Aduana se transforma, será ‘facilitadora de la inserción económica internacional’

Dentro de las transformaciones estructurales que planteó el equipo del Ministerio de Economía desde el inicio de su gestión, como es el caso de la reforma en la DGI, del Banco Central, del Banco Hipotecario, de las cajas jubilatorias paraestatales, entre otras, la reforma de la Dirección Nacional de Aduanas se enmarca en el objetivo de «desarrollo estratégico», aseguró el ministro Danilo Astori.
El jefe de Economía indicó además que la reforma de la Aduana entra dentro del «largo y muy complejo proceso de reforma del Estado», ya que para iniciar esta última «se requiere de instituciones públicas sólidas, creíbles, predecibles y eficaces». Aclaró que la reforma de este organismo se centra en la «puesta en práctica de una visión moderna de lo que debe ser una aduana, que no solo tiene qyue cumplir las funciones de control y fiscalización, sino que además debe equilibrar estas funciones (…) con una presencia facilitadora de la inserción económica internacional del país».
Dentro de los aspectos más destacados de las transformaciones que se prevén implantar está la «repotenciación» de los recursos humanos apostando a la calidad a través de la capacitación. Existirá además, la posibilidad de incentivos por retiros, y en una etapa más avanzada, se podrían hacer nuevas incorporaciones de funcionarios.
En principio no se establecerá un plan de dedicación exclusiva como ocurrió con la reforma de la DGI, sino que se tendrá en cuenta la incompatibilidad con funciones en caso de que el trabajador las desarrolle en ámbitos fuera de la Aduana y se estudiarán las remuneraciones y las horas de trabajo. La incorporación de tecnología moderna, que permita incluso los controles de mercadería a distancia, es otro aspecto básico, así como también se buscará contar con capacidad de hacer análisis de riesgo y auditorías. Se planea de igual manera una redefinición de los agentes privados aduaneros para integrarlos a esta modernización, quienes tendrán un nuevo ámbito de responsabilidades, aseguró Astori.
El secretario de Estado comentó, asimismo, que los despachantes de aduanas son un ejemplo, aunque no el único, de aquellos a quienes se les debe «perfilar adecuadamente sus funciones, porque no tendría mucho sentido que nosotros estuviéramos transformando globalmente para su modernización la aduana y los agentes privados que participan en este proceso, no cambiaran». Además se prevé incorporar un nuevo Código Aduanero, que también establezca cuestiones de autonomía y normas infraccionarias.
El titular de la Cartera de Economía agregó que a pesar de que la Aduana está vinculada a su Ministerio, se buscará fortalecer progresivamente la autonomía del ente para el desarrollo de sus funciones.

Estandarizar e informatizar procedimientos
El Director Nacional de Aduanas, Luis Salvo, por su parte, explicó que «no se trata de rehacer una Aduana, sino de modernizarla, de estandarizarla internacionalmente en sus procedimientos». Además afirmó que la transformación va más allá de la órbita de su organismo; y se prevé compartir con todos aquellos que participan de la cadena logística, «para lo cual vamos a requerir un cambio de mentalidad en muchos aspectos», subrayó. En referencia a la amplitud que va a abarcar esta reforma dijo que contempla «desde una empresa hasta a doña María cuando va a comprar a un free shop».
Insistió en que el objetivo es lograr «la facilitación del comercio sin que se vea afectada la seguridad del mismo», asegurando que se buscará dar la mayor simplicidad y practicidad a los procedimientos estableciendo estándares de los mismos y contando con una mayor informatización.

«El corazón de la modernización de la Aduana va a estar en los procedimientos en sí», afirmó.
Para llevar adelante esta transformación el jerarca de Aduanas indicó que se tendrá en cuenta el marco normativo de la Organización Mundial de Aduanas que establece una serie de recomendaciones para la facilitación y seguridad del comercio global, además de que se deberá estar de acuerdo con las decisiones del Mercosur en materia de unidad aduanera y también se tendrá en consideración un proyecto de cooperación aduanera que se está llevando a cabo entre la Unión Europea y el Mercosur.
Salvo sostuvo que «quizás la legislación actual no es la más adecuada para trabajar dentro de la seriedad de país que queremos».
Consultado sobre cuáles son las actuales fallas y qué modificaciones se harán en el Código Aduanero, el jerarca expresó que hoy existen dificultades «en los tránsitos, donde la legislación no es muy buena y como generalmente se establece que no existe pérdida de renta fiscal, sí se pierden otras cosas que a veces no se miden en pesos», e hizo mención a casos en tránsito que se hicieron con declaraciones falsas de mercadería, en las que si bien no aportan impuestos se devuelve la mercadería por no estar declarada según lo real.
Astori aclaró que si bien el objetivo «no es meramente fiscal (…) no seríamos sinceros si no dijéramos que por supuesto sí, que va a redundar en una mayor recaudación». Al respecto de este tema, el ministro recordó que este organismo, aún sin tener implantada la reforma, aumentó este año un 30% la recaudación en forma anualizada respecto a los niveles del 2005.