AEBU analiza propuesta del Ejecutivo sobre negociación

Los trabajadores bancarios se encuentran a la espera de una nueva convocatoria por parte del Poder Ejecutivo para iniciar las discusiones del convenio colectivo de su sector. El día lunes comenzaron a sesionar en un consejo permanente que se extendió en la tarde de ayer. Pero aún no han recibido una nueva convocatoria por parte del Ministerio de Trabajo para iniciar la discusión del convenio del sector en la mesa de Negociación Colectiva.

Los planteamientos ya fueron elaborados y fueron entregados por escrito a cada una de las partes. Por parte de los trabajadores uno de los principales reclamos en cuanto a materia salarial se trata es que el gobierno equipare el ajuste del sector al decretado para la Mesa Coordinadora de Entes la cual integran. Dicho ajuste es del 6,93% a partir del primero de enero, pero el gobierno planteó al sindicato bancario un ajuste del 5%, porcentaje que ha sido calificado de «insuficiente» por los delegados bancarios en la negociación.

La propuesta fue enviada el pasado 28 de enero desde el Ministerio de Economía y la misma está firmada por el secretario general y negociador del convenio, Pedro Apezteguía. La misma contiene tres puntos que consisten en renovar el convenio anterior, discutir la escala salarial y estudiar el sistema de remuneraciones extraordinarias.

En ese sentido desde AEBU se explicó que «el gobierno expresa su voluntad de revisar la estructura de la Escala Patrón Unica y las normas que rigen los mecanismos de corrimiento automático, haciendo de este modo referencia a la forma en que se regulan los salarios de los bancarios oficiales».

El otro aspecto que se propone es «sustituir las remuneraciones extraordinarias existentes por un sistema de remuneración variable basado en el cumplimiento de metas y objetivos personales, grupales e institucionales», sistema que desde el consejo público se está dispuesto a discutir dijo a este matutino el dirigente Diego López (Lista 17).

«No apuramos caballo flaco. Hay dos opiniones dentro del sindicato, hay gente dispuesta a romper la negociación y comenzar a movilizarse», dijeron fuentes del propio consejo ya que no creen en la plataforma del gobierno. Desde el ala más moderada se considera que la negociación tiene que ir por las vías de negociación permanente.

Al ser consultado por este tema el dirigente Ricardo Ibarburu señaló a este diario que «no existe de formalmente ningún planteo de conflicto», y negó los rumores de los sectores más radicales de la organización que se han manifestado a favor de iniciar un conflicto luego que el gobierno suspendiera la semana pasada la mesa de negociación, y que planteará un ajuste del 5%.

No obstante, los trabajadores bancarios se han expresado preocupados por la ausencia de los directorios estatales en la discusión del convenio colectivo del sector que venció el pasado 19 de diciembre de 2010. Hasta ahora no han participado de la discusión y los trabajadores «ven poco viable que discusiones donde se debe comenzar a tratar un sistema de remuneraciones ellos se encuentren ausentes», agregó el dirigente López.

De todas maneras, expresó que se harán todas las gestiones para retomar el diálogo con cada uno de los organismos en discusiones bipartitas que el sindicato considera fundamentales.

La plataforma de los trabajadores arranca con el reclamo del incremento salarial del 6,93% ante la propuesta del 5% del Poder Ejecutivo y en la misma línea reclama el mantenimiento del salario real con ajustes alineados a la evolución del Indice de Precios al Consumo.

El sindicato agrega un nuevo tema de discusión a la negociación al proponer la extensión del horario de atención al cliente, para lo que agrega la instrumentación del doble turno de trabajo y que dicho sistema sea acompañado con el ingreso de personal joven para «dinamizar sectores que trabajan con los beneficios sociales de los ciudadanos», explicó a LA REPUBLICA el integrante del Consejo Oficial, Darío Mendiondo.

También plantean que comience a discutirse en todos los bancos del Estado los planes estratégicos y aspiran a que los beneficios logrados en los convenios anteriores se mantengan.

Sobre este último aspecto desde el gobierno se informa en la propia plataforma entregada a los trabajadores que «el Poder Ejecutivo desea establecer un nuevo convenio que extraiga de los anteriores todos los elementos aún vigentes y revise aquellos que por el transcurso del tiempo o las necesidades de la función así lo requieran».

Por último, la plataforma de AEBU exige la equiparación de beneficios de salud en los bancos oficiales y la Agencia Nacional de Vivienda, el pago de las partidas por productividad, la regularización de los contratos precarios y la fijación de la jornada laboral para todos los institutos (excepto el Banco Central) en seis horas y 30 minutos.