Acusan a secretaria de Ambiente argentina de desvío de fondos

La secretaria argentina de Ambiente, Romina Picolotti –conocida por su abierto rechazo a la instalación de las pasteras en Uruguay– fue acusada de contratar parientes y amigos por montos “exorbitantes” y realizar gastos “injustificados” con fondos desviados de su presupuesto, en una investigación publicada ayer por el diario Clarín. Un diputado de la oposición ya anunció que va a denunciar penalmente a Picolotti.
La información se dio a conocer cuando la ministra de Economía, Felisa Miceli, se encuentra en medio de un escándalo debido al hallazgo de una bolsa con US$ 60 mil en el baño de su despacho (ver recuadro).

El periódico aseguró que Picolotti, funcionaria del gobierno de Néstor Kirchner desde hace un año, quintuplicó el presupuesto de la dependencia.

La investigación periodística de casi dos meses, que se basa en entrevistas a funcionarios y empresas, sostuvo que la funcionaria contrató para cargos de jerarquía y con altos sueldos a su hermano y a la novia de él, al hermano de su cuñada, a la esposa de éste y a amigos de la infancia de su hermano.

También afirmó que Picolotti viaja “en aviones privados, compró decenas de computadoras, realizó gastos inexplicables en muebles que nadie usa y alquiló edificios para alojar a cientos de empleados contratados sin motivo”.

Según el diario, los abultados gastos se realizan a partir del desvío de fondos presupuestarios hacia una fundación pública, llamada ArgenINTA, que no requiere los controles establecidos en la administración pública.

El diario estimó que los gastos de su gestión generarían este año “un déficit de casi US$ 5,7 millones”.

Clarín reveló que en el plan de saneamiento para la cuenca Matanza-Riachuelo, en Buenos Aires, fueron derivados US$ 210 mil a Córdoba y US$ 66.450 a Entre Ríos.


Picolotti se defiende. Picolotti, de 36 años, reconoció que contrató a 350 personas durante su gestión, aunque aclaró que se debe a la creación de “muchas áreas nuevas” en la Secretaría, que depende de la Jefatura de Gabinete, a cargo de Alberto Fernández. “No estoy robando; todo es claro como el agua, no hay nada raro”, dijo la secretaria, en una entrevista que también publicó Clarín.

El diputado del ARI, Adrián Peréz, aseguró ayer mismo que mañana va a presentar una denuncia penal contra Picolotti debido a la presunta comisión del delito de “malversación pública y defraudación” al Estado, según informó el sitio web de Clarín.


Contra la celulosa. La secretaria de Ambiente y Desarrollo Sustentable ha tenido una activa participación en defensa de la postura argentina contra las fábricas que pretendían instalar en Fray Bentos la española ENCE –que luego se trasladó a Conchillas–, y la finlandesa Botnia, que inaugurará la planta en octubre.

Picolotti fue una de las abogadas que representó al país ante la Corte de Justicia de La Haya en el conflicto por la instalación de las pasteras, consideradas de riesgo para el medio ambiente por Argentina. (El Observador, AFP y EFE)