Advertencia a piqueteros del gobierno argentino

El ministro del Interior argentino, Aníbal Fernández, dijo que no va a permitir «ningún tipo de acción» a los asambleístas en Uruguay. «Eso no va a suceder, tanto como por el puente como por el río, creo todas las marcas de la tolerancia están insinuadas y más que insinuadas, exhibidas», dijo Fernández.

La advertencia del ministro argentino es, tal vez, una de las más claras al avecinarse un punto de inflexión en el conflicto. Por si quedara alguna duda, Fernández agregó que «en aguas argentinas se hace lo que nosotros marcamos, fuimos muy claritos y responsables en acciones que llevamos a cabo».

En tanto, un grupo de 25 asambleístas llegará hoy a Santiago para llevar sus reclamos ante la Cumbre Iberoamericana. Los activistas llevan una carta que pretenden entregar a los presidentes que participan del evento.

Pero la ribera del río Uruguay también será escenario de las movilizaciones. Hoy desde temprano, la Asamblea prepara una multitudinaria movilización que denominan el «Grito Blanco». En este acto, que se llevará a cabo desde las 10.30 de la mañana en Parque Unzué, los asambleístas esperan reunir a unos 15 mil jóvenes y niños para llevar adelante la protesta contra la planta finlandesa.

La ocupación de la isla de jurisdicción argentina Inés Dorrego hasta el momento no se ha producido, aunque ya flamea una bandera argentina en la franja de cuatro kilómetros de ancho a un kilómetro y medio de la planta. La intención de los activistas es establecer allí su «puesto de observación» a partir de hoy. La crecida del río ha impedido hasta el momento que los activistas lleguen para desmalezar la zona e instalar allí un campamento. Dado que hoy las fuerzas de la Asamblea estarán divididas en la realización de varias acciones, algunos activistas consultados manejaron que posiblemente la ocupación de la isla quede para el fin de semana.

Desde esa isla, propiedad de un estanciero entrerriano, los activistas esperan lanzar futuras acciones náuticas. No se descarta que hoy mismo el grupo de lanchas que ya ha actuado en otras ocasiones realice alguna demostración.

medidas. La Armada Nacional no prevé mayores medidas de seguridad que las ya desplegadas en la zona. La Prefectura de Fray Bentos ha dispuesto una fuerte vigilancia en el entorno del puerto de Botnia.

A nivel policial, la Dirección Nacional de Información e Inteligencia (DNII) mantiene personal desplegado en tareas de vigilancia, coordinados con la Jefatura de Policía de Río Negro. Fuentes de la DNII señalaron a El País que no hay indicios de acciones violentas contra la planta, aunque se realicen tareas de vigilancia permanente.

Para el sábado próximo la Asamblea prevé una movilización «por aire, tierra y río». Ese día sí es probable que se refuercen más las medidas de control, al menos a nivel fluvial y terrestre. Consultas realizadas con el comando de la Fuerza Aérea permitieron saber que, al menos hasta ayer, el Poder Ejecutivo no había impartido instrucciones para medidas de control del espacio aéreo. De todas formas, las fuentes militares señalaron que si entre hoy y mañana llegaran tales directivas, igualmente contarían con tiempo para desplegar personal y aeronaves en la zona.

Hasta el momento, la realización de ensayos y mediciones atmosféricas en la planta de Botnia había limitado el uso del espacio aéreo. Esas restricciones estaban fijadas, sobre todo, para el espacio sobre la planta.

De todas formas, el momento más crítico según los análisis de los distintos servicios de seguridad será el del arranque de la planta. No se descarta que nuevamente la Policía disponga un vallado en torno al predio y establezca patrullas de control. Esto puede ocurrir a partir de la semana próxima, según la información del gobierno. Sin embargo, la advertencia del propio ministro del Interior argentino parecería encaminada a desalentar acciones de los activistas en Uruguay.