Análisis de la Reforma Tributaria

Reforma Tributaria . 24.11.2006

Cr. Marcelo Lombardi.

Ver presentación

Les damos la bienvenida a la actividad que vamos a desarrollar en el día de hoy, y que tratará sobre el impacto de la Reforma Tributaria sobre las empresas.

Próximamente estamos organizando una actividad donde trataremos el impacto que va a tener sobre las personas y las familias este  proyecto de Reforma Tributaria. 

En una primera instancia, voy a hacer una presentación sobre la visión de la Cámara Nacional de Comercio y Servicios, sobre el impacto que pueda tener la Reforma Tributaria sobre las empresas.

Posteriormente el Cr. Sergio Franco, socio de PriceWaterhouseCoopers va a hacer una presentación, para tratar los aspectos técnicos de esta reforma.

Al final, habrá un espacio para consultas y quisiéramos enriquecer la presentación, justamente con las consultas que ustedes hagan.

Arrancando en el tema, vemos cómo ha sido el proceso de aprobación parlamentaria de esta reforma.

En marzo, se presenta el proyecto de ley por parte del Poder Ejecutivo, se realizan consultas a Cámaras empresariales, se presentan consultas a la Sociedad Civil en su conjunto, son recogidas esas consultas por parte del Poder Ejecutivo al momento de elaboración del proyecto de ley.

Posteriormente pasa a Comisión de Hacienda de Diputados, para ser tratada. En la Comisión de Hacienda también se realizan consultas y son escuchadas todas las cámaras empresariales y la sociedad civil en su conjunto pero en algún sentido se tranca en la interna del propio partido político de gobierno, no consigue los apoyos y vemos un período de marzo a octubre dónde hay una intensa discusión entre los sectores, que finalmente en el mes de octubre se destraba, a través de acuerdos internos y a través de concesiones mutuas y en octubre es presentado un nuevo proyecto de ley que es justamente el que vamos a tratar en la actividad de hoy, con modificaciones.

Ese nuevo proyecto de ley tiene escasa discusión, a nivel de las consultas a la sociedad civil, a las cámaras empresariales, básicamente en tres días nos reciben a todas las cámaras empresariales para escuchar lo que teníamos para decir y rápidamente pasa a votación en Diputados y con escasa discusión parlamentaria es aprobada en Diputados. En estos días el proyecto de ley – ya aprobado- con la sanción de la cámara baja está pasando al Senado, la Comisión de Hacienda del Senado durante la semana que viene va a estar justamente recogiendo las inquietudes que tengamos para hacer sobre este proyecto de ley  y pensamos que el tratamiento va a ser muy parecido al que tuvo en la cámara de diputados o sea básicamente escuchar pero no tener grandes modificaciones respecto lo aprobado y creemos que la discusión a nivel del Senado va a ser escasa y por lo tanto la aprobación de la ley va ser antes del cierre de esta legislatura aprobada por el Senado el texto con el que contamos en este momento.

Por lo tanto pensamos que el proyecto de ley que hoy tenemos va a ser convertido en ley antes del fin de esta legislatura, y se pondrá en práctica. Hay algunas diferencias en la interna del propio gobierno respecto a si los organismos están en condiciones de ponerla en práctica el 1° de enero o el 1° de julio pero por lo pronto es cuestión de tiempo para que la reforma entre en funcionamiento.

Ver el contexto histórico en el cual esta reforma se da, diría tenemos una situación macroeconómica claramente favorable hay una bonanza económica a nivel mundial que sin lugar a dudas impacta favorablemente a nuestro país. Como sabemos, el tamaño de Uruguay hace que seamos tomadores de información, el escenario histórico extremadamente bueno hay quienes dicen que es el mejor contexto histórico en términos económicos en los últimos treinta años. Parece serlo, tiene impacto favorable para nuestra economía básicamente en todos los aspectos. El indicador más mirado es el Producto Bruto que está creciendo por cuarto año consecutivo a tasas  realmente importantes, hoy se está discutiendo si se va a crecer el 7 o el 7,2 %, pero son tasas que llevadas a lo que es el crecimiento histórico de nuestro país son muy importantes. El año pasado recordemos que fue el 6,6, el año anterior había sido cercano al 12%, o sea que este país está creciendo en forma firme, en parte obviamente recuperando la caída fuerte que se había registrado en años anteriores. Además, todo el resto de los indicadores están siendo positivos: una baja de la tasa de desempleo, un aumento en el empleo, aumento de las exportaciones, también de las importaciones, repatriación de capital, aumento de la inversión extranjera directa, balanza de pagos positiva. A nivel interno, encontramos una inflación controlada, dentro de los parámetros que fija la política monetaria del Banco Central del Uruguay, con un aumento de la recaudación fiscal, con un cumplimiento de las metas comprometidas con el FMI, 3,5 al 4 % de superávit fiscal primario. Hoy esto dejaría  de ser relevante en función de los anuncios del pago al FMI pero bueno por lo pronto, tasas entre 3,5 y 4 % de superávit fiscal primario son tasas importantes, y un déficit fiscal total debajo del 1 %. O sea que vemos que en todos los aspectos hay una situación macroeconómica del país muy favorable y como decía influída principalmente por una situación internacional muy favorable con tasas de interés promedialmente bajas si lo miramos en términos históricos con un acceso al crédito por parte de economías emergentes muy fluído, por lo tanto, todo eso ha impactado favorablemente en nuestro medio.

Pero dentro de ese contexto histórico que mencionaba con una situación macroeconómica favorable, también tenemos señales contradictorias del gobierno, buenas señales en el aspecto macroeconómico y acá podemos destacar principalmente la gestión de la administración de la deuda en cierta medida oportunista, en el buen sentido, o sea aprovechando la fluidez del mercado de valores para los países emergentes con brechas de tasas más reducidas respecto a economías desarrolladas con un reperfilamiento de deudas que le permite al país proyectar el repago de sus obligaciones de mejor manera y también en algún sentido por parte del MEF con resistencias al aumento en el gasto. Sabemos que las presiones, sobre todo después de una crisis grande y con aumento de recaudación, las presiones para el aumento del gasto son importantes y son inevitables en algún sentido. Lo que vemos por parte del MEF es por lo pronto tratar de “atajar los penales” en las presiones que están existiendo para el aumento del gasto, haciendo lo posible, y vemos también aspectos regulares en lo micro, y aquí lo que voy a decir creo que en este ámbito es conocido por todos. Tenemos señales que en el aspecto microeconómico (que cuando lo macro funciona bien donde se debería avanzar es en lo micro), son regulares y aquí podemos referirnos básicamente a:

  • conflictos laborales,
  • inseguridad jurídica progresiva, todavía tenue pero progresiva y
  • señales poco claras con respecto a cual es la vocación de inserción internacional por parte del país en los mercados realmente relevantes.

Este es el contexto histórico en el que está enmarcado este proyecto de ley. También, y en forma previa a comenzar a tratar el impacto puntual de cada uno de los impuestos, debo hacer una referencia a un cambio importante que se ha producido, que nosotros percibimos que se ha producido, en el Uruguay. Y es que hay una regla de oro que ya nadie discute básicamente desde hace unos años. Antes había gente que podría creer, los sectores más radicales eventualmente del sindicalismo, que la inversión extranjera directa era pérdida de soberanía. Hoy ya creo que nadie discute que para generar empleo y para mejorar la calidad de los uruguayos, es necesario crecer y para eso es necesario invertir. En lo que refiere a la inversión hay que generar un clima favorable. ¿Qué clima favorable es necesario tener?, bueno básicamente una estabilidad jurídica, el respeto por el estado de derecho, es algo que un inversor requiere en cada oportunidad. Lo que estamos viendo como señales es un estado de derecho empobrecido con permanentes señales negativas en términos del derecho de propiedad, con un desborde de la conflictividad laboral que estamos viendo permanentemente, con posibilidades de inserción internacional en términos de tamaño de mercado difíciles, con señales respecto a la inserción internacional de parte de ésta economía, poco claras. Y este tercer punto que es relevante con un marco impositivo estable, que es lo que requiere justamente un inversor; y aquí lo que estamos viendo es históricamente un cambio en las reglas de juego a nivel impositivo que es algo negativo cuando alguien proyecta una inversión.

