Advierten problemas para financiar el ‘gasoil productivo’ en el largo plazo

El informe final del Grupo de Trabajo Interinstitucional de Gasoil plantea varias alternativas para que las empresas del transporte, el agro y la industria se beneficien de un “gasoil productivo” mediante el reembolso de tributos y aportes. A su vez, recomienda modificaciones radicales en la estructura impositiva de ese combustible de modo de castigar el uso del mismo por parte de particulares.
En el documento, los técnicos alertaron que a largo plazo “se va a diluir el monto del reembolso a esos sectores (los “productivos”, al decir del gobierno) como resultado de la reducción del consumo del gasoil de los vehículos de uso particular” que es la principal fuente de financiación del proyecto. Los números indican que los menos deberán financiar a los más y a largo plazo las cuentas no cerrarán.

El informe, al que tuvo acceso El Observador, fue realizado por técnicos de los ministerios de Industria, Economía, Ganadería y Transporte, de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, de ANCAP y del Banco de Previsión Social. El gobierno había anunciado que el “gasoil productivo” entraría en vigencia el próximo 1º de abril, pero no hay certeza que a esa fecha pueda estar en funcionamiento, reconocieron a El Observador fuentes oficiales.

El documento elaborado por los técnicos del gobierno comienza describiendo el actual escenario de consumo de combustibles y señala que por cada litro que se vende de nafta se comercializan 2,79 litros de gasoil. Reseña, además, el crecimiento dispar que registró el parque automotor uruguayo entre 1993 y 2003: mientras el número de vehículos a nafta aumentó 8,8%, la cantidad de automóviles gasoleros se incrementó 107,6%.


Caminos. Entre las alternativas propuestas para abaratar el gasoil a los sectores productivos, figura la de usar un precio único de ese combustible en el surtidor e implementar un mecanismo de reembolso para los rubros que se piensa beneficiar. Otra alternativa es establecer una reducción general del precio del gasoil en las estaciones de servicio, pero en ese caso la rebaja será acompañada por un impuesto “anual” a los vehículos gasoleros de uso particular.

También se propone modificar la estructura impositiva del gasoil sustituyendo parte del Imesi que compone actualmente el precio de ese combustible por un aumento del IVA “de la tasa mínima (14%) a la tasa básica (23%), consistente con el proyecto de Ley de Reforma Tributaria, de forma que los sectores productivos puedan descontar un mayor importe por concepto del IVA”.

El proyecto de ley de reforma tributaria que el gobierno remitió la semana pasada al Parlamento prevé que el gasoil continúe tributando tasa mínima de IVA.

Se plantean “medidas complementarias” como incrementar el Imesi que se aplica a la primera compra de vehículos a gasoil de uso particular; prohibir la importación de vehículos gasoleros para las familias y la conversión de combustión de motores nafta a diesel.


Alerta. La base del proyecto será financiar el beneficio que recibirán tres sectores productivos a partir de la carga que deberán soportar los particulares que utilicen vehículos diesel. Los técnicos que elaboraron el informe advierten que a “largo plazo” habrá problemas para financiar el proyecto porque las medidas apuntan a desestimular el uso de gasoil en autos particulares que es de donde se recaudará. Por lo tanto reducir la franja, fuente de recaudación, afectará la financiación.

Según las soluciones propuestas, se proyectan “transferencias” del sector de autos familiares a los vehículos utilizados por empresas, pero también puede haber subsidios de empresas no alcanzadas por el beneficio hacia otras que sí lo estén. Los técnicos también recomendaron que una “de las primeras medidas que se debería instrumentar es la no utilización de automóviles oficiales con motores diesel”.

Al 2002, último año de información estadística que maneja ANCAP, el consumo de gasoil de los sectores productivos y del transporte representó 79% del total, en tanto el consumo de vehículos de particulares, gobierno y otros, significó 21% (ver infografía). Entre 1997 y 2002 el consumo total de gasoil decreció 2,5% explicado por la caída del consumo del sector agropecuario, taxis, autos oficiales y empresas. En contrapartida, aumentó un tercio el consumo de gasoil por parte de vehículos particulares. El sector que más consume gasoil es el transporte de carga (35,6% del total), seguido por los autos particulares (15,6%), ómnibus (14,1%) y vehículos de empresas (7,6%).


Sectores. Según el informe de los técnicos oficiales, en Uruguay hay 57.131 explotaciones agropecuarias, 23.250 son establecimientos con tractores, hay 36.465 tractores, y 2.500 explotaciones contratistas sin tierra. En el sector arrocero, el gasoil significa 18,5% del costo de producción, en la cosecha de papa el combustible representa 14%, en la de sorgo 12,7% y en las plantaciones de trigo 11,9%. En la ganadería el gasoil representa 4,4% de los costos.

En tanto, en el transporte existen 8.236 empresas de carga donde el gasoil representa 28,1% del costo directo y 10,5% del precio final de las tarifas. Hay, además, 100 compañías de transporte de pasajeros donde el combustible ocupa el 27,3% del costo total y 24,3% del precio final.

En materia tarifaria desde el año 2003 se aplican aumentos diferenciales, con porcentajes más altos para el gasoil en relación a las naftas, reduciendo la brecha de precios entre esos combustibles. Esa política es seguida hoy por el actual directorio de ANCAP.