Ajustes salariales en la banca pública serán iguales a entes

Directores de los bancos públicos y representantes de la Asociación de Empleados Bancarios del Uruguay (AEBU) firmaron anoche en la sede del Banco República (BROU) un preacuerdo sobre la prórroga del convenio colectivo para los funcionarios de las entidades bancarias estatales, sobre el cual se pronunciará una asamblea sindical a realizarse mañana. El entendimiento había sido aprobado en la tarde por ocho de los once consejeros del sector banca oficial del sindicato.

El preacuerdo establece que la variación de los salarios de los bancarios públicos será igual a la que disponga el Poder Ejecutivo para las empresas públicas (es decir que serían bianuales y eventualmente tres al año si la inflación entre los aumentos superase el 10%). En cualquier caso, el porcentaje será determinado discrecionalmente por el gobierno. El convenio determinaba ajustes cuatrimestrales en base al 75% de la inflación pasada.

Anualmente, se efectuará una evaluación de la evolución del salario que tomará en cuenta los ahorros obtenidos que en una tercera parte deberán volcarse a las remuneraciones.

En un plazo de 10 días hábiles a contar desde la firma del acuerdo, las partes designarán una comisión paritaria para cada banco, a integrar también por un representante de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, para medir la variación en el nivel de actividad y rentabilidad de cada banco oficial. En un plazo no mayor a los 90 días desde su constitución, estas comisiones elevarán propuestas a los directorios que tendrán 30 días para su aprobación.

VIGENCIA. El entendimiento tendrá vigencia hasta el 30 de junio de 2005 y en él se reconoce que los bancos oficiales tienen que pagar una retroactividad salarial por el ajuste que entró en vigencia a partir del 1 de julio pero que no se aplicó hasta el 1 de febrero. El importe será ajustado por los incrementos salariales dispuestos en enero y mayo para la banca pública.

Otro artículo determina que cada banco se comprometerá a en no más de 30 días dar soluciones a los funcionarios endeudados «con críticos problemas de libre disponibilidad en sus retribuciones, en las situaciones que sean posibles». Las soluciones que se adopten tendrán en cuenta los antecedentes crediticios del funcionario y serán resueltas por cada institución y analizadas en ámbitos bipartitos.

A partir de ahora, las partes acuerdan la incorporación al Estatuto del Funcionario de una cláusula que establecerá que los bancarios públicos se abstendrán de reincidir en el endeudamiento personal a descontar de su salario si este implica problemas de liquidez. El aporte personal sobre el aguinaldo se mantendrá de cargo de los bancos públicos.

El convenio ratifica la estabilidad laboral de los funcionarios y que los procesos de reestructura en los bancos oficiales tenderán a optimizar los recursos humanos existentes. Ningún bancario estatal será redistribuido o pasado a disponibilidad fuera del sistema financiero oficial salvo acuerdo de partes.

PRESTACIONES. Se establece el mantenimiento integral de las prestaciones especiales en salud, sin perjuicio de que el personal y la administración de cada banco establecerán en instancias paritarias la adecuación de los costos a las distintas realidades de las instituciones. El convenio será discutido en una asamblea a realizarse en el Club Aguada a partir de las 11 horas. Solamente se opone a lo convenido la agrupación 8103197987.

BROU: destitución fue correcta

El presidente del Banco República (BROU), Daniel Cairo, envió ayer al presidente de AEBU, Eduardo Fernández, una carta en la que destaca que la destitución del funcionario Héctor Rovella fue resuelta luego de un proceso realizado con transparencia y en el que se cumplieron todas las instancias correspondientes.

El sindicato había pedido la restitución de Rovella, quien fue destituido por facilitar a un periodista información sobre movimientos en cuentas bancarias de legisladores.

En la misiva de Cairo se explica que un fiscal había pedido el procesamiento de Rovella por violación del secreto bancario en diciembre del año pasado, antes de que Rovella fuera electo integrante del Consejo Central del sindicato bancario lo que ocurrió en abril.

También en forma previa a su elección el directorio había aprobado elevar la decisión de destituir a Rovella a la Oficina Nacional del Servicio Civil para que esta se expidiera.

En mayo se dictó por la justicia penal su auto de procesamiento sin prisión y en junio la Comisión Nacional del Servicio Civil resolvió aconsejar su destitución por omisión a sus deberes funcionales, sostuvo Cairo.

«El trámite administrativo y el proceso judicial se desarrollaron en forma paralela y con consideraciones diferentes, arribando, como se advierte, en un caso a la destitución y en el otro al procesamiento», termina señalando el presidente del BROU en su carta que también suscribe el secretario general de la institución, Rodolfo Ponce de León .

El 8 de julio Rovella fue destituido por el directorio del BROU.

Fernández había dicho a El País que el sindicato considera una provocación la decisión de destituir a Rovella y rechaza que siga trabajando en el banco otro funcionario que, según el gremio, desempeñándose como gerente, causó un perjuicio de U$S 4 millones al BROU.

Según Fernández, «se está provocando una situación anómala y nuestro planteo no es antojadizo».