AEBU suspende las medidas por 24 horas para negociar


Los trabajadores de los bancos oficiales resolvieron ayer “suspender” por 24 horas las medidas de fuerza para conocer una propuesta con la que el gobierno busca poner fin al extenso conflicto que ya afectó severamente la operativa de las pequeñas y medianas empresas que vieron interrumpida su cadena de pago por las medidas gremiales.
En los hechos, la resolución de la Asociación de Empleados Bancarios (AEBU) otorgó un respiro al gobierno y ayer volvió a operar la cámara compensadora de cheques, en la que el Banco República (Brou) –principal institución de la plaza– debía operar más de US$ 200 millones.

Además se suspendió una medida que AEBU tenía previsto aplicar en la mesa de cambios, lo que hubiera complicado aún más el diferendo con el Poder Ejecutivo.

A pesar de esa decisión, los bancarios ratificaron su adhesión a un paro de 24 horas que los trabajadores de los Entes realizarán mañana jueves.

El Poder Ejecutivo transmitió ayer a la delegación de AEBU que maneja una fórmula para solucionar el diferendo, pero que para darla a conocer los trabajadores deben previamente levantar las medidas de lucha.

En un comunicado, el gobierno expresó que las medidas anunciadas son de “enorme gravedad” y de “gran perjuicio para el conjunto de la sociedad”.

Según fuentes oficiales, el gobierno ofrecerá a los trabajadores una partida extra, similar al salario vacacional de los privados.

La postura del Poder Ejecutivo ocasionó la furia del dirigente radical, Alejandro Gómez, que increpó al asesor del ministerio de Economía, Daniel Mesa y lo trató de “chantajista”, relataron asistentes al encuentro.

La reunión entre el gobierno y los dirigentes bancarios, que estaba previsto que durara un par de horas, se extendió apenas por 20 minutos y los dirigentes partieron raudos del Edificio Libertad para evaluar el futuro del conflicto.

En el Consejo de Banca Oficial la lista 17 (comunistas, MPP e independientes) votó junto a la 98 (moderados) diferir las medidas gremiales para concurrir a una nueva reunión en el Edificio Libertad fijada para esta tarde.


“Ingobernable”. Los dirigentes radicales de la 810, en cambio, son partidarios de profundizar el conflicto y acusaron a los gremialistas de la lista 17 de “entregar” el conflicto. Estas diferencias se producen a pocos días de las elecciones del gremio, ya que a fines de la semana próxima se renovarán los dirigentes que representan a cada una de las instituciones.

Darío Mendiondo, de la lista 17 dijo a El Observador que el espacio al que pertenece hizo “un esfuerzo” para negociar sin medidas gremiales, pero advirtió al gobierno que debe “responder a las expectativas” porque de lo contrario el conflicto puede “profundizarse seriamente”. Gómez, de la lista 810, fue más lejos y dijo que si la propuesta del gobierno no los satisface el conflicto se va a volver “ingobernable” para la administración de izquierda.