Entrando puntualmente a los efectos que tienen los impuestos sobre las empresas vemos una reducción de la tasa impositiva al 25% en lo que refiere a las actividades empresariales. Teníamos una tasa nominal del 30 %, esa tasa nominal pasa al 25%, ese es un aspecto positivo de la reforma tributaria, pero también se agrega entre el primer proyecto de ley y este segundo un impuesto a la distribución de dividendos. Este es un anuncio que surge justamente de la discusión interna que recién mencionaba y que no estaba previsto en el primer proyecto de ley pero sí se agrega en el segundo, ese aumento del 7% lleva en definitiva la presión tributaria a un 30,25% o sea que cuando hablamos de estímulo a la inversión con reducción de tasas del impuesto mas importante que grava a las empresas que es el impuesto justamente a la renta, vemos un aumento de la presión fiscal leve, pero un aumento de la presión fiscal. Esto diría tiene un efecto negativo sobre la competitividad de las empresas, por lo tanto creemos que en este aspecto se sigue incrementando la presión fiscal y por lo tanto no estimulando a la inversión. Un aspecto que debemos también destacar ¿qué es lo que lleva a una persona a invertir?, ¿qué es lo que lleva a un inversor a invertir? Básicamente la retribución a través de utilidades o sea el retorno a través de utilidades de dividendos que remuneren su inversión, por lo tanto la finalidad última de un inversor no es reinvertir en forma permanente e infinita sino, reinvertir con la finalidad de obtener un lucro. Nadie invierte para que lo que gana lo vuelva a reinvertir en forma infinita. Por lo tanto en algún momento va a buscar un retorno vía utilidades. Para buscar invertir debería tener unas expectativas de aumento de sus utilidades que compensen el costo de oportunidades de recibir ese capital. Por lo tanto pensamos que mas allá de lo que se pueda mencionar de que hay un estímulo a la inversión, por la baja de la reducción nominal de la tasa del impuesto a la renta la presión fiscal creemos que aumenta y eso no es algo positivo. En el comercio y los servicios dónde las posibilidades de reinversión son menores porque principalmente el factor trabajo es el factor que es mas intensivo, ésta situación se hace todavía menos clara en lo que refiere al estímulo a la inversión, por lo tanto creemos que aquí hay un impacto que no es positivo, por lo pronto es casi neutro en la medida que hay un aumento marginal en la presión tributaria hacia las empresas.

Respecto al impuesto a la renta a las personas físicas tenemos dos; aquí vamos a tratar estrictamente el efecto que tiene el impuesto a la renta sobre las empresas, no sobre las familias. La rentas al trabajo al ser gravadas entendemos van a generar un efecto recesivo, ¿por qué? Al disminuir el ingreso disponible para las familias vemos que se puede afectar el consumo y también el ahorro. Un país que ahorra poco al disminuir su capacidad de ahorro va a ver afectada posiblemente sus posibilidades de desarrollo; y aquí otro aspecto que entendemos que la forma en que puede afectar el consumo de las familias, puede afectar mas al sector formal que al sector informal de la economía. ¿Por qué? Hay estudios que avalan que los deciles mas bajos en términos de nivel socioeconómico tienden a consumir más en el sector informal y los deciles más altos de la población tienden a consumir en el sector formal. Por lo tanto al existir una redistribución en el ingreso en el sentido en que está planteado podría afectar más al sector formal de la economía que al sector informal y por lo tanto ir en detrimento de la formalidad general.

Respecto al impuesto a la renta a las personas físicas sobre rentas de capital acá tenemos una tasa del 12 % que impacta sobre el retorno de las inversiones en plaza. Cuando hablamos de inversiones en plaza nos referimos a los ahorros en el sistema bancario principalmente; vemos que ese 12% puede afectar fundamentalmente a aquel ahorrista poco tecnificado, al pequeño o mediano ahorrista que no tiene capacidades por su grado de tecnificación de encontrar otras vías para canalizar sus ahorros. Esto es, hoy sabemos luego de la crisis, la cantidad de miles de millones de dólares que han salido del país y que han encontrado refugio en otros lados donde han encontrado mejor rentabilidad y además  no van a ser sujetos al pago de ningún impuesto, por lo tanto para una parte de la población y fundamentalmente del rango alto de los ahorristas, este impuesto a las rentas de capital pasa a ser irrelevante; sí pasa a ser relevante justamente para el pequeño y mediano ahorrista que ahorra en nuestro país. En términos de inversión inmobiliaria creemos que también va a tener un impacto sobre la inversión en construcción y acá dependerá de quién termina pagando este impuesto en función de la elasticidad que pueda darse en el propio mercado, o sea si el mercado es más elástico el impuesto lo pagará el arrendatario si la demanda es menos elástica la tendrá que pagar el inversor. Pero en algún sentido entendemos que va a tener algún impacto negativo sobre la inversión en inmuebles.

El aspecto positivo de la reforma, visto desde la perspectiva de la Cámara Nacional de Comercio y Servicios, es el sector que representa, está siendo equiparado respecto a otros sectores de actividad. Como sabemos hasta este momento el sector de Comercio y servicios, que es el principal empleador de mano de obra, estaba siendo castigado con una tasa de imposición mayor que la de otros sectores, con lo cual la equiparación al 7,5 % es el aspecto positivo que vemos de esta reforma -dado como decía-  la importancia que tiene el recurso humano en nuestra actividad. Otros sectores de actividad – me refiero a la industria y al agro – probablemente tengan una visión diferente de la que tenemos nosotros en este momento. Creemos que a los efectos de la asignación de recursos dentro de la economía la equiparación de los diferentes sectores de actividad es algo positivo.

Respecto a COFIS e IVA, vemos que hay una eliminación del COFIS, que es importante, es un 3 % que si bien cuando el consumidor está pagando un precio no se le discrimina en la factura, igualmente integra la cadena de valor y por lo tanto una  eliminación del COFIS debería llevar necesariamente a una reducción en el precio de venta al público de los productos y eso tendría necesariamente un impacto sobre los precios que resulta favorable.

Hay una generalización de la aplicación del IVA y aquí hay dos aspectos, que los sectores que se ven afectados pueden no estar de acuerdo, pero generan una equiparación en la asignación de recursos de la economía y eso es algo también positivo porque no genera distorsiones, el aspecto impositivo no genera desequilibrios en la asignación correcta de los recursos. Hay una disminución de la tasa del IVA del 23 al 22 %. Nosotros creemos que el IVA es uno de los principales factores del informalismo. La reducción es escasa por lo tanto es difícil prever una disminución real en los niveles de informalismo que como hoy sabemos es importante: estudios de la Cámara lo marcan entre el 30 y 40 % de la economía.

Llegando a las conclusiones sobre esta reforma, diría que hay y que es importante, una falta de consenso político y empresarial. La reforma tributaria se hace cada veinte o treinta años en los países. Son reformas que son importantes redistribuidores del ingreso y por lo tanto es  necesario contar con consensos políticos, consensos empresariales y consenso de la sociedad civil. La sensación que da es que dentro del espectro político no ha habido ese consenso, y por supuesto que dentro del empresarial tampoco lo ha habido.

Otra de las conclusiones que tenemos es que existió un deterioro del proyecto en términos de su discusión. El primer proyecto de ley diría podría haber seguido algunos de los principios por los cuales se guió esta ley pero en el proceso de discusión se perdieron por el camino algunos. Con lo cual creemos que hubo un deterioro durante ese proceso.

Y finalmente, esos principios en su momento fueron referidos a la equidad, la eficiencia, y el estímulo a la inversión. Respecto a la equidad, por aquello de la célebre frase que se ha repetido hasta el cansancio “el que tiene mas que pague mas y el que tiene menos que pague menos”, eso vemos que no es así, la masa crítica está en la clase media, si se quiere recaudar realmente hay que afectar  a la clase media y esto es lo que está sucediendo. Básicamente la masa importante de recursos en lo que refiere al impuesto a las personas físicas está saliendo de la clase media. Hay sectores de la sociedad que tienen posibilidades de no pagar, por lo tanto el principio de equidad no está siendo contemplado en el proyecto final.

