Alianza y Larrañaga por la interna y la segunda vuelta

A pesar de que aún falta más de un año para las elecciones internas, el Partido Nacional ha comenzado a prepararse. El sábado el Herrerismo avaló en principio la candidatura de Luis Alberto Lacalle y ayer Alianza Nacional presentó los lineamientos de su programa y quedó claro que su candidato es Jorge Larrañaga.

Más de 80 dirigentes del sector de todo el país se reunieron desde el mediodía en el Establecimiento Juanicó donde el líder del sector, y presidente del Directorio del Partido Nacional, el senador Larrañaga, presentó un documento en el que se analizó la situación actual del sector y del país, la gestión del gobierno hasta el momento, las perspectivas para el año que comienza y las estrategias electorales que debe asumir Alianza (ver recuadro en esta página).

La reunión transcurrió en un clima distendido y el buen ánimo de los presentes se explica porque todos tienen la certeza de que Alianza Nacional es la alternativa electoral al Frente Amplio, según señaló un dirigente a El País. Larrañaga explicó que su sector «tiene un proyecto de país, sabe adónde va y tiene la capacidad de unir, por eso es la alternativa positiva, a diferencia de la sociedad confrontada de unos contra otros que se ha practicado desde el FA», según indicó.

La reunión comenzó con una exposición de Larrañaga de más de una hora en la que hizo hincapié en la necesidad de conformar un equipo de gobierno y un programa que esté pronto entre setiembre y octubre de este año para, en el 2009, poder concentrarse en la discusión electoral.

Tras esta presentación se definió la conformación de grupos de trabajo que avancen en la propuesta programática de Alianza Nacional, con el apoyo del Instituto Wilson Ferreira Aldunate o una nueva fundación. «Necesitamos un gran proyecto político, con una gran propuesta», afirmó Larrañaga al terminar el cónclave.

Antes de retirarse se refirió a la presencia del sector en el interior y todos coincidieron en que es fundamental para Alianza que los dirigentes «salgan a recorrer el país».

El alejamiento de Larrañaga de la titularidad del Directorio para dedicarse a la campaña electoral fue otro de los temas abordados ayer, tras un planteo del senador Julio Lara.

El líder de Alianza dijo que dejará el Directorio antes de que esa actividad interfiera con las responsabilidades de ser precandidato. Al realizar el cierre de la reunión volvió sobre el tema y aclaró que no quiere que el eje de la discusión interna sea si él se queda en el Directorio o no, y afirmó que eso se decidirá oportunamente en consulta con sus compañeros.

Larrañaga dijo a El País que respeta la postura de algunos de sus compañeros que insisten en adelantar su renuncia y sostuvo que ya anunció que cuando definitivamente decida iniciar la candidatura a la interna del 2009 y entienda que es excluyente de su actividad al frente del Directorio va a alejarse del mismo, «por un problema de transparencia y respeto a los compañeros», explicó. No quiso referirse a fechas, pero en el sector se maneja como límite el mes de setiembre.

Dijo que para él ocupar este cargo ha sido un altísimo honor y afirmó que lo llevó adelante «sin un sentido sectorial». «Es lo que voy a seguir haciendo porque si, además, aspiro a ser el candidato único del Partido Nacional va a ser imprescindible respetar a los compañeros de otros sectores», explicó a El País.

Ante este tema hubo posiciones encontradas en la reunión. Lara insistió en que estratégicamente se tenía que adelantar la renuncia pues «no se puede subestimar a los demás sectores y pensar que, como hoy Alianza es la mayoría, es seguro que va a ganar la interna», según dijo a El País. Para Lara hay que trabajar fuerte desde ya y por eso considera fundamental que Larrañaga empiece en breve a recorrer el país.

Ramírez afirmó que no hay impedimento ninguno en que Larrañaga se desempeñe como Presidente del Directorio y simultáneamente sea precandidato. Pero esta postura no obtuvo el respaldo de sus compañeros que recordaron que cuando Lacalle ocupaba la presidencia del órgano de dirección partidaria y además se presentó como precandidato fue Larrañaga quien lo criticó.

Si bien durante la reunión el tema de la interna nacionalista no se trató directamente, se manejó en más de una oportunidad que lo fundamental para los blancos es mostrarse unidos y que Alianza tiene que demostrar que es mejor sin descalificar a nadie, según señalaron asistentes al encuentro.

Larrañaga se excusó de calificar u opinar sobre las candidaturas de otros sectores o las posibilidades de uno u otro y dijo que quien define es la ciudadanía.

«Yo he hecho un esfuerzo porque el partido trabaje en clave de unidad, como le gusta decir a (Luis Alberto) Heber, aceptando la diversidad de los distintos sectores, como dice (Francisco) Gallinal», dijo Larrañaga con cargada intencionalidad al mencionar nombres de posibles compañeros de fórmula. Sostiene que hoy no hay diferencias insalvables en las filas blancas.

«Es extremadamente positivo que Alianza, el Herrerismo y Correntada trabajen, y que Carmelo Vidalín tenga inquietudes y trabaje, porque entonces vamos a agrandar el proyecto ya grande de un Partido más nacional que Partido, que incluya a nacionalistas y también a colorados, a frenteamplistas, a militantes del Partido Independiente, a cívicos, a independientes», indicó.

CRÍTICAS Y DEMANDAS. Alianza exigió ayer al gobierno que elimine la primera franja del Impuesto a la Renta de las Personas Físicas. Larrañaga dijo que en el 2007 la DGI recaudó U$S 260 millones más en términos reales que el 2006, por lo que entiende que es hora de que «el gobierno cumpla con su palabra, que el ministro de Economía cumpla con su palabra».

Larrañaga planteó además otras críticas al gobierno, como haber desaprovechado la oportunidad de generar políticas de Estado con los acuerdos programáticos de 2005 y que «la participación en entes autónomos y servicios descentralizados fue el primer síntoma de soberbia y oportunidad perdida por parte del gobierno». También criticó al FA por hacer un uso inflexible de sus mayorías.