Acusaciones entre los bandos atizan la campaña días previos al balotaje

Los comandos de ambos candidatos se han acusado mutuamente de jugar sucio durante la campaña electoral.

La candidata oficialista Michelle Bachelet, quien ayer recibió un fuerte apoyo desde España, inició ayer una serie de visitas a importantes ciudades del norte de Chile en un maratónico recorrido de 1.100 kilómetros previstos para solo un día.

Posteriormente, está previsto que Bachelet dedique sus últimos días de gira en ciudades sureñas, especialmente en zonas de población indígena, donde su caudal electoral fue menor del esperado en la primera vuelta electoral del 11 de diciembre.

También en el sur y en una zona de la comunidad indígena mapuche —el sector rural de Temuco y Osorno— fue donde se dirigió ayer el presidente Lagos. Esto motivó una dura crítica de Piñera quien acusó al mandatario de inmiscuirse en la campaña electoral y utilizar su popularidad (tiene aproximadamente el 70% de la aprobación ciudadana) para apoyar a Bachelet.

Más allá de este hecho, todos los sondeos para la segunda vuelta electoral del domingo le dan la victoria a Bachelet, socialista como Lagos, con diferencias de entre tres y once puntos de ventaja sobre Piñera, un acaudalado empresario postulado por la coalición derechista Alianza por Chile. De confirmarse esta tendencia, no solo continuaría la hegemonía de la Concertación Democrática en el gobierno de Chile como ha ocurrido desde el fin de la dictadura de Augusto Pinochet, sino que por primera vez una mujer ocuparía el sillón presidencial en el Palacio de la Moneda.

El jueves a la medianoche finaliza el plazo estipulado por ley para la campaña electoral. Ese día Bachelet tiene previsto un acto masivo en Santiago donde tiene previsto reunir más de cien mil personas y donde cantarán afamados intérpretes españoles como Miguel Bosé, Ismael Serrano, Ana Belén y Víctor Manuel.

La presencia de estos artistas fue criticada por la derecha chilena. «Nosotros no somos ingenuos, estos cantantes vienen pagados», indicó el senador opositor Alberto Espina, quien precisó luego «no tener certeza» que su afirmación fuera real. Según Espina, «Bachelet y Lagos encabezan la campaña más sucia de la historia».

OPOSICION. «¡Presidente Lagos, deje de una vez por todas de intervenir!», exclamó Piñera durante un acto en la ciudad de Los Angeles, a 500 kilómetros al sur de Santiago. En esa localidad y en Concepción, el candidato opositor desarrolló su etapa de ayer dentro de su campaña electoral.

Abundando en su crítica, el empresario aseguró: «Las chilenas y chilenos somos personas libres y tenemos derecho a elegir con libertad. Y la intervención y presión que estamos viendo hoy ya no es solo un ataque a la ética sino también a la estética».

El presidenciable de la Alianza no pisará Santiago hasta el término de su campaña. Según su comando electoral, la mayoría de los indecisos viven fuera de la capital, por lo que se concentrará en visitar a las distintas regiones del interior chileno hasta el jueves.

El cierre de su campaña tendrá lugar en Valparaíso. Este hecho fue resaltado por el oficialismo, que señala que Piñera no quiere terminar en Santiago y zonas aledañas (donde se encuentra el 40% de los 8,2 millones de electores) por temor a no poder realizar un acto multitudinario.

Sobre las críticas de Piñera y sus aliados, el jefe del comando político oficialista, Andrés Zaldívar, las calificó de «majadería» y que «la suciedad la tienen que encontrar en casa y no buscarla acá», en alusión a las expresiones de Espina.

SIMILITUDES. Si bien Bachelet y Piñera han intercambiado acusaciones y duras críticas, buena parte de sus propuestas respectivas son prácticamente iguales.

En el ámbito de la salud, Bachelet pretende darle continuidad a uno de los proyectos más defendidos por la administración Lagos: el Plan Auge. La candidata estima que en este marco, ese plan abarcará la cobertura a 80 patologías para 2010.

Por su parte, Piñera piensa incrementar paulatinamente el número de enfermedades cubiertas por ese plan hasta llegar a 100 al final del próximo mandato, en 2012.

En lo referido al mercado, mientras Bachelet plantea la creación de una superintendencia única para todo el sistema financiero (que regule a la banca, los seguros, y a los fondos previsionales), Piñera propone la creación de una Fiscalía Nacional Económica que actúe de manera autónoma respecto al Poder Ejecutivo.

Ambos candidatos han coincidido en brindar mayor flexibilidad a la jornada de trabajo para jóvenes y mujeres, con el cometido de incorporar estos segmentos a la fuerza laboral.