Respecto a la eficiencia, también tenemos cosas para decir que no son muy positivas. Cuando hoy tenemos un poquito mas de doscientos mil contribuyentes y vemos las dificultades que tiene el organismo recaudador con un nivel de evasión elevado, pensar de que vamos a mejorar la eficiencia con más de setecientos mil contribuyentes sería poco razonable o sea que casi triplicando la cantidad de contribuyentes eso necesariamente va a tener un aumento en los costos de recaudación y por tanto, el aspecto de la mejora de la eficiencia no lo tenemos del todo claro.

Y el último que es el estímulo a la inversión, como decíamos en el primer proyecto podría considerarse que la reducción del impuesto a la renta a las actividades empresariales generaría un estímulo de la inversión por la baja de la presión y por un aumento de la competitividad. Finalmente como queda  con  un incremento marginal en la presión fiscal en ese sentido diría que el estímulo a la inversión creemos que tampoco se cumple.

Todo esto si lo vemos en el marco de la aprobación, de una rendición de cuentas como la que fue aprobada este año con un aumento del gasto de trescientos millones de dólares gran parte de ellos – casi las dos terceras partes- con carácter permanente es difícil creer que no tiene un viso de ajuste fiscal. Sabemos que en el MEF, se están realizando esfuerzos para contener el gasto pero en el marco en el que estamos hablando y con las características de la reforma que estamos viendo, por lo pronto existe una sospecha al menos de que tenga un viso de ajuste fiscal.

Al principio hacía referencia a las señales positivas que requerimos en el sector privado. El sector privado es el que invierte, el que da trabajo, el que paga los impuestos, el que arriesga y para eso precisa señales positivas. Entendemos que en términos macroeconómicos esta reforma fiscal no es un aspecto de señal positiva y respecto a eso creemos que sería bien importante recibir señales seguidas y consistentes respecto a lo que queremos en lo que refiere al estímulo de la inversión y apoyo al sector privado. Como decía creemos que esta reforma fiscal no es un aspecto de señal positiva para el país y por el bien del país esperemos equivocarnos.

Muchas gracias.

Cr. Sergio Franco.

Ver presentación

INTRODUCCION

Buenos días, otra vez un gusto estar aquí en esta casa compartiendo con ustedes el tema de la reforma tributaria. Marcelo en su exposición tocó bastantes cosas que yo iba a tratar así que la mía va a ser un poco mas comprimida. La idea es concentrarnos en el impacto de la reforma sobre las empresas y en particular detenernos en como impacta la misma respecto de la imposición a la renta, de la imposición al patrimonio, de la imposición al consumo, cómo juega la eliminación de tributos distorsivos que introduce la reforma, cómo juega el tema de los aportes patronales y también cómo impacta sobre las empresas en lo que refiere a mayores costos administrativos que se van a producir para las mismas.

IMPUESTO A LA RENTA

En lo que refiere al impuesto a la renta, el cambio básico que introduce la reforma es la nueva estructuración de este tipo de imposición apoyada en un trípode: un impuesto sobre las rentas de actividades económicas (IRAE), otro sobre las rentas de personas físicas (IRPF), y otro sobre las rentas de no residentes (IRNR).

El impuesto a las rentas de las actividades económicas va a abarcar todas las actividades económicas (el agro, la industria, los servicios, el comercio). En este impuesto entran todos los que venían tributando el impuesto a las rentas de industria y comercio, el sector agropecuario y algunos que venían tributando el impuesto a las comisiones.

El IRAE gravará las rentas empresarias (entendidas como las que derivan de la combinación del capital y el trabajo) con una tasa del 25 % en concepto de IRAE y con una tasa complementaria del 7% que no es IRAE sino que va a ser impuesto a la renta de personas físicas o impuesto de no residentes aplicable en el momento que la empresa distribuya el dividendo o la utilidad a una persona física residente en el país o a un no residente, sea este una persona física o una persona jurídica.

A nivel del impuesto personal, las rentas del trabajo estarán alcanzadas por el impuesto a la renta de la persona física con tasas progresionales del 0 al 25 % y un mínimo no imponible bajo de unos trescientos dólares mensuales aproximadamente. Por su parte, las rentas del capital que obtengan las personas físicas estarán gravadas al 12%, lo que introduce una modificación respecto del proyecto original (la tasa estaba en el 10% y aumentó al 12%). Por último, el impuesto a la renta de no residentes que también sufrió el mismo incremento en su tasa alcanza al 12% de las rentas que los no residentes obtienen en el país ya sean empresarias, del trabajo o del capital.

En el caso del IRNR se recogen figuras del derecho tributario internacional, como el establecimiento permanente y el concepto de no residente. Lo más importante a tener en cuenta es que cuando se tengan relaciones comerciales con una persona no residente habrá que ver si tiene establecimiento permanente en el país o si no lo tiene. La figura del establecimiento permanente es un concepto económico y trasciende el de sucursal. Es mucho más abarcativo que el de sucursal. Alcanza con que alguien opere a través de un centro de negocios (lo cual se define en la norma), para que haya un establecimiento permanente. En ese caso, si estamos teniendo relaciones comerciales con un establecimiento permanente, él va a pagar el impuesto a la renta de las actividades empresariales. En cambio si no se configura establecimiento permanente, cosa que habrá que ver caso a caso, ese sujeto va a pagar el impuesto a la renta de no residente y seguramente quien esté contratando con él va a tener que actuar como agente de retención.

En relación con las rentas comprendidas hay alguna discriminación en función de la forma jurídica. Esto es importante al momento de elegir cual es la forma jurídica a los efectos de desarrollar una actividad empresaria. Todas las sociedades comerciales, los establecimientos permanentes y las sociedades de hecho y civiles que no estén integradas exclusivamente por personas físicas residentes, van a tributar el IRAE. Es decir que hay una ampliación del concepto de renta empresaria. No importa que las rentas provengan del capital o del trabajo: si elegimos una forma jurídica de sociedad comercial, si se trata de un establecimiento permanente de un sujeto del exterior o si elegimos una sociedad de hecho, o una sociedad civil para desarrollar una actividad de tipo personal y algunos de nuestros socios no es una persona física residente hay que saber que todas las rentas tributan el IRAE. En cambio, si vamos por el lado de una unipersonal o somos una sociedad de hecho o una sociedad civil, integradas exclusivamente por personas físicas residentes, sólo van a tributar el IRAE las rentas empresarias es decir, las que provienen del capital y del trabajo. Si éstos vehículos jurídicos obtienen rentas del trabajo, o rentas del capital (lo que se conoce en la jerga tributaria como “rentas puras”), no tributan el IRAE sino que esas rentas quedarán comprendidas en el impuesto a la renta de las personas físicas.

Entonces, si hacemos una actividad de auxiliares de comercio o una actividad de mediación, de mandato, o una actividad profesional o de prestación de servicios personales en general y nos organizamos como sociedad de hecho o como civil integradas exclusivamente por personas físicas residentes, las rentas del trabajo que vamos a obtener se imputan a los socios y, en principio, son ellos los que van a pagar impuesto a la renta de personas físicas. Si realizamos la actividad bajo la forma de sociedad comercial vamos a tributar el IRAE y vamos a pagar el 25 % sobre la renta neta. Es decir, ingresos brutos menos gastos.

Si adoptamos las otras formas (unipersonal, sociedad civil, sociedad de hecho integrada exclusivamente por personas físicas residentes), en principio estaremos tributando el IRPF con dos salvedades: si los ingresos superan determinado tope (que va a establecer el Poder Ejecutivo por reglamentación, y que todavía, obviamente, no es conocido), la actividad cae preceptivamente en el IRAE. O puede ser que esos prestadores de servicios personales opten por el IRAE igual, es decir, no superando el tope de ingresos le sea más conveniente optar por el IRAE. Si optan por el IRAE, la diferencia es que pagan un 25 % pero sobre una renta neta. Si se quedan en el impuesto a las personas físicas, como dice abajo, van a tributar por las normas de Persona Física, con la mención especial que a los efectos de facilitarle la liquidación del impuesto se presume que los gastos de explotación son un 30 %. Entonces el ingreso bruto que van a computar en su liquidación de impuesto a la renta de persona física va a arrancar del 70 % de los ingresos. Luego van a deducir el mínimo no imponible, y aplicar las tasas progresionales. En definitiva si estamos en el rango de ingresos que podemos hacer la opción, habrá que hacer la cuenta para ver qué es lo que conviene más.

