Aduanas acuerdan hoja de ruta común para facilitar el comercio

Representantes de once administraciones aduaneras de Estados Unidos, Europa y América Latina acordaron una hoja de ruta común para la implementación efectiva de un paquete de medidas de facilitación del comercio, sustentadas en estándares de seguridad.

Las coincidencias llegaron en el marco de la Conferencia Internacional sobre Seguridad y Facilitación del Comercio, organizada por BASC Uruguay; trabajo sin precedentes, por los resultados y por la presencia de altas autoridades nacionales e internacionales que participaron junto al sector privado.

Además, el encuentro sirvió para que la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi) firmara un acuerdo con la Organización Mundial de Aduanas (OMA) tendente a impulsar el desarrollo del comercio internacional.

Uno de los participantes de la conferencia, el secretario general de la Aladi, Didier Opertti, destacó el carácter inédito del encuentro y la importancia fundamental de los acuerdos celebrados.

Asimismo, aseguró que el organismo que él representa incorporará a su agenda oficial de trabajo la hoja de ruta acordada por los representantes aduaneros de Estados Unidos, Europa y América Latina.

Al respecto del papel que deben jugar las aduanas, el diplomático dijo que hoy en día es claro que éstas tienen un cometido de control fiscal, pero también de seguridad por cuanto el terrorismo modificó las reglas de juego.

En otro orden, manifestó que en la coyuntura actual se crea un fenómeno paradojal por el cual el comercio crece pero, por otro lado, hay que efectuar más controles.

“Hay una nueva agenda aduanera que implica modernización”, aseguró.

Rol facilitador Otra figura presente fue el ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori, quien subrayó que los temas abordados en la jornada previa y durante la conferencia “son fundamentales” para los planes del gobierno uruguayo, puesto que ayudan a acceder de manera segura a los mercados, a modernizar las aduanas y a avanzar en los procesos competitivos.

“El gobierno –agregó Astori– procura acceder a mercados más previsibles y dinámicos, y las herramientas que promueve la organización BASC facilitan el comercio y lo vuelven más seguro”.

En tal sentido, recalcó la tarea de modernización aduanera que encara el gobierno y aseguró que la aduana debe tener un rol fiscalizador junto con un accionar facilitador que otorgue seguridad jurídica a los inversores.

“Debemos repotenciar los recursos humanos, buscando un nivel de autonomía del organismo en el marco de un nuevo código aduanero y redefiniendo el rol de los agentes privados”, dijo.

Por su parte, Mario Bergara, subsecretario de la cartera liderada por Astori, participó en la conferencia aludiendo al comercio exterior como “una herramienta para combatir la indigencia”, destacando el concepto que sustenta el trabajo de la organización BASC a nivel mundial y local, y respaldando las reformas que se impulsan en la aduana uruguaya para facilitar el comercio.

Bergara afirmó que la forma en que los países manejan su comercio internacional es una vidriera, y que el tema de la asociación entre organizaciones públicas y privadas, en el cumplimiento de los estándares internacionales del comercio y la seguridad, es esencial.

“La Aduana debe facilitar el comercio internacional además de fiscalizarlo, ya que ambos temas constituyen un solo esquema de inserción internacional”, dijo Bergara, quien además se refirió al proceso de reforma aduanera explicando que éste no implica únicamente una modificación en la normativa, sino un cambio en la mentalidad, pasando de una Aduana fiscalizadora a una Aduana facilitadora del comercio.-