La Teja.

El legislador criticó que se quiera utilizar la figura de leasing operativo para explicar el acuerdo y señaló que este tipo de operaciones con compañías internacionales requieren de la sanción de un proyecto de ley. «Si esto fuera con Texaco o Esso no se habría hecho. Cuando los amigos pesan, las leyes son permisibles. Esto es una asociación», acusó el parlamentario, quien señaló que el marco normativo vigente desestima este tipo de acuerdos entre Ancap y otras compañías sin la sanción de una ley.

Además, acusó al gobierno de haber violado el Texto Ordenado de Contabilidad y Administración Financiero (Tocaf) al haber suscrito el acuerdo de ampliación de La Teja sin un llamado a licitación.

Abreu lamentó, además, que la operativa se rija por la legislación de Venezuela porque, ante cualquier diferendo, «se puede incurrir en el desgaste político con el gobierno» de ese país.

A su turno, el senador Luis Alberto Heber (Herrerismo) hizo referencia a este punto y fue más allá: «Yo no creo en la Justicia de Venezuela ni en el gobierno democrático de Venezuela porque allí no hay democracia».

SÓLO VIABILIDAD. El ministro Lepra refutó los argumentos de ambos legisladores nacionalistas y señaló que el acuerdo entre las petroleras sólo compromete los estudios de viabilidad del suelo venezolano en la Franja de Orinoco.

Sostuvo que la ley de hidrocarburos, que regula las posibles actividades de Ancap, se respetó al momento de hacer acuerdos entre ambas compañías. «El acuerdo es sólo para la certificación de las reservas», dijo el jerarca.

«Tengan la seguridad de que cuando culminen los estudios de viabilidad, este ministro y los directores de Ancap pondrán la información disponible a su consideración», indicó.

Lepra dijo que el gobierno proyecta un llamado a licitación para la ampliación de le refinería de La Teja y para la compra de una unidad de conversión profunda para procesar los crudos pesados que se traigan desde Venezuela. El secretario de Estado indicó que el negocio en la Franja del Orinoco no implica que la licitación se le otorgue a Pdvsa, lo que despertó suspicacias entre los legisladores de la oposición, que tienen la seguridad de que el contrato va a ser suscrito con esa firma.

Por otra parte, Lepra defendió el acuerdo porque, según dijo, la conformación de una sociedad mixta para procesar el crudo en La Teja da «certeza» de que el suministro de combustibles tendría un 20% menos de costo y, además, se podría llegar a colocar productos en el exterior, como los remanentes de las naftas semi-procesadas que ya produce Ancap.

El jerarca calificó de «excelentes» las condiciones del acuerdo de compra de crudo venezolano porque permite que Ancap pueda contar con mayores recursos en sus cajas y más dinero para sus inversiones. Se paga el 75% del total a 90 días con una tasa del 2% y el 25% restante a 15 años, también con un interés del 2%.

El interpelante no quedó conforme con las explicaciones del ministro. «No se recibió respuesta sobre la política energética ni sobre los negocios de Pdvsa y Ancap», dijo Abreu.