Y una cosa importante que agrega el proyecto en su versión definitiva es que la opción la hace la sociedad. Es decir, la sociedad civil o la sociedad de hecho es la única que puede ejercer la opción.

Es ella la que ejerce la opción y si ejerce la opción de tributar por IRAE se convierte en contribuyente del IRAE, si toma la opción de no tributar el IRAE, los socios personas físicas por esas rentas tienen que liquidar el impuesto a la renta de las personas físicas.

Vamos a comparar ahora la situación actual con la situación luego de la reforma, arrancando de la misma utilidad antes del impuesto a la renta ($ 100). En la situación actual tenemos un impuesto del 30% y en la nueva el 25% y por lo tanto partiendo de una utilidad antes de impuesto de 100 la utilidad distribuíble será 70 y 75. Hoy, sobre la distribución de dividendos y utilidades hay una exoneración amplia, por eso en la situación actual vamos a considerar que la retención es “cero”, (si bien cuando se giran al exterior en algunos casos hay retención, en esos casos la retención está condicionada a la existencia de crédito fiscal en el exterior, por lo cual lo que se paga acá en teoría se descuenta en el exterior, por eso acá le ponemos un “cero”), la utilidad para el propietario queda en 70, y la tasa efectiva es el 30 %. Con el proyecto de reforma tenemos que a nivel del IRAE se pagará un 25 %, pagamos 5 puntos menos, pero en el momento de distribuir los 75, que es la utilidad distribuible, ahí aplicamos un 7 %. Decimos “aplicamos” no es en realidad la empresa el sujeto pasivo de ese impuesto, es el accionista o el socio o el titular que va a tener que pagar un 7 % en concepto de impuesto a la renta de personas físicas, si es una persona física residente, o del impuesto a la renta de no residentes si es no residente. Como el 7 % se impone sobre las rentas gravadas por el IRAE, el 7% se aplica sobre el 75. De ahí surge el 5,25% y la imposición integrada efectiva es 30,25%. Es decir que mientras hoy tenemos una tasa del 30% ahora tendremos un 30,25% que se descompone en dos momentos en el tiempo, una tasa del 25 % cuando se genera la utilidad, y un 5,25 % que se difiere al momento de la distribución. O sea que podemos decir que la carga integrada es casi la misma pero que hay un impacto financiero que puede ser importante. En tanto las utilidades se reinviertan se gravarán a la tasa del 25 %. En el momento de la distribución, ahí hay que pagar la diferencia.

Lo otro importante es que la tasa complementaria se aplica sólo autilidades distribuidas por contribuyentes del IRAE. Además se aplica a utilidades correspondientes a rentas gravadas por el IRAE devengadas en ejercicios iniciados a partir de la vigencia de la reforma. Entonces, si la empresa tiene una renta que no está gravada por el IRAE la distribución de esa renta tampoco está gravada por el impuesto adicional. Acá hubo una variación semántica muy importante en el proceso de aprobación de la ley en

Diputados, antes decía rentas comprendidas, después se consideró el caso de, por ejemplo, los usuarios de zonas francas que están exonerados de impuestos, pero que en rigor son rentas comprendidas en el IRAE, entonces cuando distribuyeran esas rentas habría que pagar la tasa complementaria, por eso se cambió el término y se habla de “rentas gravadas”, o sea que si la empresa obtiene una renta no gravada por el IRAE, al momento de su distribución el accionista, el propietario o socio no aplicará la tasa complementaria. Y una cosa muy importante, se aplica a las utilidades distribuidas pero correspondiente a utilidades generadas a partir de la vigencia del IRAE. Es decir: si hoy tenemos en nuestra empresa utilidades para distribuir y seguimos generando utilidades hasta que entre en vigencia el IRAE, cuando se distribuyan esas utilidades, esas no van a estar alcanzadas por tributación alguna.

Un aspecto que el decreto va a tener que reglamentar es cómo va a ser la imputación Cuando tengo utilidades anteriores y utilidades nuevas qué criterio de imputación se va a aplicar. Pero es claro que solo se van a gravar las generadas a partir de la vigencia del IRAE.

Tampoco la tasa complementaria va a aplicar a las sociedades personales de pequeña dimensión. Es decir, si tenemos la forma jurídica de Sociedad Anónima, perdimos, pero si tenemos una forma jurídica de Sociedad Personal, por ejemplo una colectiva, una Sociedad de Responsabilidad Limitada, en esos casos, si la empresa se considera de dimensión reducida, se olvida del problema del 7 %, solo tiene una carga impositiva del 25 %. Este es un aspecto a reglamentar, porque se van a considerar sociedades de pequeña dimensión, aquellas que determine el Poder Ejecutivo estableciendo seguramente un tope de ingresos. Y lo otro importante es que tampoco aplica esa tasa del 7 % a los prestadores de servicios personales que hayan optado por el IRAE o hayan quedado incluidos preceptivamente por superar el tope de ingresos. Es decir, si estamos en el campo de los prestadores de servicios personales, si no adoptamos una de esas formas jurídicas que necesariamente nos meten en el IRAE (una S.R.L. por ejemplo), aún en el caso de que quedemos preceptivamente en el IRAE por superar el tope, en esos casos no aplica el 7 %.

Hay en el proyecto definitivo una extensión del criterio de la fuente que es importante por el tema de la deducción de gastos. Habíamos comentado en las charlas anteriores que el proyecto de reforma tenía como virtud que mantiene el criterio de la fuente, o sea, solo están gravadas por impuesto a la renta, (cualquiera sea el impuesto a la renta: el de las empresas, el de las personas físicas, o el de los no residentes), las rentas de fuente uruguaya. Esto es las rentas provenientes de actividades desarrolladas en el país, bienes situados en el país, o provenientes de derechos utilizados económicamente en el país. En el marco de la aprobación en Diputados se agregó que se consideran de fuente uruguaya los servicios prestados desde el exterior a contribuyentes del IRAE vinculados con rentas comprendidas en el IRAE. ¿Qué quiere decir esto? Que cuando una empresa uruguaya contrate con una sociedad del exterior un servicio prestado desde el exterior, ese servicio que, en puridad, es una renta de fuente extranjera, si está conectado con una actividad gravada por el IRAE se lo considera de fuente de renta uruguaya, de modo tal que la consecuencia es que se va a tener que retener sobre ese servicio el 12 % en concepto de impuesto a la renta de no residente. Y esto vamos a ver cómo está vinculado con la deducción de gastos.

Entremos en el tema de la deducción de gastos que es un tema con novedades respecto de la situación actual y de impacto en las empresas. Hay un cambio en la regla de deducción de gastos.

Ustedes saben que hasta hoy se deducen los gastos a condición de necesariedad, es decir, que estén vinculados con la actividad de la empresa, No puedo deducir un gasto personal, que no tenga que ver con la empresa. Eso obviamente se mantiene. En la legislación actual hay algunos topes. Como no existe impuesto a la renta personal, o impuesto a la renta a los no residentes, en algunos casos se fueron poniendo distintos topes. Todos esos topes se eliminan ahora con la reforma tributaria, pero hay un principio general básico: sólamente vamos a poder deducir aquellos gastos que en cabeza de quien recibe la renta, sea una renta gravada por el impuesto a la renta de las actividades empresariales, por el impuesto a la renta de persona física, por el impuesto a la renta de no residentes o que haya una imposición efectiva a la renta en el exterior. Es decir, ahora cada vez que estemos pagando un gasto vamos a tener que sacar la libreta y anotar: a quién le estoy pagando el gasto. ¿Le estoy pagando el gasto a otra empresa contribuyente del IRAE?, ese lo voy a deducir. ¿Le pago a una persona física y esas rentas pagan impuesto a la renta de persona física?, en principio lo voy a deducir. Le pago a un no residente y esto está gravado por el impuesto a la renta de no residentes?, entonces voy a deducir. ¿Pago el gasto al exterior? Ahí tendré que averiguar si en ese país existe una imposición efectiva a la renta, de ser así también lo voy a poder deducir. Una cosa importante es que tienen que ser rentas gravadas en cabeza de la contraparte. Entonces, por ejemplo, si la contraparte tiene rentas exoneradas, no las vamos a poder deducir. Esto es un aspecto relevante. En conclusión, y lo dice la ley, si no constituye para la otra parte una renta gravada, el principio general es que no se puede deducir.

