Ambev inaugura planta en Paysandú e invitó a Lula

El próximo 2 de marzo la multinacional brasileña Ambev tiene previsto inaugurar la ampliación de su planta de malteado de Paysandú, que incrementará su capacidad de procesamiento en 37%, con lo que se transformará en la segunda instalación de este tipo en América del Sur.

Al acto están invitados el futuro presidente, Tabaré Vázquez y su colega brasileño, Luiz Inácio Lula de Silva. Si bien la presencia de los mandatarios no está confirmada, en la embajada brasileña en Montevideo se está preparando todo asumiendo que Lula efectivamente irá a Paysandú.

Fuentes cercanas a la empresa señalaron que en el gobierno electo existía interés en que el acto de inauguración se adelantase a la tarde del 1º de marzo para permitir la concurrencia de Lula, sin que este se viese obligado a pernoctar en Uruguay.

INVERSION. La ampliación, que tuvo un costo de U$S 5 millones, llevará la capacidad de procesamiento de la instalación a 130.000 toneladas por año y está previsto que la totalidad de su producción se destine a Brasil, explicó a El País su gerente administrativo-financiero, Daniela Lejtreger. Solamente la instalación más grande del grupo norteño, ubicada en Argentina, superará su capacidad de producción en 50.000 toneladas. Si se suma a los U$S 5 millones mencionados el capital de trabajo, la inversión llegará a U$S 12 millones.

La ampliación generará 350 empleos directos relacionados con esta inversión en la región cercana vinculados a los fletes, el almacenaje, la carga y la descarga. A su vez, se garantizará la continuidad de los 120 trabajadores que hoy se desempeñan en la planta, aseguró la ejecutiva.

La ampliación tiene otra consecuencia: el aumento en un 20% del área sembrada en Uruguay de cebada, un cultivo de invierno de importante desarrollo en el litoral del país.

Prácticamente U$S 1 millón fueron invertidos para la planta de tratamiento de efluentes, con tecnología que garantiza que la instalación no sea dañina desde el punto de vista ambiental, agregó Lejtreger.

Si bien Ambev controla la totalidad de la producción de cerveza local, la cebada que sea procesada en la maltería sanducera no se destinará a la fabricación local de la bebida. La instalación sanducera va a proveer el 25% de la materia prima que necesita el grupo Ambev. La producción de este cultivo llegó el año pasado a niveles récord y el conglomerado industrial norteño adquirió 300.000 toneladas. El poderoso grupo brasileño tiene otra instalación maltera en Nueva Palmira que compró en 1998.

Con esta ampliación, Ambev compensa en parte el corte de la producción de la cerveza Norteña en Paysandú decidido hace dos años y que generó mucho rechazo en esa ciudad por la pérdida de puestos de trabajo que supuso. La anterior dueña de la planta era la empresa argentina Quilmes con la que Ambev se asoció en 2001.