Alertan riesgos para economía; gobierno dice tener el control

Analistas privados alertaron ayer sobre varios riesgos que enfrentará la economía uruguaya en lo que resta de 2006 y en 2007, y pusieron el acento en criticar la suba del gasto público prevista en la Rendición de Cuentas. El gobierno rebatió que se esté realizando una política fiscal poco prudente y aseguró estar actuando sobre las vulnerabilidades latentes.
El debate tuvo lugar en el cierre de la XXI Jornadas Anuales de Economía del Banco Central. El fuego fue abierto por el jefe de Asesoría Macroeconómica del Ministerio de Economía y Finanzas, Fernando Lorenzo. Por la academia, expusieron los analistas Javier de Haedo, Adrián Fernández, Gabriela Mordecki y Pablo Roselli.

Lorenzo señaló que el gobierno tiene identificados los riesgos y también de qué manera actuar frente a ellos (ver infografía). Agregó que ante algunos riesgos, como el alza del petróleo, ya se aplicó la medicina (suba de tarifas de ANCAP). “La política fiscal puede tener riesgos, pero tenemos las herramientas para actuar”, arguyó.

Lorenzo habló de la reducción de las vulnerabilidades financieras. Reiteró que las “torres” de vencimientos de pagos de deuda de 2006 y 2007 fueron “derribadas” tras los adelantos al Fondo Monetario Internacional, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco Mundial (BM) correspondientes a esos años.

Respecto a los vencimientos de deuda de 2011 por unos US$ 1.000 millones (mayormente en bonos), reveló que al gobierno le “interesa actuar sobre eso”. A su vez, afirmó que para reducir la dolarización de la deuda, se está evalúa emitir títulos en el exterior en Unidades Indexadas a la inflación y afirmó que “cuando estén dadas las condiciones” se hará. Agregó que, en la misma línea, el gobierno negocia con el BID y el BM créditos en moneda nacional.

El jerarca defendió con uñas y dientes el aumento de gasto de US$ 300 millones previsto en la Rendición de Cuentas y afirmó que está en línea con una política fiscal “neutra” respecto al crecimiento de la economía (es decir, no se practica una política procíclica ni anticíclica). “No es razonable decir que Uruguay utiliza la política fiscal de un modo expansivo”, se atajó.

Sentenció que “lo peor” es adoptar “soluciones esquina” manteniendo el superávit primario elevado y aplicando una política anticíclica. Por eso, es “necesario aplicar un mix de política fiscal” que dé estabilidad y asegure el crecimiento futuro, a la vez que se atiende el gasto social y se aumenta la inversión en infraestructura y educación, afirmó.

Ante una pregunta del público sobre si los “técnicos” de Economía cedieron a la presión política para subir el gasto, Lorenzo adujo que su cargo “es de responsabilidad política” y que en esa cartera nadie se siente “forzado por ningún elemento externo”.

“Somos parte de este gobierno, aplicamos la política económica de este gobierno e internalizamos las decisiones”, subrayó.


La canilla. Tras la exposición de Lorenzo los economistas privados identificaron varios riesgos a sortear.

El primero fue De Haedo, quien dijo que no ve lo mismo con la Rendición de Cuentas que con la Ley de Presupuesto, es decir, un gasto público “prudente” de acuerdo a proyecciones “cautas”. Advirtió acerca de shocks negativos como el alza del crudo.

Fernández estimó que hay “margen para un incremento del gasto específico si se hace con cautela” y puso especial énfasis en lo que puede suceder por “choques con Argentina” a raíz de las plantas de celulosa.

Mordecki coincidió con sus colegas en que algunos problemas persistirán en 2007 como los altos precios del petróleo y las dificultades con Argentina por la pérdida de competitividad y el “problema político” por las plantas de celulosa que podría afectar “seriamente a la actividad turística y a la económica en general”.

Por su parte, Roselli, estimó que “es probable” que la economía uruguaya tenga “un horizonte de 18 meses favorables” y señaló que “no debería repetirse el gasto de la Rendición de Cuentas”.