No obstante, el proyecto de ley en los artículos 21 y 22 establece excepciones. Adicionalmente, el Poder Ejecutivo queda facultado para establecer otras excepciones. Acá, la ley le da una válvula de escape para que el Poder Ejecutivo, en función del tipo de gastos admita la deducción, aunque no sea renta gravada para la contraparte. Entre las excepciones que están ya consagradas en la ley, en los artículos 21 y 22, hay muchas figuras que ya conocemos, las amortizaciones, porque si no hubiera una disposición especial, las amortizaciones no son renta en cabeza del otro, (no las podríamos deducir), las pérdidas fiscales, las donaciones a entes públicos, los tributos, intereses de depósitos, intereses de algunos préstamos que están exonerados, intereses de ciertas obligaciones, o sea, hay un conjunto de partidas que ya la ley ha dispuesto que son deducibles aunque no son rentas gravadas para el que las obtiene. No obstante, yo señalé que queda el caso de las rentas exentas, que no se pueden deducir quedando comprendidas algunas situaciones muy importantes. En efecto, las diferencias de cambio, por ejemplo: Si la empresa tiene un pasivo en dólares con un proveedor del exterior, un saldo por importación, tenemos diferencias de cambios, un gasto, es un gasto financiero, es una renta financiera para el no residente. Esa renta financiera, si vamos al impuesto de las rentas a no residentes, está exonerada. Entonces la diferencia de cambio por saldo de importación, si no dice nada el decreto, no la vamos a poder deducir. Diferencias de cambio de préstamos de personas físicas, o de préstamos de no residentes, como en esos dos impuestos se establece que las diferencias de cambios son rentas exentas, la empresa no puede deducir más las diferencias de cambio de préstamos con personas físicas o con no residentes. En el caso, por ejemplo, de las entidades financieras, esto es sumamente relevante. También, como podrán darse cuenta, en el caso de todas las empresas que tienen pasivos por importación. Otro caso: servicios prestados por compañías de navegación aérea y marítima que tienen una exoneración amplia, no vamos a poder deducir nada, salvo que la reglamentación lo contemple. Los fletes marítimos de exportación, o sea todas las empresas exportadoras que pagan fletes marítimos de exportación, como también ahí hay una exoneración amplia, tarjeta roja con los fletes, no se van a poder deducir, salvo que el Poder Ejecutivo establezca una excepción por decreto. Servicios prestados por usuarios de zona franca: ustedes saben que los usuarios de zona franca pueden prestar algún servicio a quienes están en el territorio nacional no franco. Esos servicios tampoco se pueden deducir porque están exonerados en cabeza de los usuarios de zona franca.

Las pólizas de seguros contratadas con compañías locales sobre el transporte de mercaderías importadas: tampoco se van a poder deducir, salvo que el reglamentador se acuerde de poner alguna excepción. Como dice la letra de Jaime Roos ¿no? “Que el murguista no se olvide”, bueno acá habría que decir que el “Poder Ejecutivo no se olvide de incluir en la reglamentación éstas y otras situaciones”.

Y ésta es importante también: los contribuyentes del Literal E, o sea los viejos contribuyentes del Literal E que con la reforma se mantienen y que están exonerados del impuesto a la renta, los servicios que ellos facturen no van a poder ser deducidos por las empresas, porque son rentas exentas. Como todos estos casos, pueden haber muchísimos más. Pero bueno, acá señalé algunos, tal vez los más notorios.

Además de ver si el gasto lo voy a poder deducir, o sea, pasamos el primer filtro, que tiene que ver con si ese gasto es renta gravada, hay una norma “candado” que solamente permite deducir estos gastos en determinada proporción. ¿En qué proporción? En la proporción que representa la tasa máxima que pagaría esa renta en cabeza del titular de la renta sobre la tasa del 25 % que es la tasa del IRAE. Si pagamos rentas de capital sujetas al impuesto a la renta de persona física (por ejemplo, la empresa le paga un alquiler a una persona física o le paga un interés a una persona física), como eso tributa el 12 % en cabeza de la persona física, nosotros en la empresa vamos a poder bajar 12/25, que es un 48 % del gasto. Lo mismo si pagamos rentas alcanzadas por el impuesto de no residentes. Pagamos por una marca al exterior, pagamos por un servicio, pagamos intereses a un prestamista del exterior, como esas rentas están sujetas, tienen una tasa máxima del 12 %. Todas las rentas de capital que paguemos las bajamos al 12/25. Si son rentas que pagamos al exterior que no están alcanzadas por la extensión esa que vimos del criterio de la fuente, tenemos que ver cuál es la imposición en el exterior. Si la tasa efectiva en el exterior es mayor del 25 %, ahí deducimos todo, el 100 %. Si la tasa efectiva es menos al 25 %, deducimos la tasa efectiva sobre el 25, nos va a dar un porcentaje menor al 100 %. En los casos de doble imposición, por ejemplo, pagamos un interés a un no residente. El va a tener que pagar la tasa del 12 por el impuesto a la renta de no residente. Si por ejemplo, este señor es un argentino y paga en Argentina el impuesto a la renta a una tasa del 35 %, ahí, en ese caso, aplicamos la mayor de las dos, como acá paga el 12, y allá paga el 35, aplicamos el 35, entonces nos da que podemos deducir el 100 %, pues 35% es mayor que 25%. Si acá paga el 12 y allá pagara un 10, puedo deducir 12/25, o sea la proporción mayor entre el 12/25 y 10/25.

Y por último, para darnos un respiro, si son rentas del trabajo alcanzadas por el impuesto a la renta de personas físicas, ahí deducimos el 100 %.

Estos cambios en materia de deducción de gastos determinan que algunas cosas que hoy estamos pagando puedan quedar con la reforma mejor o peor que antes. Si hoy pagamos intereses, por ejemplo, a no residentes, esos intereses pagan de IMABA e ICOSIFI un 2,36% que con la reforma se derogan. Por su parte, hoy prácticamente no podemos deducir nada porque tienen un tope muy bajo, (la tasa que paga el República) que hoy anda más o menos en el 1,6 %. En cambio con la reforma, como eso va a pagar impuesto a la renta a no residentes vamos a tener un tope proporcional. Hoy esos pasivos se deducen del impuesto al patrimonio. Con la reforma vamos a ver que no se deducen más los pasivos financieros con el exterior. No obstante, yo acá tiré un número: por cada 100 prestados a una tasa del 7 %, hoy tenemos un costo efectivo del 7,38, y en el escenario futuro la tasa baja. Si no tenemos imposición en el exterior, a un 7 %, si hay una imposición (por ejemplo del 30%), a un 6 %: O sea que, con los intereses por efecto de la eliminación del IMABA, generalmente debiera tender a estar mejor.

Gastos que hoy pagan retención, como la asistencia técnica, las regalías, hoy el costo neto es 100 y va a seguir siendo 100 con la reforma, porque deduzco y retengo las mismas proporciones. Y los gastos que hoy no tienen retención y pasan a tener retención con la reforma, en esos vamos a estar peor. Hoy si pago 100, no tengo retención, deduzco 30 y tengo un costo neto de 70. Con la reforma, si pago al exterior, retendré y deduciré a la tasa del 12 % por la proporción, o sea que ahí el costo neto es 100. Me aumenta la incidencia de esos gastos. Conclusión: En el tema de los gastos, cambia el criterio en materia de deducción, es más restrictivo, hay gastos que no se van a poder deducir, y dentro de los gastos que se pueden deducir, por imperio de la proporción podré estar mejor, igual o peor que como estoy ahora.

