Ahora Argentina afirma que no renuncia a relocalizar Botnia

La relación entre el gobierno argentino y la asamblea ambiental se tensó. Y, en ese marco, el jefe de gabinete Alberto Fernández desmintió ayer una declaración atribuida al presidente Néstor Kirchner, donde se daba a entender que ya se había tirado la toalla en la lucha por la relocalización.

“No, en lo más mínimo, nunca dijo (el presidente) semejante cosa“, aseguró Fernández a una radio local. “La Argentina no renuncia en lo más mínimo a la relocalización de la planta de celulosa“, agregó.

Kirchner habría dicho: “La planta (de Botnia) ya está ahí, no hay nada más que hacer, sino esperar a La Haya“. Aludía al esperado fallo de la Corte Internacional de Justicia, ante la cual Argentina planteó su problema con Uruguay. La declaración, atribuida informalmente a Kirchner y publicada por el matutino Clarín, provocó indignación y malestar entre los pobladores de Gualeguaychú.

Por eso, los asambleístas argentinos cortaron ayer por cinco horas la ruta 14, columna vertebral de la red vial del Mercosur. Unos 3.000 vecinos (según los organizadores) bloquearon desde la hora 14 hasta las 19 una ruta por la que transita un promedio diario de unos 7.000 vehículos y que une Buenos Aires con territorio uruguayo, brasileño y paraguayo.

Los ambientalistas, que portaban banderas argentinas y uruguayas, atravesaron en la ruta varios camiones y tractores para impedir el tránsito. De todos modos, los conductores de los vehículos que transitaban por allí no llegaron a tomar contacto con los manifestantes, ya que la Gendarmería los interceptaba lejos del corte, con el objetivo de evitar eventuales incidentes.

La decisión de levantar la protesta fue tomada en una nutrida asamblea, al aire libre, luego de la intervención de varios vecinos que criticaron duramente al presidente Kirchner. “El pueblo de Gualeguaychú se sintió totalmente traicionado. El gobierno nos ha defraudado y seriamente”, sostuvo -por ejemplo- la asambleísta Ana Angelini.

Los ambientalistas analizaban, hora a hora, si continuaba el corte. Aunque no lo admiten, se sabe que -de haber continuado la medida- se hubieran producido problemas con la Gendarmería y con los conductores. Esa presión ayudó al rápido levantamiento. Es la quinta vez que la asamblea de Gualeguaychú corta esa ruta.

DIÁLOGO. El tercer encuentro entre altos funcionarios de los dos países, producido este sábado en Nueva York con la mediación de España, concluyó en un ambiente “positivo” y “constructivo”, según dijo el embajador español ante la ONU, José Antonio Yáñez-Barnuevo, facilitador del diálogo en representación del rey Juan Carlos.

Sin embargo, el asambleísta Gustavo Rivollier consideró que la reunión realizada en Nueva York “fue más de lo mismo” y advirtió que los habitantes de Gualeguaychú continuarán con los cortes como medida de protesta, pese a los reclamos del gobierno de Uruguay.

Más allá de la carretera 14, permanecen cortadas las rutas internacionales 136 (que une Gualeguaychú con Fray Bentos y que está bloqueada desde hace once meses) y la 135 (que une la ciudad argentina de Colón con Paysandú).

La mirada está puesta ahora en la Cumbre Iberoamericana de Naciones, que tendrá lugar el próximo 8 y 9 de noviembre en Chile, con la presencia del rey. Desde Uruguay se ha afirmado que antes de fin de año habrá una solución.

Pero los dos gobiernos no parecen estar tan cerca de alcanzar una fórmula que permita no desairar la facilitación del monarca, según analistas de los principales diarios bonaerenses.