Agentes turísticos pesimistas sobre lo que febrero dejará a sus negocios

Mientras evalúan los claroscuros que tuvieron sus negocios durante el mes de enero que se termina, los operadores turísticos de Maldonado y Rocha aguardan sin demasiadas expectativas la actividad de febrero debido a que las reservas concretas efectuadas por los turistas en los balnearios principales como Punta del Este, Piriápolis y La Paloma, son escasas e inferiores a las de 2005.
El presidente de la Cámara Inmobiliaria de Maldonado. Luis Borsari, dijo a El Observador que aguarda para febrero “una temporada” bastante similar a la que se verifica después de la masiva presencia de turistas que hubo en el este en los primeros 15 días del año, lo que se traduce en “fines de semana con mucha gente y un bajón sensible de lunes a jueves”.

Del mismo modo, el titular del Centro de Inmobiliarias de Piriápolis, Daniel Gasalla, aseguró que en ese balneario las casas reservadas para febrero son “muy pocas” y que si bien los niveles de consultas son importantes se trata de familias que procuran alquilar casas por “3 o 5 días” o en casos excepcionales por un “máximo” de diez días. “No estamos concretando alquileres para la (primera) quincena”, aseguró .

Para Juan Quesada, propietario de la inmobiliaria La Paloma, del principal balneario rochense, la situación allí es bastante parecida aunque el pesimismo es más palpable. “Alquilado hay poco y nada y me parece que vamos a estar muy por debajo de lo que estuvo febrero el año pasado”, dijo el operador con resignación.

El empresario –que tiene un local de su inmobiliaria en Buenos Aires– dijo a El Observador que la situación generada por los cortes de rutas desalentó “fuertemente” a la clase de turistas argentinos que habitualmente elegían vacacionar en los balnearios uruguayos y aseguró que desde su local en la capital porteña “muchos clientes de toda la vida” vinculados a su empresa eligieron otros destinos dentro del vecino país a raíz de la incertidumbre que generaron esas protestas por la instalación de las plantas de celulosa en Fray Bentos. “La gente planifica con mucho tiempo y no veo que haya que esperar que venga gente de último momento”, dijo Quesada.


Hoteles.

La incertidumbre también gana a los operadores hoteleros. “Nosotros estamos teniendo muy buenos niveles de consulta pero concreto, seguro, tenemos todavía poco”, confió a El Observador el vicepresidente de la Corporación Hotelera de Punta del Este, Pablo Cabazza.

Al igual que Borsari, el empresario opina que sí es seguro que va a haber muy buenos niveles de ocupación durante los fines de semana, fundamentalmente porque en los próximos días comienzan a llegar contingentes importantes de turistas chilenos que aun vienen a hoteles aunque por pocos días.

“A días del inicio de febrero yo le diría que aun tenemos mucha incertidumbre, lo cual de alguna manera demuestra como viene la mano. De todas formas tenemos algunas reservas en los hoteles 3 y 4 estrellas”, expresó el presidente del Centro de Hoteles de Piriápolis, Juan Martínez.

Martínez dijo tener esperanzas de que en febrero se verifique una actividad similar a la de igual mes del 2005 aunque admitió que eso no ocurrirá. “El problema es que este verano hemos trabajado con mucho turismo local, del interior del país, pero nos faltaron los clientes más importantes que son los turistas de Rosario y de Córdoba. Yo creo que el tema de los puentes nos hizo un daño tremendo”, explicó Martínez.


Chau enero.

Respecto al balance de la actividad de enero, los hoteleros de Punta del Este se reunirán esta semana para evaluar los números finales, aunque ya advierten que se pueden hacer lecturas claramente diferenciadas de lo que ocurrió en la primer quincena con lo sucedido en los últimos quince días del mes.

Cabazza dijo que durante la primer quincena los hoteles trabajaron a un nivel por lo menos similar al de enero del 2005, con fines de semana con llenos totales, y una cantidad de turistas brasileños y de extra región que disimuló la caída de visitantes argentinos, y una segunda quincena con altos niveles de ocupación los fines de semana perro un descenso “brusco” de lunes a jueves.

En Piriápolis, en tanto, los hoteleros se manifiestan “conformes” con los niveles de actividad que tuvo el balneario en enero, aunque en buena medida también advierten que en la segunda quincena se volvió a registrar –como en 2005– una caída “sustancial” los días de entre semana. “En la primer quincena se trabajó muy bien pero en la segunda quincena creo que estuvimos muy “atados” a los eventos (que se desarrollaron en el balneario) y a los fines de semana”, dijo Juan Martínez, del Centro de Hoteles del balneario.

Para Martínez, además, “lo destacable” de enero fue una masiva presencia de turistas del interior del país y una creciente proporción de visitantes europeos y norteamericanos en la hotelería, aunque por pocos días.

El gerente de Relaciones Públicas del Conrad, Marcos Grolero, dijo a El Observador que ese hotel va a culminar enero con un registro muy similar al número de huéspedes que tuvo un año atrás. “Tuvimos 98% de ocupación en los primeros 15 días de enero, lo que equivale a 7.700 personas alojadas en el hotel”, dijo. Destacó el incremento en la cantidad de turistas de Estados Unidos.

La presencia de turistas de extra región –europeos y norteamericanos– también fue resaltada por Borsari, de la Cámara Inmobiliaria de Maldonado, quien a la hora de pasar raya a la actividad de enero destacó como positivo un aumento en la cantidad de visitantes de esas latitudes. Eso compensó, afirmó, al menos en la primer quincena de enero la menor afluencia de visitantes argentinos, los principales clientes para esa zona del país.

POR HORACIO PINTOS CORRESPONSAL EN MALDONADO