En materia de gastos con deducción bonificada, esos que se permiten deducir por más del 100 %, la lista más o menos se mantiene, se incorpora alguna hipótesis nueva, con la novedad de que la bonificación se empareja en el 50 %. Ahora algunos se pueden bajar por una vez y media, otros por dos, otros dos veces y media. Ahora se podrán deducir esos gastos por una vez y media y también se agrega una partida por promoción del empleo, que básicamente consiste en que yo podré deducir el 50 % de la menor de tres cifras: tomo la nómina salarial del año pasado y la de este año, las comparo, ajusto por inflación, saco la diferencia, y ese es un número; tomo la nómina de este año, le aplico el aumento en el promedio del personal ocupado y eso me da otro número; tomo la nómina del año pasado ajustada por inflación y calculo el 50 % y eso me da un tercer número. Al menor de los tres números, le hago el 50 % y eso es lo que puedo bajar en forma bonificada.

Otras modificaciones en el IRAE. La adopción de la normativa internacional en materia de precios de transferencia. Esto va a generar trabajo adicional para las empresas que tendrán que calcular y analizar cómo están en relación con este tipo de operaciones. ¿A qué operaciones se refiere la norma? Son operaciones que se dan entre partes vinculadas cuando hay una empresa aquí y una parte vinculada en el exterior y hay relaciones comerciales, de servicios o financieras. La norma apunta a que lo que se facture se ajuste a valores de mercado en condiciones similares a las que rigen entre terceros independientes. Si operamos con paraísos fiscales o de baja tributación preceptivamente tengo que aplicar esa normativa, con independencia si las operaciones son o no con partes vinculadas.

Ahora se agregó en el proyecto que si tengo operaciones con entidades que operan en exclaves aduaneros del territorio nacional (recintos portuarios, depósitos fiscales, zonas francas, etc.,) con regímenes de baja o nula tributación, también debo aplicar preceptivamente esas normas de ajuste.

Se extiende el período de arrastre de pérdidas de 3 a 5 años, lo que es beneficioso.

Se extiende el régimen de exoneración por inversiones para el sector de comercio y de servicios, esto es bueno para este sector, en la medida de que se van a permitir la deducción de un porcentaje de lo que se invierta en equipos de computación, equipos de telecomunicaciones y una batería de bienes muebles que determine el Poder Ejecutivo. Esto no aplica a las entidades financieras ni a quienes se dediquen al arrendamiento de inmuebles.

Se impone la prohibición de liquidar por el régimen de contabilidad no suficiente, en el caso de que adoptemos la forma de Sociedad Anónima, y Sociedad en Comandita. En el caso que adoptemos otras formas societarias, si superamos un tope que va a fijar el Poder Ejecutivo, tampoco vamos a poder liquidar el IRAE por el régimen de Contabilidad no suficiente, o sea vamos a tener que llevar contabilidad y liquidar el impuesto por el régimen real.

Por último se deroga el impuesto a la pequeña empresa (IMPEQUE)

y se lo sustituye por un IVA mínimo. Las pequeñas empresas siguen estando exoneradas del IRAE, no pagan más el IMPEQUE que se deroga, son ahora contribuyentes del IVA. Siempre van a tener que facturar con IVA, deducirán el IVA compras y tendrán que pagar el IVA real, con un pago mínimo cuyo monto es el mismo que hoy se paga via IMPEQUE.

IMPUESTO AL PATRIMONIO

En el impuesto al patrimonio empresarial se mantiene la tasa en el 1,5% y se ajusta la nómina de sujetos pasivos a los nuevos contribuyentes de IRAE. Para los no residentes que no tengan establecimiento permanente, que antes pagaban un 2% ahora ven reducida la imposición al uno y medio.

Lo más importante es la posibilidad que establece el proyecto de ley para que el Poder Ejecutivo determine que el impuesto se pueda abatir hasta la mitad. Acá vamos a necesitar un decreto del Poder Ejecutivo que consagre la posibilidad de abatir el impuesto al Patrimonio Empresarial hasta en un 50 % en la medida que se pague IRAE. Es decir, pago IRAE, y lo que pago de IRAE lo deduzco del Impuesto al Patrimonio hasta el tope del 50% del Impuesto al Patrimonio, con lo cual la tasa efectiva la podemos situar en el 0,75 % pagando IRAE.

En ese caso lo importante, es que esa reducción, ese abatimiento va a estar condicionado a la nominatividad del capital de esas empresas y que la tenencia de ese capital pertenezca a personas físicas residentes o no residentes. Esto va alineado con la voluntad de favorecer la nominatividad del capital. Había dos opciones, como con el secreto bancario, o eliminarlos o establecer incentivos o penalidades. Quiero mantenerme al portador, bueno, impositivamente me cuesta mas caro.

Después hay una serie de modificaciones en los pasivos deducibles.

Los pasivos financieros con el exterior no los podemos bajar, ese es un cambio importante. En el caso de pasivos financieros con el exterior, hay algunos que excepcionalmente se pueden deducir (bancos estatales, organismos de créditos internacionales que integre el Uruguay, otros bancos estatales a condición de que financien proyectos productivos de largo plazo, etc.).

Otra modificación importante: las deudas con sujetos de derecho público, que integren el dominio comercial e industrial del Estado y que sean contribuyentes del Impuesto al Patrimonio, las voy a poder deducir. Hoy teníamos un fenómeno de doble imposición. Un pasivo con ANCAP, un pasivo con UTE, un pasivo con ANTEL, no se podía deducir y los entes pagaban impuesto al patrimonio sobre eso. Ahora se permite deducir. También voy a poder seguir deduciendo las obligaciones negociables pero se le imponen algunas condiciones adicionales, no alcanza con que se hayan emitido por suscripción pública y coticen en bolsa sino que se les ponen un par de condiciones más. El resto de las restricciones a la deducción de pasivos permanece incambiado.

IMPOSICION AL CONSUMO

En lo que tiene que ver con la imposición al consumo, la tasa básica del IVA baja del 23 al 22 % y la mínima del 14 al 10%.

En la Cámara de Diputados se incluyó en la exoneración del IVA la carne de ave y cerdo que no tenía exoneración, cuando lo disponga el Poder Ejecutivo.

Si bien se reducen las tasas, se incorporan algunas hipótesis al elenco de bienes y servicios gravados. Los servicios de salud van a estar gravados a la tasa mínima. También el transporte terrestre de pasajeros y la primera enajenación de inmuebles efectuada por empresa. Esos son todos conceptos nuevos que pagarán IVA a la tasa mínima.

Se incorporan a la tasa básica la leche larga vida comercializada en envase Tetrapack y la leche saborizada. El suministro de agua que excede el consumo mínimo también resulta gravado por el IVA a la básica. Las yerbas compuestas (quienes toman mate con yerba y yuyos si los yuyos son más del 15%, pasa a estar gravada a la básica). También se grava con el IVA al 22% los intereses por crédito social del BROU.

Otras modificaciones importantes: Hay un cambio en una disposición que se llama la regla del tope, que estaba establecida por decreto y que era ilegal. Ahora esa regla del tope pasa a tener rango legal. Esta regla afecta a los contribuyentes que venden bienes a la tasa mínima y compran insumos a la tasa básica si al cierre de ejercicio tienen un exceso de IVA comprado sobre el IVA vendido. Un contribuyente normal (compra y vende a la tasa básica) ¿qué hace con ese exceso? lo traslada al ejercicio siguiente.

Si ese exceso se debe a diferencia de tasas no se puede trasladar al ejercicio siguiente convirtiéndose en un factor de costo. Hay que hacer un cálculo. Si el exceso es porque compra a la básica y vende la mínima, no se puede deducir y es un costo. Esto que era ilegal afectaba por ejemplo el sector de laboratorios, y algún otro sector.

Ahora eso tiene rango legal, pero se exceptúa su aplicación a la enajenación de inmuebles, a las frutas, flores y hortalizas, los servicios de salud y el transporte de pasajeros.

