Alfie dispuesto a analizar más rebajas de impuestos

A su regreso anoche de Washington el ministro de Economía, Isaac Alfie, dejó entreabierta la posibilidad de estudiar nuevas rebajas impositivas siempre y cuando exista una mejora que permita reducir los tributos sin afectar la solidez fiscal de los próximos años. El funcionario anunció, además, que obtuvo la liberación de recursos del Banco Mundial (BM) del orden de los U$S 100 millones.

Con el antecedente fresco del anuncio de la eliminación y rebaja del adicional del Impuesto a las Retribuciones Personales el titular de Economía recibió a su regreso de Estados Unidos las preguntas sobre nuevas reducciones tributarias.

A pesar de señalar que «no puede anticipar nada» Alfie dijo que «si las cosas siguen mejorando nos pondremos a estudiar nuevamente (una nueva reducción), en el caso de que la mejora esté más allá de lo que tenemos en este momento». Sin embargo puso como condición que esa eventual decisión permitiera mantener «un programa fiscal sólido y seguro no sólo para este año sino para los años siguientes».

El ministro destacó que entre «los deberes morales» del gobierno estaría la posibilidad de seguir bajando o directamente eliminar el IRP y otros tributos impuestos en el medio de la crisis y que no son para circunstancias normales». Entre estos tributos «distorsionantes» Alfie puso al IRP «como el peor de todos» pero también hizo alusión al adicional sobre el impuesto a la renta de las empresas y el que grava las comisiones, que son los que «afectan la rentabilidad de los factores de producción».

A pesar de ello el factor fiscal será el determinante en cualquier decisión futura ya que «gracias a la virtud de controlar el gasto es que pudimos rebajar el IRP y no estamos dilapidando los recursos de la gente». Si bien dijo que a cualquier gobierno le gustaría estar «entregando» dinero para satisfacer los distintos reclamos «la actitud responsable es mantener los gastos bajo control como cualquier familia para así luego poder devolver el dinero a la gente».

BANCO MUNDIAL. En otro orden Alfie reveló que en mayo arribará al país una misión del Banco Mundial que revisará el cumplimiento de las condiciones acordadas en el segundo tramo del préstamo especial otorgado en agosto de 2002. El gobierno pidió esta misión para destrabar un desembolso por U$S 100 millones que estaba atado al cumplimiento de reformas en el Banco Hipotecario y en la ejecución de «gastos a sectores protegidos».

La misión del Fondo Monetario Internacional que también llegará en mayo «revisará» el cumplimiento de las metas del primer trimestre y la fijación de las cifras definitivas para el segundo semestre, aunque adelantó que «no van a haber grandes cambios» respecto a las previsiones realizadas a comienzos de año.

De regreso de la Asamblea del FMI y el BM Alfie dijo que en el exterior «se ve muy bien la recuperación económica» y especialmente remarcó que se nota «que el frente fiscal se está solidificando». » Se la ve como una recuperación que puede perdurar en el mediano y largo plazo en la medida que se mantengan las políticas aplicadas». En un aeropuerto casi desierto la última pregunta puso al ministro casi como un juez ante su propia obra cuando se le preguntó que nota del 1 al 10 le pondría a la economía uruguaya. «Si lo tomamos como una foto de la situación le pondría 5. Si lo tomo por cómo estamos despegando la nota sería 9», dijo Alfie. Cuando se le preguntó cuándo se llegaría a 10, el ministro respiró, sonrió, y dijo: «Al 10 no se llega nunca porque es la perfección y uno siempre tiene que aspirar a más».