Amplias coincidencias en la cumbre presidencial entre Batlle y Kirchner

COLONIA | E. BARRENECHE

Los presidentes de Uruguay, Jorge Batlle y de Argentina, Néstor Kirchner mantuvieron ayer una «excelente» reunión con «una buena química» entre ambos jerarcas, según indicó a El País una fuente que participó en el encuentro.

Las coincidencias fueron tales que llevó a los jerarcas a modificar la operativa prevista de la conferencia de prensa para brindar su opinión sobre el encuentro. En un principio, los planes establecían que sólo los cancilleres atenderían a los medios de comunicación.

En el encuentro, que se realizó en la estancia presidencial de Anchorena ubicada a unos 230 kilómetros de Montevideo, los dos jerarcas analizaron temas como la integración regional, el puente Colonia-Buenos Aires, la desaparición de la nuera del poeta Juan Gelman y la instalación de una planta de celulosa sobre el río Uruguay.

El ex presidente argentino, Eduardo Duhalde, designado el lunes pasado como presidente de la Comisión de Representantes del Mercosur, acompañó a Kirchner en su primera visita oficial a Uruguay, que duró unas cuatro horas.

Batlle ofreció un almuerzo a su visitante, al que también asistieron, además de los cancilleres Didier Opertti (Uruguay) y Rafael Bielsa (Argentina), el vicepresidente uruguayo, Luis Hierro, el embajador en Argentina, Alberto Volonté y el embajador argentino en Uruguay, Hernán Patiño Mayer.

En una rueda de prensa, Batlle dijo que «fue un enorme gusto» dialogar con su colega argentino y expresó que «hemos podido departir abierta y francamente, con la natural sinceridad» de dos representantes de países hermanos.

Mientras que Kirchner coincidió con Batlle, al señalar que la reunión tuvo resultados «de calidad», ya que dialogaron sobre varios puntos «difíciles» con «profundidad».

El presidente uruguayo dijo que a este encuentro le seguirá un segundo para celebrar juntos los 30 años del Tratado de Río de la Plata y otras que «haremos más adelante».

ESFUERZO. Durante el intercambio de opiniones, Batlle explicó a Kirchner que Uruguay «hizo un gran esfuerzo» para esclarecer la suerte de 26 uruguayos desaparecidos durante la dictadura militar.

«Lo que nosotros no podemos aceptar y es cuestión de Estado para Uruguay, es toda suerte de intervención o orientación en una materia cuando actuamos dentro de la ley. Uruguay ha manejado este tema con toda transparencia», indicó Batlle según la fuente.

A partir de ese momento, Batlle le hizo a Kirchner un informe pormenorizado sobre la actuación de la Comisión para la Paz, el número de desaparecidos en Uruguay y cuántos uruguayos desaparecieron en la Argentina.

El primer mandatario colorado transmitió al gobernante argentino que era el primer interesado en que se hallaran los restos de la nuera de Gelman, María García Irureta y agregó que estos no pueden haber aparecido en territorio uruguayo, porque se sabe que la misma fue devuelta viva a la Argentina.

Según las fuentes, el presidente Batlle dijo que estaba dispuesto a volver a hablar con Gelman sobre el tema, pero hizo hincapié en que no había margen alguno para un reclamo del gobierno argentino sobre este asunto.

Mientras que el canciller Didier Opertti sostuvo, en la conferencia de prensa, que Batlle dio información sobre cada uno de los 26 desaparecidos (en la dictadura militar) e identificados en el país y le ha ofrecido a Kirchner los niveles de cooperación necesaria y todo el apoyo a la misión del secretario que vendrá en fecha próxima a Montevideo.

El canciller argentino Rafael Bielsa anunció que visitará Uruguay el secretario de Derechos Humanos argentino Eduardo Luis Duhalde (no tiene parentesco alguno con el ex presidente argentino) para recabar información sobre el caso de García Irureta, secuestrada embarazada en Argentina en 1976, dio a luz a una niña en Uruguay.

«Nuestro gobierno considera que el tema de la nuera de Gelman es una cuestión de Estado y el presidente Batlle nos dijo exactamente eso», afirmó Bielsa.

Otro tema que analizaron ambos presidentes fue la eventual presentación de frentes comunes en aspectos parciales de la negociación de sus respectivas deudas públicas, según el canciller argentino.

Opertti aclaró que la deuda «es algo que hay que atender», aunque especificó que para hacerlo «se debe tener recursos y para obtenerlos, hay que comerciar».

Mercosur, llave maestra

Pese a que el Mercosur fue uno de los temas que sobrevoló en la reunión, los dos presidentes privilegiaron la relación bilateral entre ambos países, expresaron fuentes que participaron en la cumbre presidencial.

Durante la conferencia de prensa, el canciller uruguayo, Didier Opertti dijo que, en el marco de la integración regional, tanto la negociación comercial como la política deben tener un mismo desarrollo.

Ambos mandatarios coincidieron en que el Mercosur «es una llave maestra fundamental para la región».

Jorge Batlle y Néstor Kirchner también destacaron que la relación comercial con el mundo obliga a que exista flexibilidad entre todas las partes que integran el Mercosur.

El crecimiento argentino y uruguayo dependen de las exportaciones y, por lo tanto, no se pueden poner barreras al comercio exterior de ambas naciones, expresaron los jerarcas.

«Lo que está salvando a Argentina es el crecimiento de sus exportaciones», indicó Kirchner.

A lo que Batlle respondió: «no tan aceleradamente, pero las nuestras también caminan».

Otras dos reuniones este año

Uruguay y Argentina colaborarán para esclarecer la suerte corrida por María García Irureta, nuera del poeta argentino Juan Gelman, secuestrada y asesinada durante las dictaduras rioplatenses en los años 70, informaron los cancilleres de ambos países.

El argentino Rafael Bielsa anunció que en fecha próxima visitará Uruguay el secretario de Derechos Humanos argentino Eduardo Luis Duhalde para recabar información sobre el caso de la mujer, secuestrada embarazada en Argentina en 1976, dio a luz a una niña en Uruguay y luego fue asesinada.

Asistentes a la reunión dijeron a El País que Batlle transmitió a Kirchner que la nuera de Gelman fue llevada a Argentina luego de dar a luz.

«Nuestro gobierno considera que el tema de la nuera de Gelman es una cuestión de Estado y el presidente Batlle nos dijo exactamente eso», afirmó Bielsa. Precisó sin embargo que el hecho de que sea cuestión de Estado no implica una aclaración inmediata, sobre dónde y por quién fue asesinada, sino que supone el interés institucional de ambos países en el caso.

Mientras, el canciller Didier Opertti dijo que Batlle dio información sobre cada uno de los 26 desparecidos (en la dictadura militar) e identificados en el país y le ha ofrecido a Kirchner los niveles de cooperación necesaria y todo el apoyo a la misión del secretario que vendrá en fecha próxima a Montevideo.