Aduaneros flexibilizan paros y dan tregua hasta el jueves

Los funcionarios aduaneros resolvieron ayer flexibilizar las medidas de fuerza como señal de “buena voluntad” hacia el Poder Ejecutivo, dijo a El Observador la dirigente sindical Carmen Pérez.
La asamblea de la Asociación de Funcionarios de Aduana (AFA), que se desarrolló en un clima tenso, decidió por una escasa mayoría levantar el paro desde esta mañana y hasta el jueves. No obstante, los trabajadores siguen sin realizar “servicios extraordinarios”, por lo que el comercio exterior puede verse igualmente afectado.

Los funcionarios aduaneros reclaman al gobierno por la salarización de una partida que perciben en retribución por estar a la orden durante todo el día.

Según los funcionarios, esa partida llega a representar hasta el 80% de su salario mensual.

El Poder Ejecutivo ofreció al sindicato otorgar un promedio de lo que cobran por esa partida, en el marco de la reforma del Estado que pretende simplificar la escala salarial de los empleados estatales. Empero, el gremio entiende que por el crecimiento de las exportaciones y las importaciones, esa oferta implica una rebaja salarial.

El jueves habrá una nueva asamblea de funcionarios aduaneros para evaluar la marcha del conflicto y “es posible que se tomen nuevas medidas si no hay avances” en las negociaciones, advirtió Pérez. El viernes habrá una instancia de negociación entre el sindicato y diputados oficialistas de la comisión de Legislación de Trabajo, que se ofrecieron para mediar en el conflicto.

negociación. Asimismo, la semana próxima quedará instalada una mesa de negociación entre AFA, los ministerios de Economía y de Trabajo y las oficinas de Servicio Civil y Planeamiento y Presupuesto.

El conflicto aduanero paralizó todos los puestos de frontera y perjudicó seriamente el comercio exterior. En principio la medida afectó las importaciones, con la única excepción de, alimentos, medicamentos y explosivos.

Con motivo del paro fue necesario también postergar el pre estreno mundial de la película Indiana Jones y hasta se detuvo un cargamento de productos químicos para potabilizar agua.

Según supo El Observador, el gobierno mira de cerca el conflicto y si el diferendo no se descomprimía ayer, (tal como finalmente ocurrió) el Poder Ejecutivo tenía previsto decretar los servicios esenciales, tal como lo hizo con los transportistas de carga, con los controladores aéreos y con los médico anestésico-quirúrgicos en anteriores conflictos. Ahora el gobierno esperará la asamblea del jueves de los aduaneros para determinar qué medida tomará ante un agravamiento del conflicto.

Además de las importaciones, el conflicto afectó las exportaciones causando incumplimientos de empresas nacionales en el exterior.

El diferendo también provocóseveros trastornos con el embotellamiento de camiones en el puerto y en puestos de frontera. En el medio de la asamblea de los funcionarios aduaneros, llegaron los artículos del proyecto de Rendición de Cuentas que el sindicato cuestiona. El artículo 160 establece que el fondo de Servicios Aduaneros Extraordinarios se destinará a Rentas Generales, que atenderá la compensación que reciben actualmente los funcionarios. “El Poder Ejecutivo reglamentará la compensación a percibir, sobre la base de considerar el mes de mayor remuneración, siempre que no supere en más de un 5% el promedio del año 2008”, sostiene el texto.