Ahmadinejad no se desdice pero se calma

Ahmadinejad se cuidó de repetir ante centenares de estudiantes el duro mensaje que profirió el miércoles pasado, que le valió la condena unánime de la comunidad internacional y del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

También intentó quitarle dureza a sus declaraciones al subrayar que se limitó a repetir “lo que se ha venido diciendo en los últimos 27 años y que recoge las posiciones del imán (Jomeini, fundador de la República Islámica), del Guía Supremo (ayatolá Alí Jamenei, actual número uno iraní) y de la nación musulmana”.

Sin embargo, la diplomacia continuaba en sus intentos de atenuar el efecto de sus palabras. Incluso su predecesor, el reformador Mohamad Jatami, abandonó su silencio para criticarle. “No debemos pronunciar palabras que nos creen problemas económicos y políticos”, dijo Jatami.

Aunque el ultraconservador Ahmadinejad se haya limitado a repetir un eslogan oficial, ningún dirigente de su rango lo había pronunciado en los últimos años.


Pero Insiste en su prédica. Los que reconocen a Israel “deben saber que se oponen a las naciones musulmanas, se trata de un crimen imperdonable”, dijo el jefe del Ejecutivo iraní, con el pañuelo palestino anudado en el cuello. “Nadie en el mundo musulmán tiene el derecho de reconocer a un régimen usurpador que mata cada día”, agregó.

Acusó también a los aliados de Israel de emplear un doble mensaje pues, según él, equipan al Estado hebreo con ojivas nucleares y prohíben a Irán que utilice tecnología nuclear civil. El mandatario iraní volvió a abrir así otro frente de conflicto que Irán mantiene con la comunidad internacional.


Dos frentes. “Irán proseguirá las actividades en las instalaciones de Isfahan (centro del país). No se admiten dudas. Los occidentales no podrán arrebatar al pueblo iraní lo que ha conseguido con su esfuerzo”, dijo Ahmadinejad. En este sentido, descartó que se vaya a suspender el enriquecimiento de uranio y tildó de “mentira” el argumento occidental que lo llama una medida de “confianza”.

Ahmadinejad suscitó el escándalo con sus declaraciones antiisraelitas y nucleares en un momento poco oportuno para su país. La Agencia Internacional de la Energía Atómica se reúne el 24 de noviembre y podría decidir enviar el expediente nuclear iraní al Consejo de Seguridad. (AFP y EFE)