Alargue y final abierto.

POR CLAUDIO ROMANOFF DE LA REDACCIÓN DE EL OBSERVADOR

El candidato del Frente Amplio, José Mujica, obtuvo el primer puesto en las elecciones realizadas ayer, pero al no alcanzar la mayoría absoluta de los votos deberá disputar un balotaje con el postulante del Partido Nacional, Luis Alberto Lacalle, el 29 de noviembre.
Esa circunstancia causó un clima de asombro y decepción en la coalición de izquierda (entonada a primeras horas de la tarde con algunas encuestas que le daban más del 50%), que también sufrió el impacto de las derrotas de dos iniciativas plebiscitarias, una de ellas para anular la ley de Caducidad y otra que promovía la instalación del voto epistolar.

La ley que amnistió a los uniformados que violaron los derechos humanos durante la dictadura se transformó ayer en la norma con mayor legitimidad en la historia del país luego que fue dos veces ratificada por la ciudadanía en las urnas, la primera en 1989.

La cúpula de la izquierda, que anoche estaba en vilo debido a que había incertidumbre sobre la posibilidad de retener la mayoría parlamentaria, definió iniciar conversaciones con los sectores que integran los distintos partidos políticos del país en procura de respaldo de cara al balotaje, informaron a El Observador fuentes de la coalición de izquierdas. Mujica dijo ayer en conferencia de prensa, tras la divulgación de las proyecciones de escrutinios realizadas por las encuestadoras, que su estrategia es buscar el apoyo de los votantes, más allá de las conversaciones con las dirigencias partidarias.

Mientras, el candidato colorado Pedro Bordaberry, exultante por haber logrado un crecimiento del 70% para su colectividad política, anoche mismo declaró que él, personalmente, apoyará a Lacalle en el balotaje. De la misma forma reaccionó el ex presidente Julio María Sanguinetti. Bordaberry, que anunció previo a las elecciones que no exhortará a los suyos a votar en ningún sentido a pesar de su definición individual, se erigió como el gran ganador de la jornada electoral.

alivio. Lacalle respiró aliviado luego de que en la tarde le causó inquietud que circularan informaciones de encuestas que ubicaban al Frente Amplio a milímetros de la victoria en primera vuelta.

El ex presidente, que recibió una llamada de Bordaberry, dijo que se propone mantener conversaciones con el candidato del Partido Colorado de cara al balotaje. También planea hablar con el postulante del Partido Independiente, Pablo Mieres, que con un 2% quedó lejos de su aspiración de llegar a la cámara alta, lo cual provocó enorme desazón entre sus partidarios.

Las proyecciones. El postulante del oficialismo había logrado entre el 47% y el 48% de los votos contra un 28%-30% del Partido Nacional y un 17%-18% del Partido Colorado, según las proyecciones realizadas al cierre de esta edición por las firmas encuestadoras Equipos, Cifra y Factum.

No estaba claro aún si el Frente Amplio habría logrado la mayoría parlamentaria, para lo cual necesita el 48,5% de los votos.

El escenario más probable es que consiga entre 49 y 50 bancas en la Cámara de Diputados (99 integrantes) y entre 15 y 16 senadores de 31. El vice se elige con el presidente. Para los blancos se trazó un panorama de 29-30 diputados; los colorados lograrían 18 y el Partido Independiente, dos.

El impacto. La divulgación de estimaciones realizadas por las firmas encuestadoras en base al progreso del escrutinio causó decepción en la dirigencia frentista y entre los propios integrantes de la fórmula, quienes, a pesar de ello, se esforzaron por mostrar su “entusiasmo” frente a la militancia.

Mujica dijo que remarcará los aspectos de su propuesta dirigidos al crecimiento de la economía con énfasis en las protección de los mas humildes, y aseveró que delineará con su comando la estrategia para los próximos días.

Señaló, asimismo, que no tenía respuestas inmediatas sobre cómo hacer frente a la segunda etapa, pero exhortó a los adherentes a redoblar su militancia a favor del Frente Amplio.

El candidato a la vice, Danilo Astori, dijo que en el balotaje se medirán dos modelos, aunque afirmó que los partidos tradicionales no tenían nada para mostrar. Luego señaló que el Frente Amplio se encamina hacia una victoria tras de haber superado a los dos partidos tradicionales.

Mujica terminó en el balcón del NH Columbia enfundado en una bandera uruguaya, la que será el distintivo de ambos contendientes, ya que la disputa es entre fórmulas y no entre partidos.

Lacalle lanzó ayer un nuevo logo que consiste en una bandera uruguaya estilizada. El ex presidente anunció que emprenderá “acciones inmediatas” de cara al balotaje.