Por último a las empresas del literal E se las designa contribuyentes del IVA, facturan con IVA, deducen IVA compras, hacen su liquidación pero si el impuesto a pagar les da menos que $ 1.380 tienen un IVA mínimo de $ 1.380 que no da lugar a crédito. Con la particularidad de que quienes contraten con esas empresas en principio no van a poder deducir el IVA compras. Ahí también hay una facultad para que el poder ejecutivo establezca qué tipo de compras van a dar lugar a la deducción.

También esta la eliminación del COFIS. Ahí con la eliminación del COFIS simplemente un comentario: ¿cómo va a incidir la eliminación del COFIS? Si nos ponemos a hacer historia se acordarán que el COFIS se creó cuando a la industria manufacturera se le eliminó totalmente el aporte patronal que estaba en el 6,5 %.

¿Qué se dijo en ese momento? Si hacemos un poco de memoria, recordaremos que se decía que no iban a aumentar los precios al consumo. Como el consumo final no está gravado por el COFIS, en esa etapa se genera un costo adicional por el COFIS comprado en la etapa anterior que no se puede deducir. Se nos decía que no iban a subir los precios. Se iba a procurar que el minorista pasara ese costo para atrás al mayorista, y el mayorista se lo pasara al fabricante, de forma tal que el fabricante que se veía favorecido con la eliminación de aportes patronales podía afrontar este mayor costo como forma de empatar.

Si la historia fue como nos la contaron, si fue así, el industrial que va a decir hoy?. Me aumentaron las cargas sociales, lo que perdía por COFIS, ahora lo empiezo a recuperar, o sea que el traslado a precio de la eliminación del COFIS difícilmente se verifique.

IMPUESTOS DISTORSIVOS

Se eliminan impuestos distorsivos. Esto es positivo, pues le hace bien al desarrollo de los negocios. Se derogan el IMABA y ICOSIFI, se deroga el ITEL – impuesto a las telecomunicaciones. Se faculta al Poder Ejecutivo, para derogar el impuesto a la compra de moneda extranjera de los organismos públicos y el impuesto a los ingresos de las compañias de seguros, incluso tiene facultad para empezar a disponer ya reducciones de tasas de estos impuestos y también se reducen los aportes jubilatorios patronales de las empresas del Estado. Esto también hace a la eficiencia de los organismos y debiera traducirse en menores tarifas públicas.

APORTES PATRONALES

En materia de aportes patronales se unifica el aporte patronal jubilatorio en el 7,5%, con lo cual obviamente, hay sectores que se perjudican como la industria, el transporte terrestre de carga y el agro, y otros se benefician como el comercio y los servicios. Si somos empresas exportadoras y en el último ejercicio cerrado en el 2006, las exportaciones superaron el 90%, el proyecto establece un gradualismo en la unificación del 7,5%, es decir, desde el primero de enero del 07 se aporta un 4% y se llega al 7,5% al primero de enero del 09, este era uno de los gradualismos que se reclamaron desde distintos ámbitos en la aplicación de estas normas y por lo menos en este caso eso fue acogido.

Veamos un tema importante que había pasado inadvertido en el proyecto de reforma, no era que no estuviera, pero ahora quedó mucho mas explícito y es la eliminación de los aportes patronales jubilatorios a ciertas partidas que hoy están exoneradas. Se acuerdan de esas partidas que se pueden pagar como complemento del sueldo hasta el 20 %, y que están exoneradas de aportes (los tickets mutuales, la asistencia sanitaria, alimenticia, los ticket alimentación, los ticket de transporte, el seguro de vida). Todas esas partidas ahora pasan a tributar aportes patronales jubilatorios.

Dos menciones, la primera, continúan exoneradas para el resto de los aportes patronales o sea que solamente se gravan con el aporte jubilatorio. La segunda: continúan exoneradas por aportes personales, con lo cual para el empleado igual es más beneficioso continuar recibiendo una parte de su salario con estas prestaciones.

Y el aporte jubilatorio se va a aplicar en forma gradual, 0% hasta el 1 de enero del 09, ahí arrancamos con un 2,5%, el 1 de enero del año 10 arrancamos con un 5%, y a partir del 1 de enero del 2011, la tasa a full, 7,5%.

MAYORES COSTOS

Otro aspecto que va a pegar en las empresas, son los mayores costos administrativos que se van a venir y van a estar derivados de la obligación de liquidar y retener el impuesto a la renta de no residentes y el impuesto a la renta de personas físicas. El impuesto a la renta de personas físicas y el impuesto a la renta de no residente, en todo el mundo funcionan más o menos de la misma manera, a través de retenciones para que sean eficientes y no haya que fiscalizar a todos los contribuyentes, sino a muchos menos.

Entonces se adoptan las figuras de los responsables, los agentes de retención, etc.

El proyecto ya dispone que las empresas van a tener que retener el impuesto a la renta de no residentes y en las normas del impuesto a la renta de personas físicas también se establece que van a haber declaraciones juradas liberatorias. La idea es que a las empresas se las designe agentes de retención del impuesto, liquiden el impuesto, paguen el impuesto, y en definitiva en el caso de que la persona solo tenga rentas personales derivadas del trabajo en la relación de dependencia, en esos casos no van a tener que presentar declaración jurada.

En definitiva hay un traslado de la carga administrativa y del control desde el Estado hacia las empresas y ese es un mayor costo que las empresas van a afrontar y que de alguna manera también van a distorsionar en algo los ciclos contables y administrativos.

RESUMEN

En resumen entonces, ¿cómo impacta la reforma sobre las empresas?

Se difiere parte de la imposición a las ganancias 5,25% al momento de la distribución. El 5,25% lo diferimos en el tiempo hasta que distribuimos la ganancia, lo cual es un aspecto positivo.

Se incluyen actividades que no estaban alcanzadas ni el IRIC, ni en el impuesto a las comisiones básicamente otros prestadores de servicios personales. Esto obviamente a quienes le pega le duele, pero en favor de la equidad horizontal es un aspecto positivo.

Los sujetos alcanzados por impuesto a las comisiones ahora van a pagar el IRAE o el impuesto a la renta de las personas físicas.

¿Quiénes pagarán más? Quienes tributen el IRAE, y tengan un margen de ingresos más o menos del orden del 35 – 36 %. Si tengo un margen de ingreso superior a ese 35-36% (yo hice una cuenta muy rápida), voy a pagar más. Si tengo un margen sobre ingresos menor voy a pagar menos la realidad indica que los márgenes son mayores a esos.

¿Por qué? Porque antes pagaba el 30 del 30, ahora pago el 25 del margen, entonces depende cual es ese margen que nos da el punto del corte.

Si en cambio tributábamos antes impuesto a las comisiones, y ahora tributamos impuesto a la renta de persona física, si hay ingresos anuales mayores a 23.000 dólares mas o menos ese es el punto de corte, mas de 23.000 dólares empiezo a pagar mas por el impuesto a la renta de personas físicas, menos de 23.000 dólares anuales, pago lo mismo o menos. Y bueno pagaran menos los que están por debajo de 23.000 dólares.

Hay criterios mas restrictivos, para la deducción de gastos, eso es negativo, -dedito para abajo, flechita para abajo-.

Se alarga el período de arrastre de pérdidas fiscales, eso es positivo.

Se introduce la normativa en materia de precios de transferencia, creemos que es positivo, en aras de la transparencia y de fijar criterios claros cuando las empresas tienen operaciones con partes vinculadas o que no pase que después vengan las instancias inspectivas y pretendan reliquidar hacia atrás.

Se extiende el incentivo por inversiones en el sector de comercio y de servicios.

En general se flexibiliza este incentivo para todos los sectores, esto es positivo, la flexibilización viene dada porque si no hay utilidades fiscales suficientes y no se puede tomar el beneficio en el año de la inversión se puede tomar en los dos siguientes.

Está la posibilidad de abatir el impuesto al patrimonio empresario a condición de nominatividad y propiedad de capital en mano de personas físicas, lo cual es positivo.

Va a haber cambios en el poder de compras de los consumidores, por modificaciones en la imposición al consumo y la introducción del IRPF que incidirá en las ventas de las distintas empresas. Acá habrá que ver cómo le va a cada uno en la feria, es decir, quienes son mis consumidores, cómo les afecta a mis consumidores las modificaciones en la imposición al consumo.

