Alza del PBI en cuarto trimestre deprime expectativas para 2009.

La contracción de sectores clave de la economía durante el último trimestre de 2008 le dio un tono más negativo al crecimiento de 0,8% que, pese al impacto de la crisis, registró el nivel de actividad al término del año, según evaluaron la mayoría de los analistas consultados por El Observador.
De acuerdo a las cifras presentadas el martes por el Banco Central (BCU), agro, industria, comercio y construcción, sectores que aportaron en su conjunto 52% del Producto Bruto Interno (PBI) producido durante el último año, mostraron una caída –en términos desestacionalizados– durante el cuarto trimestre respecto al período julio-setiembre.

“El crecimiento de 0,8% del cuarto trimestre de 2008 no es tan buena noticia como a aparenta en un primer impacto”, señaló el analista Marcelo Sibille de la consultora KPMG. Según explicó, “si bien la actividad creció 0,8%, la mayoría de los sectores tuvo una caída”, lo que lleva a que el crecimiento de la actividad estuvo “sustentado por (el rubro) transporte y comunicaciones”.

El economista sostuvo que el dato de cierre de 2008 abre la posibilidad de que “una caída más generalizada del Producto” pueda llegar a darse “en el correr de este año”. A raíz de estos planteos, el equipo de analistas de KPMG realizó una revisión a la baja de las previsiones de crecimiento desde un rango de entre 2,5% a 3% para 2009, a un más moderado 2%.

Sin embargo, existen visiones que ahondan en el pesimismo sobre el desempeño de la economía durante este año. A la luz de los nuevos datos, el analista Pablo Rosselli, de la consultora Deloitte, dijo a El Observador que un crecimiento menor al esperado lleva a un menor “efecto arrastre” para 2009 “y eso podría derivar en un descenso en la medición anual” de este año. Hasta el momento, la consultora maneja un escenario de crecimiento de 0% en 2009, aunque una revisión de las proyecciones podría derivar en una contracción de la actividad, señaló.

BUEN CRECIMIENTO. El incremento de la actividad durante el último año fue de 8,9%, la mayor variación al alza en la serie presentada por el BCU que comienza en 1997. En el último cuarto de 2008, la actividad creció 7,6% en relación a igual período del año anterior.

“El crecimiento fue bueno para los registros históricos de Uruguay”, dijo la economista Mercedes Comas de PricewaterhouseCoopers. Sin embargo, sostuvo que se encuentra por debajo del 12% esperado por los analistas.

El cambio en la metodología con que el BCU calcula los datos de actividad llevan a la consultora a corregir sus modelos de proyección debido a que implica trabajar sobre “una nueva estructura productiva”, agregó.

Si bien, habrá que esperar para que los modelos arrojen resultados acordes a las nuevas estadísticas, la economista llamó la atención sobre la caída de 3,1% en el agro, de 3,9% en la industria manufacturera, 2,1% en el comercio y 0,3% en la construcción, durante el último trimestre.

En la misma línea, Pablo Moya, de Oikos señaló que el cambio metodológico fue “significativo” y por tanto, habrá que esperar a que el BCU publique los datos de la serie antigua para poder comparar resultados y elaborar una nuevo modelo de proyecciones.

No obstante, sostuvo que dado el crecimiento registrado en el último trimestre del año, “seguramente vamos a corregir a la baja la estimación de 2009”.

Por su parte, Gabriel Oddone de la consultora CPA/Ferrere y el instituto Cinve, sostuvo que el dato no constituye un cambio fundamental en las previsiones y si bien aún no hay cifras definitivas, el crecimiento esperado se ubicará cercano al 0,7% proyectado por ambos centros, con una caída en dos trimestres consecutivos durante el segundo y tercer cuarto de 2009. Según sostuvo Oddone, la nueva metodología e información no genera un cambio sustancial en términos de números y proyecciones.

OPTIMISTA. La coordinadora del área de coyuntura del Instituto de Economía de la Universidad de la República, Gabriela Mordecki, se mostró más optimista respecto a la lectura del dato de crecimiento.

Según destacó, “a diferencia de Argentina y Brasil, que en el último trimestre mostraron una caída de su actividad (de 0,3% y 3,6%, respectivamente)”, Uruguay tuvo un aumento de 0,8%. “Esto muestra la fortaleza del país”, aunque no descartó que se enfrenten “efectos negativos” de la crisis este año.

Según Mordecki, si se mantuviera el nivel de actividad del último cuarto de 2008 durante todo el año, la economía uruguaya tendría asegurada una tasa de 2,5%. Este “efecto arrastre” permitiría que la aparición de trimestres donde se registren trimestres negativos no lleven a resultados negativos en el promedio del año.