Amigos for ever : Uruguay estrecha vínculos con EEUU

El presidente Bush me pidió encarecidamente que le consultara si para este otoño (boreal) estará en condiciones de desayunar arándanos uruguayos con su cereal.
– Lo que yo deseo es que el presidente Bush pueda comer carne ovina muy pronto.

Este diálogo, palabra más, palabra menos, fue uno de los intercambios que mantuvieron ayer de mañana el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Henry Paulson, y el presidente, Tabaré Vázquez, según relató el enviado del mandatario norteamericano George W. Bush.

La cita, un día después que Vázquez recibiera al subsecretario de Asuntos Políticos de ese país, Nicholas Burns, y al subsecretario para el Hemisferio Occidental, Thomas Shannon, evidencia aún más la actitud de la primera potencia mundial de acercarse a la región, y en particular, a los países administrados por gobiernos “amigos” como los incluidos en la gira: Uruguay, Brasil y Chile.

De esta forma, la administración Bush volvió a marcar distancia con los “extremos” de la izquierda que gobiernan en otros países latinoamericanos. Los emisarios saltearon en su itinerario países con gobiernos más cercanos al venezolano Hugo Chávez, al que incluso Paulson eludió referirse en una conferencia de prensa.


Abierto al mundo. En la reunión de la mañana, Vázquez recordó a Paulson la “estrategia” que impulsa su administración. La línea uruguaya apunta a consolidar un “regionalismo abierto” que permita al país estrechar vínculos comerciales con mercados extrarregionales, pero sin descuidar su participación en el Mercosur.

Además de comentarle su deseo de agilizar los trámites para permitir el ingreso de carne ovina al mercado norteamericano, Vázquez transmitió a Paulson su “esperanza” que para el último trimestre se amplíe la cuota de carne vacuna que cumple el país con bajos aranceles de ingreso. El cupo asignado hoy a Uruguay alcanza hasta 20.000 toneladas. En la visita de Bush en marzo, el gobierno propuso cuadruplicar ese tope hasta 80.000 toneladas.


Reunión ministerial. De tarde, Paulson, acompañado del secretario adjunto de Hacienda para Asuntos Internacionales, Clay Lowery, y del jefe de gabinete, Jim Wilkerson, participó de un encuentro de ministros de Economía de la región.

A la cita, acudieron los titulares de Hacienda de México, Agustín Carstens -ex número tres del FMI-, y de Chile, Andrés Velasco.

El contacto sirvió para analizar la situación de la economía mundial y su impacto en la región, el papel de los organismos multilaterales de desarrollo en el financiamiento, la promoción de la innovación y el acceso a crédito para proyectos de infraestructura.

Al término del encuentro, que duró unas tres horas, Paulson destacó lo “productivo” de la discusión, en la cual se dedicó a “escuchar con mucha atención” las ideas de los ministros. El enviado de Bush destacó el interés de su gobierno por fomentar créditos a pequeñas empresas y aumentar la productividad regional (ver apunte).

Velasco destacó la importancia de la innovación y el desarrollo de los mercados de capitales, sobre los que se “esbozaron ideas útiles” .

También se dialogó sobre las reformas necesarias en los organismos multilaterales de crédito, teniendo en cuenta que los países emergentes “tienen nuevas necesidades y objetivos” que exigen nuevas relaciones.