Agenda medioambiental articula respuestas y apuesta a una producción más limpia.

La incorporación de buenas prácticas operacionales, cambios en los parámetros de los procesos, innovaciones tecnológicas, utilización de nuevas materias primas e insumos en los productos, reciclaje y tratamiento en la disposición de desechos, son acciones a concretar.

En la realización del Taller de lanzamiento del proceso de consulta nacional hacia la elaboración de un Plan de acción para la promoción de la producción y consumo sustentable, la Directora Nacional de Medio Ambiente del Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (MVOTMA), Alicia Torres, destacó que el modelo existente está en la base de las problemáticas ambientales globales.

En el país son históricos los esfuerzos de UTE y el Ministerio de Industria, Energía y Minería por manejar el uso y la eficiencia de los recursos energéticos, ejemplo de ello es el trabajo que comienza la semana próxima por controlar el uso de bolsas de plástico por parte de los consumidores.

Torres afirmó que también es destacable la experiencia de COVI 2000, cooperativa de vivienda que tiene desde la propia producción de sus casas un enfoque de desarrollo y construcción sustentable y en el manejo de su habitad y entorno.

Las acciones son aisladas y por ello es necesaria la articulación pública con el sector privado, con los consumidores y las empresas para que sea posible gestionar soluciones sostenibles.

En agosto se realizará un taller final, con un borrador de trabajo que permita diseñar un plan de acción nacional consensuado que apueste a una producción sustentable.

Por su parte, el representante del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), Diego Martino, indicó que países como Colombia o Ecuador son en Latinoamérica pioneros en la temática, realizando también compras públicas sustentables, metas que se pretende se gestionen en Uruguay.

Por su parte, la Directora de Planificación de la DINAMA, Marisol Mayo y la consultora del MVOTMA, Beatriz Olivet, al presentar el proyecto indicaron que la promoción de la producción y consumo sustentable es «la producción y uso de bienes y servicios que responden a las necesidades básicas y mejoran la calidad de vida, minimizando el uso de recursos naturales, materiales tóxicos, así como la generación de residuos y contaminantes durante todo el ciclo de vida, sin menoscabar las posibilidad de las futuras generaciones de satisfacer sus propias necesidades».

El objetivo del proyecto es contribuir al diseño y adopción de una política nacional en consumo y producción sustentable para Uruguay.
Para ello, se creó una Mesa Nacional de Producción Más Limpia (MNPML) -COTAMA que tiene por principales cometidos asesorar al MVOTMA y al Poder Ejecutivo en la formulación de la política de producción más limpia y en el desarrollo de instrumentos que contribuyan a su aplicación. También coordinará y articulará acciones entre las distintas organizaciones y sectores y fomentará la generación e intercambio de información. Asimismo, promoverá proyectos interinstitucionales e intersectoriales en la materia. El organismo está integrado por el Ministerio de Industria y Energía (DNI y DINAPYME); la Cámara de Industrias del Uruguay; el Congreso Nacional de Intendentes; Universidad de la República; el PIT-CNT; la Dirección Nacional de Medio Ambiente como coordinadora; el Laboratorio Tecnológico del Uruguay; la UNIT; la Universidad de Montevideo; la Cámara de Comercio y Servicios del Uruguay; y el Ministerio de Economía y Finanzas.

Las actividades productivas y de servicios exigen la existencia de un sistema de producción y control de impacto ambiental, que implica la utilización de instrumentos de control como autorizaciones ambientales, normativas sectoriales, además de guías técnicas y económicas financieras.

Desde una visión integradora social, económica y ambiental, la producción y consumo sustentable comprende la gestión de políticas económicas, desarrollo productivo, actividades sociales, así como generación de empleos.

El acrecentamiento masivo del consumo se debe a un aumento de la población y de la productividad, situaciones que conducen al agotamiento de los recursos no renovables y a un extremo stress de las fuentes renovables.

En el taller se presentaron los datos de la inequidad del consumo a nivel mundial, los cuales indican que el 12% de la población vive en Norteamérica y Europa Occidental y consumen a nivel privado el 60% del total mundial. Mientras que un tercio de la población vive en Asia del Sur y África subsahariana y consume el 3,2%.

De no cumplirse los nuevos parámetros para mejorar el medioambiente, en el año 2050 se necesitarán más de dos planetas para satisfacer las necesidades de la población a nivel mundial.

5 de mayo, 2009