Alza de IPC en setiembre será de 0,5%; prevén deflación en octubre

El gobierno maneja que la variación del Índice de Precios al Consumo (IPC) en setiembre será de entre 0,5% y 0,6%, lo que, si bien hará descender la inflación en los últimos 12 meses, no colmará las expectativas oficiales que esperaban un alza menor, según supo El Observador.
De todas formas en el equipo económico se prevé que en octubre haya deflación, lo que ayudará a que a fin de año la inflación se ubique dentro del rango meta fijado por el Banco Central de 4,5%-6,5%.

Los datos del relevamiento de precios que realiza el Instituto Nacional de Estadística (INE) se conocerán esta semana y son esperados por el Banco Central para realizar la reunión del Comité de Política Monetaria (Copom) que definirá la meta de inflación a 18 meses, es decir, a marzo de 2008.

El adelanto de IPC que maneja el gobierno de entre 0,5% y 0,6% muestra que la variación de ese indicador en setiembre se ubicará por debajo de la del mismo mes de 2005, que fue 0,78%, y también será menor al registro de agosto de este año (0,79%).

Las cifras que el INE dará a conocer llevarán a que la inflación en los últimos 12 meses sea de entre 6,22% y 6,33%, ubicándose dentro del objetivo del BCU de 5%-7% a setiembre.

De todas maneras, a falta de tres meses para cerrar 2006, la inflación acumulada en el año se proyecta entre 6,12% y 6,22%, cerca del techo del rango fijado por el BCU para diciembre entre 4,5%-6,5%.

Pese a que el dato puede sonar desalentador, en el gobierno hay confianza de que la inflación se ubicará dentro del objetivo fijado. Para ello prevén que en este mes la variación del IPC sea negativa, es decir que haya deflación, y que en noviembre y diciembre la inflación sea baja.

Las expectativas se basan en dos componentes importantes del indicador. Por un lado, la rebaja de los combustibles, decidida en los últimos días por ANCAP, de 7,3% en promedio, que se notará en octubre; y, por otro, la entrada en vigencia de un sistema que abaratará el costo del gasoil para el transporte colectivo de pasajeros urbano, suburbano e interdepartamental. El esquema, que comenzará a regir en la primera quincena de este mes, prevé que haya una rebaja del precio del boleto de entre 8% y 9%.

Con esas perspectivas, la discusión en el Copom estará centrada en mantener el rango de inflación a marzo de 2008 entre 4,5% y 6,5% o incluso en revisarlo a la baja.


Menos dinero. Para intentar controlar la inflación, el BCU seguirá una política contractiva en los agregados monetarios conocido como M1, que es el dinero que se pone en circulación. En los dos últimos trimestres la autoridad monetaria hizo crecer el M1 bastante menos de lo que lo venía haciendo.

Con eso se está acompañando la demanda de dinero, es decir, no se sigue una política expansiva. Lo que está haciendo la autoridad monetaria es acompasar la demanda de circulante para no “enfriar” el crecimiento de la economía.

Los agregados monetarios es una de las maneras que tiene el BCU para intentar controlar la variación de precios, aunque hay algunos que son muy volátiles (como el valor del petróleo) sobre los que no puede actuar.

En próximas reuniones del Copom se analizará pasar de los agregados monetarios a un régimen de tasa de interés como eje de la política monetaria, según informó el semanario Búsqueda el jueves 28.

Ese cambio permitirá actuar sobre el “precio” y no en la “cantidad” con el propósito de determinar el valor del peso e incidir mejor en los fundamentos del nivel de precios de la economía, agregó el semanario.