Alfie y Astori analizan esta semana ajuste a públicos

Con la llegada del verano se largará la temporada de reclamos sindicales de cara al ajuste salarial en el Estado donde el futuro ministro de Economía, Danilo Astori, tendrá una de sus primeras pruebas de fuego.

Es que a pesar que la decisión recaerá en el actuar gobierno se hará en consulta con su sucesor, al que los sindicatos reclamarán que tenga incidencia en un eventual mejora. Astori ya puso paños fríos y dejó claro que no existe demasiado margen fiscal para incrementar los sueldos.

El actual titular de Economía, Isaac Afie, anunció que esta semana hablaría del tema con Astori, aunque desde el ministerio se dijo a El País que no habrá definiciones en el corto plazo y que la decisión se tomará entrado enero.

Por su parte, fuentes cercanas a Astori remarcaron que no habrá «demasiado margen» en virtud de la «caja» que tiene la administración por «cómo se han manejado los recursos».

Si para el ajuste se tomara la evolución de la inflación pasada el margen sería escaso, ya que en los últimos cinco meses los precios variaron 1,88%, debido a que en octubre y noviembre hubo deflación, no descartándose que en diciembre ocurra otro tanto.

A partir de mañana tanto los funcionarios de la Administración Central como los de las empresas públicas apretarán el acelerador para obtener definiciones del equipo económico y luego de quien que ocupará el tercer piso del Ministerio de Economía a partir de marzo.

En la asamblea nacional de delegados de la Confederación de Organizaciones de Funcionarios Estatales (Cofe) que se realizará el jueves no se descarta la adopción de «medidas» para presionar al gobierno.

La secretaria general de Cofe, Carmen Galizzi, dijo que Astori fue «receptivo» cuando se entrevistaron a comienzos de diciembre pero «no se comprometió a nada». «Nos preguntó si el número que nosotros presentamos era cerrado», dijo Galizzi, que interpretó la requisitoria como una intención de realizar ajustes diferenciales, algo que Astori ha esbozado.

Para COFE —sin conocer todavía la inflación de diciembre— el incremento debería rondar los $ 1.850. Este número se desglosa de la siguiente manera: los $ 1.600 que no recibieron en julio cuando el gobierno les dio $ 400 de los $ 2.000 que reclamaban, más otros $ 250 por el incremento en los precios. «Si bien la decisión la tomará este gobierno creemos que tiene que haber incidencia del que viene», dijo la dirigente, que aventuró una ámbito de negociación donde están Alfie y Astori.

En el caso de las empresas públicas sus dirigentes sindicales se reunirán mañana y se evalúa meter presión al gobierno para que los convoque, yendo directamente al Edificio Libertad donde se encuentra la Oficina de Planeamiento y Presupuesto.

Para enero se pretende un ajuste de 100% de la inflación pasada en el segundo semestre y el pago del 50% restante de la deuda que tiene por viático alimenticio.