Alfie sale en defensa de reforma tributaria blanca

El senador colorado y ex ministro de Economía Isaac Alfie también se introdujo en la campaña y afirmó que le parece «muy bien» el plan de alivio fiscal del Partido Nacional, que plantea la eliminación inmediata del IASS y del IRPF al final del período, además de la baja de aportes, de Imesi e IVA si hay espacio fiscal adicional.

«Los cambios previstos son bien conservadores y perfectamente posibles. Los números (presentados por el Partido Nacional) son de hierro, cierran sin problemas con cierta austeridad y con un crecimiento moderado del PBI», indicó Alfie.

Y aseguró que, si se toman en cuenta las previsiones de crecimiento de 30% estimadas por Danilo Astori, «el dinero sobraría, ya no sólo para atacar el IRPF y el IASS, sino para rebajar los aportes patronales, bajar la tasa del IVA e incluso para aumentar el gasto».

En Colonia, Lacalle resaltó anoche las declaraciones del senador colorado: dijo que «entre Alfie y (Danilo) Astori por lo menos es empate» y «si a su vez hay gente del más alto nivel de la teoría económica que dice que está bien, entonces la propuesta es correcta».

Lacalle también dijo que fue «un error» de Astori haber afirmado que el planteo blanco no tiene responsabilidad fiscal: «Me hubiera gustado que el senador Astori hubiera leído los documentos antes de realizar un análisis crítico». Y dijo que también le hubiera gustado «una actitud más receptiva del Frente», cuyos legisladores adelantan que no votarían la reforma si Lacalle es presidente.

«Quizás están prisioneros de un fetichismo por esta ley y en plena campaña electoral no podrían haber contestado de otra manera», afirmó Lacalle.

El candidato a vicepresidente Jorge Larrañaga, por su parte, dijo en una conferencia en Colonia que Astori habla de irresponsabilidad, cuando «él siendo ministro de Economía dejará al país con mil millones de dólares de déficit y dispuso en la Rendición de Cuentas un aumento del gasto Público de más de 350 millones de dólares».

En los últimos días de campaña, los blancos apuntan sus baterías al IRPF y prometen la derogación. La campaña publicitaria en televisión y en la prensa apuntan a ello.

De hecho, un miembro de la cúpula nacionalista dijo a El País que la línea central es que «la gente vota con el bolsillo», aunque admitió que hubiera sido mejor plantear este tema antes. Y preguntó: «¿Usted quiere seguir pagando IRPF? Vote a Mujica. ¿Quiere dejar de pagar? Vote a Lacalle».

Mujica afirmó ayer en Paysandú que el Frente Amplio «no se va a enloquecer prometiendo rebajar impuestos brutalmente ni va a generar primorosamente puestos de trabajo como los hongos en verano». Sostuvo que eso va en contra del pensamiento de la coalición: «En este gobierno no tocaremos el cielo con las manos, ni la puerta del Apocalipsis».

DURO. Astori subió la apuesta y calificó las propuestas tributarias de Lacalle como «de una debilidad impresionante», sostenidas en una argumentación «extraordinariamente débil» y que reflejan «una conducta contradictoria».

Ante el anuncio del Partido Nacional respecto a que se eliminarán los aportes patronales si Lacalle llega al gobierno, Astori afirmó que Lacalle «fue el único presidente» que aumentó los aportes patronales.

«Entre 1990 y 1994 aumentó tales aportes para financiar una cuota mutual; entonces eran del 14,5% y ahora son del 7,5%», explicó el candidato a vicepresidente. «Hay una contradicción entre cómo actuó cuando fue presidente y cómo promete actuar ahora, con una enorme irresponsabilidad que a nosotros nos sorprende», agregó.

Astori también dijo que la propuesta de eliminar los aportes patronales es inviable, ya «que el año pasado y este año significaron para el BPS unos 700 millones de dólares». Y siguió: «Yo me pregunto cómo se pagan las jubilaciones y las pensiones. Lacalle no lo contesta y dice `quién se va a negar a rebajar impuestos en el Parlamento`. Esta iniciativa supone una irresponsabilidad fiscal».