Alfie se reunió con líderes y hoy va a las bancadas

El ministro de Economía, Isaac Alfie, inició ayer una ronda de contactos políticos en los que ratificó la necesidad de cumplir con el programa económico y donde se abordó la agenda de proyectos legislativos que el gobierno considera prioritarios.

Alfie recibió en el Ministerio al presidente del Encuentro Progresista, Tabaré Vázquez, y visitó en sus domicilios a los ex presidentes Julio María Sanguinetti y Luis Alberto Lacalle. La ronda continuará hoy con encuentros que mantendrá con todas las bancadas parlamentarias, anunció el secretario de Estado.

En la reunión con Lacalle se acordó que la semana próxima el Partido Nacional le hará llegar por escrito sus iniciativas para lo que resta del período de gobierno, dijo el presidente del directorio blanco.

Según Lacalle, Alfie ya adelantó su apoyo al proyecto de seguro de depósitos impulsado por los nacionalistas y ratificó que la negociación por la rebaja del Impuesto a las Retribuciones Personales se retomará donde la dejó el anterior ministro.

Entre las iniciativas a presentar, Lacalle mencionó la aprobación de mecanismos más fáciles de garantías para las pequeñas empresas.

Por su parte, el líder nacionalista dio una clara señal de apoyo a la línea de Alfie, al manifestar que es fundamental «no salirse de las metas».

El programa económico acordado con el Fondo Monetario Internacional, cuyo fiel cumplimiento es prioridad para el ministro, incluye un superávit primario del 3,2% del Producto Interno Bruto para este año y el compromiso de impulsar la aprobación, a fines de setiembre, de la reforma de los sistemas jubilatorios de militares y cajas paraestatales, y los marcos regulatorios para el gas y el agua, entre otras leyes.

ESTILO. El ministro adelantó que su estilo será diferente al de su antecesor, dado su perfil técnico. Se mostró dispuesto a negociar, pero intentará comunicarse lo máximo posible por escrito y no concurrirá con tanta asiduidad al Parlamento, informó el ex presidente. Hasta la semana próxima no habrá nuevas medidas, dijo.

El primer encuentro de la ronda política de Alfie fue con Tabaré Vázquez, a quien recibió en horas del mediodía. Fuentes de la coalición de izquierda dijeron que en la reunión el ministro ratificó la línea de la política económica del gobierno y adelantó su deseo de reunirse con la bancada de legisladores.

El martes, la designación de Alfie había despertado cierta desconfianza entre dirigentes del Frente Amplio, quienes manifestaron su preocupación por el hecho de que el alejamiento de Alejandro Atchugarry atentara contra el buen nivel de relacionamiento que había con el Ministerio, pese a las diferencias con la política económica que ha manifestado la izquierda.

Sobre las 19 horas, el ministro llegó en su camioneta Toyota doble cabina roja a la casa de Sanguinetti, con quien analizó durante una hora la situación general del país y la necesidad de dar cumplimiento al programa económico. A la salida del encuentro, Alfie dijo que no realizaría comentarios sobre sus reuniones hasta que culminara la ronda con todas las bancadas.

NO AFLOJAR. Poco antes de las 20:30 el ministro llegó a la residencia de Lacalle, con quien estuvo reunido por más de una hora. Al finalizar, el ex presidente dijo que las cifras de la economía presentadas por Alfie son «positivas» y «esperanzadoras», pero no permiten «aflojar». Entre esos datos alentadores, el ministro mencionó la evolución de la recaudación hasta el mes de julio, apuntó Lacalle.

En su opinión, la operación de canje de deuda, aunque exitosa, fue apenas «un respiro», pero se debe tener «sumo cuidado» en no salirse de las metas pactadas.

Lacalle y Alfie hicieron una puesta al día de la situación del país y de la región, e «intercambiaron ideas», sobre iniciativas presentadas —y a presentar— por el Partido Nacional. En este sentido, el titular del directorio nacionalista dijo que el ministro está «de acuerdo» con el proyecto de crear un seguro de depósitos.

Lacalle transmitió a Alfie que un Parlamento trabajando en forma productiva dará «una señal positiva a la actividad privada».

Algunas de estas medidas, señaló, no tendrán efecto en esta Administración sino en la próxima. «El ministro tiene muy claro que su función al fin de un período es arreglar muchas cosas ahora y preparar el futuro».

Agregó que Alfie es un técnico y, en este sentido, está bien que tenga un perfil diferente, pero resaltó que, como ministro, está en una función política. El tema del ajuste de las tarifas públicas fue mencionado en la reunión, pero el ex presidente no dio detalles al respecto.

Sapolinski renunció a subsecretaría

El subsecretario de Economía y Finanzas, Max Sapolinski, se alejará en los próximos días de su cargo, una vez que el nuevo ministro de Economía y Finanzas, Isaac Alfie, designe a su sucesor.

Ambos mantuvieron una conversación en la que Sapolinski señaló que había asumido su cargo por un compromiso personal asumido con el ex ministro Alejandro Atchugarry y con la intención de colaborar en un momento económico muy complicado del país. Sapolinski indicó a Alfie que entiende que se cumplió una etapa y entendía que el nuevo ministro quizás necesite designar para sustituirlo a una persona con otro perfil.

El secretario de Estado, a su vez, le pidió que permanezca unos días en la subsecretaría hasta que se haya definido el nombre de su sustituto, cosa que acordaron.

Antes de llegar al Ministerio de Economía, Sapolinski se desempeñó como director general del Ministerio de Turismo. Como subsecretario, representó al Ministerio de Economía en diversas negociaciones del Mercosur y participó activamente en la renegociación de las deudas del Estado con sus proveedores. Por otro lado, asumió la conducción de la Asesoría Macroeconómica el economista Horacio Bafico, quien venía cumpliendo tareas como asesor. Ese cargo era ocupado por Alfie desde 1995 hasta que asumió como ministro el martes pasado.

Alfie ha señalado que no tiene intención de introducir mayores modificaciones en la titularidad de las distintas reparticiones del ministerio.

El director de la Dirección General Impositiva (DGI), Eduardo Zaidensztat, seguirá en su cargo.