Al Qaeda ingresa en el conflicto entre Israel y el grupo Hezbollah

A la complejidad del conflicto entre Israel y la milicia chiita Hezbollah –que ya se cobró más de 400 víctimas en Líbano y 51 en Israel–, se sumó ayer un nuevo factor: Al Qaeda. La red terrorista de inspiración sunita extremista, rompió su silencio para amenazar con más atentados a Israel y sus aliados en represalia a la ofensiva hebrea contra Hezbollah.
Mientras tanto, ayer prosiguieron los bombardeos aéreos de Israel, los disparos de cohetes de Hezbollah y la encarnizada batalla entre fuerzas israelíes con Hezbollah en Bint Jbeil, en el sur de Líbano.

La grabación del número dos de la red terrorista Al Qaeda, Ayman Al Zawahri, y la decisión israelí de intensificar los bombardeos aéreos y llamar a nuevos reservistas (ver página 20), hacen temer por el peligro de extensión del conflicto en el Líbano.


Respaldo ¿implícito? Las decisión israelí llega un día después del fracaso de una conferencia internacional celebrada en Roma, de la que Israel consideró haber obtenido el consentimiento para intensificar sus ataques dado que no se logró un acuerdo en torno a los detalles de un alto el fuego.

“Ayer (por el miércoles) en Roma hemos obtenido la autorización para continuar nuestras operaciones hasta que Hezbollah deje de estar presente en el sur de Líbano y sea desarmado”, declaró el ministro de Justicia Haim Ramon a la radio militar israelí. “Todo el mundo sabe que una victoria de Hezbollah sería una victoria del terrorismo mundial”, añadió.


La lucha. En el terreno, el Ejército israelí ordenó ayer a los habitantes de Ain Ebel, poblado cristiano de unos 6.000 habitantes vecino a Bint Jbeil –feudo de Hezbollah– y donde se han refugiado más de 10.000 chiitas, que lo abandonaran en previsión de un ataque, según la Policía. Bint Jbeil es zona de intensos combates entre el Hezbollah y las tropas israelíes.

Al menos nueve civiles, entre los ellos un nigeriano, y un gendarme libanés murieron ayer en bombardeos de la aviación o la marina israelíes.

El miércoles, las tropas israelíes perdieron a nueve de sus miembros, entre ellos oficiales de sus tropas de elite, al caer en una emboscada de Hezbollah.


Palabras terroristas. En un mensaje difundido por la cadena árabe por satélite Al Jazeera, Al Zawahri, brazo derecho del líder de Al Qaeda, Osama bin Laden, abogó por una alianza de combatientes musulmanes sunitas y chiitas más allá de su animosidad sectaria que comprenda, desde Afganistán a los territorios palestinos, para liberar a “toda Palestina”.

“No podemos ver cómo caen estos cohetes sobre nuestros hermanos en Gaza y Líbano y permanecer inactivos y sometidos”, advirtió el número dos de Al Qaeda.

Se trata de la primera reacción de la red terrorista sobre la ofensiva israelí en la franja de Gaza, que comenzó el 28 de junio, y la del Líbano, el 12 de julio, tras la captura de un soldado hebreo por grupos palestinos y posteriormente, de dos militares a manos de Hezbollah.

“Los cohetes y misiles que destrozan cuerpos musulmanes en Gaza y Líbano no son únicamente israelíes. Proceden y son financiados por todos los países de la alianza de los cruzados”, dijo Al Zawahri en referencia a Estados Unidos y al resto de aliados occidentales.

“Así, cualquiera que haya participado en el crimen, debe pagar el precio. El conjunto del mundo es un campo abierto para nosotros. Ya que nos atacan por todas partes, atacaremos también por todas partes”, agregó.

El mensaje de Al Zawahri, en el que se refirió a algunas figuras del chiismo, como el imán Hussein, nieto de Mahoma, y a dignatarios históricos del sunismo, hace pensar que Al Qaeda, de tradición sunita radical, está dispuesta a apoyar a Hezbollah pese a ser chiita.

“La guerra contra Israel es una ´yihad´ (guerra santa) que busca liberar Palestina y liberar todo el territorio (que perteneció) al islam, desde Andalucía a Irak”, clamó.

La última aparición del número dos de Al Qaeda se remontaba al 23 de junio cuando, en otro video prometió vengar la muerte del jefe de la red terrorista en Irak, Abú Musab Al Zarqawi. (Con AFP y AP)