También les va a cambiar el ingreso disponible por efecto del impuesto a la renta de las personas físicas. Si yo vendo determinados bienes, un paquete turístico, vacaciones, etc., seguramente el sector al cual le vendía eso, ahora va a tener menos plata para gastar en eso, y es así con cada uno de los sectores. Si vendo productos masivos de la canasta familiar debería aumentar el consumo.

La eliminación de los impuestos distorsivos también es algo positivo.

Los cambios en los niveles de aportación patronal afectan de forma diferente a las distintas empresas. La gravabilidad de las partidas exoneradas son mayores costos a las empresas. Estamos hablando de las partidas exoneradas que complementan el sueldo, que se gravan sólo en forma gradual por aportes jubilatorios. La equiparación de las tasas de aportación que es bueno desde el punto de vista de la equidad horizontal, en definitiva, a algunos los va a dejar contentos y a otros con algún lagrimón.

Por último, el tema de los mayores costos administrativos le va a pegar a todas las empresas.

VIGENCIA

Por último la vigencia: No vamos a decir mucho mas de lo que dice el proyecto de ley. ¿Qué dice el proyecto? ¿Cuál es la única fecha que por ahora se ha manejado?…. bueno, la vigencia general a partir del 1° de enero del 2007, el IRAE para ejercicios que inician a partir del 1° enero del 2007, y aquellos contribuyentes nuevos que caen en el IRAE que antes obtenían rentas puras de capital o rentas puras del trabajo y tienen un ejercicio distinto al 31 de diciembre por ejemplo, cerramos ejercicio el 30 de setiembre, ahí si esto entrara en vigencia el 1° de enero voy a tener un ejercicio 1° de enero – 30 de setiembre gravado por el IRAE.

Esto es todo, muchas gracias, y ahora quedamos abiertos a las preguntas.

Pregunta:

Con respecto al último punto, para IRAE en ejercicios iniciados a partir del 1° enero de 2007, si la reforma empezara el 1° de julio de 2007, las empresas que tienen ejercicio económico, que arrancan con fecha anterior a esa, pongamos el ejemplo que empieza el primero de enero de 2007, arrancaría al año siguiente la reforma.

Respuesta:

Ese aspecto, va a tener que ser contemplado puntualmente, porque sino la norma que está redactada con el 1° de enero ya carece de sentido y habría que aplicar normas generales. Yo supongo que si hay un corrimiento se va a hacer un corrimiento armónico; sino ahí tendrías que ir por normas generales del código tributario, y aplicar el régimen vigente al cierre de ejercicio. Eso sería la teoría, pero es de suponer que si hay un corrimiento, como hay dos o tres o cuatro fechas que están todos encadenadas, debieran moverse en bloque.

Pregunta:

Con respecto a aportes a la seguridad social, no dice nada, y entiendo que no se deroga, la parte de aportes patronales hasta el tope de 41.000 y pico de pesos, sigue vigente ese tope ¿no se deroga para nada?

Respuesta:

Eso tiene que ver con el régimen jubilatorio, eso no tiene cambio.

Lo que si tiene un cambio beneficioso en la liquidación del IRAE, porque hoy tenías un tope para deducir las partidas, y ahora eso se deduce un 100%, ahí hay un efecto positivo.

Un aspecto de los aportes; Cuando hablamos de la unificación, me faltó decir que la reforma elimina exoneraciones en general, o sea que además de las partidas complementarias al sueldo que están tratadas específicamente en la norma, las entidades que tengan aportes patronales no jubilatorios en regímenes diferenciales (por ejemplo, la industria que aporta a DISSE, en 2,5 %) verán caer las exoneraciones parciales o totales. Eso es automático, porque se derogan, con carácter general, todas las exoneraciones.

Pregunta:

Sobre la imposición sobre los dividendos, y le pido disculpas porque no soy contador y por ahí no pregunto en forma adecuada, quiero que me ratifique, la situación de las sociedades de Zona Franca, entendí que quedan fuera de la imposición de esos dividendos.

Respuesta :

En el impuesto a las rentas de las personas físicas y en el impuesto a la renta de no residente, se exonera con carácter general la percepción de dividendos y utilidades excepto cuando son distribuidas por contribuyente del IRAE, por rentas gravadas por el IRAE. Como las sociedades de zona franca están exoneradas del IRAE, quien perciba dividendos o utilidades de un usuario de zona franca, no va a tener que pagar ni el impuesto a la renta de persona física ni el impuesto a la renta de no residente porque aplica la exoneración. ¿Está claro?

Pregunta :

Está claro, la otra pregunta era en el mismo tema ¿qué pasa con el accionista del exterior que en su país de origen no existe impuestos sobre los dividendos?

Respuesta:

Eso del condicionamiento a la situación en el exterior por impuesto a la renta y la obtención del crédito fiscal no corre más. Ahora en definitiva si un contribuyente del IRAE distribuye un dividendo, a un no residente, tendrá que actuar como agente de retención del impuesto a la renta de no residentes sin preguntarse en qué país está domiciliado o cual es su situación con respecto al impuesto a la renta.

Pregunta :

Con respecto al impuesto al patrimonio entendí que los saldos acreedores por importaciones ¿se van a poder deducir ahora?

Respuesta:

No, no, no. Esa situación está igual. Yo simplemente me referí a las modificaciones. O sea, los pasivos financieros que hoy podemos bajar son el promedio de deudas locales y deudas en el exterior a condición de que paguen IMABA. Al derogarse el IMABA, sólamente podremos deducir el promedio de los pasivos con entidades locales.

Si son préstamos del exterior, por otro lado se abre la posibilidad de deducir sólo algunos, como por ejemplo préstamos de bancos estatales que financien proyectos productivos de largo plazo y eso lo voy a poder deducir. La otra innovación son los saldos con sujetos del Estado, digamos, las empresas estatales. Si la empresa estatal a la que le debo es contribuyente del impuesto al patrimonio, lo vamos a poder bajar, y las obligaciones que se emitan con suscripción pública y cotizan en Bolsa que hoy las podemos bajar, con la reforma también las podemos bajar, pero se le ponen alguna condición más. El resto permanece igual, o sea que los saldos por importación son no deducibles para el impuesto al patrimonio.

Pregunta:

Con respecto a las remuneraciones deducibles ahora se va a poder deducir las que están gravadas por el impuesto a la renta a las personas físicas ¿verdad?

Respuesta:

Si

Pregunta:

Ahora, agrega allí que solamente aquellas que estén gravadas por aportes jubilatorios. ¿Eso es una excepción a la regla?

Respuesta:

No, yo creo que ahí lo que se recoge es el mismo concepto que hoy existe. No se pueden deducir aquellas partidas, por lo que no se hagan los aportes previsionales correspondientes Si no se hacen aportes porque están exoneradas, entiendo que se deducen igual que hoy.

Pregunta:

Una consulta de nuevo con el 7 %, quería confirmar. Entonces en el caso de los despachantes de aduana que son de los que pueden optar, o las asociaciones de profesionales que podríamos optar y optamos por IRAE: no quedaríamos nunca en el 7 %, entonces?

Respuesta:

Depende de la forma jurídica.

(sigue la respuesta)

… si sos una unipersonal, no hay problema

(voz de la pregunta)

… o sea que no existe, es sólo un 25….

Sólo un 25, y si te asociás en una sociedad de hecho o una sociedad civil, y no tenés ningún socio no residente, son todas personas físicas uruguayas, no aplica el 7 %. En cambio, si adoptaras una forma de sociedad comercial, ahí, tributa siempre la tasa complementaria.

Pregunta:

En el caso del servicio profesional, después del tope, ¿es obligatorio preceptivo el IRAE, en lugar del impuesto a la persona física?

Respuesta:

Sí, si se supera el tope. Vamos al IRAE por todo.

(pregunta) …¿está establecido ya el tope?…

(respuesta) … no, no, el tope no está establecido.

(pregunta) Automáticamente se cae el impuesto al patrimonio empresarial, también

(respuesta) …. Automáticamente se entra en el impuesto al patrimonio empresarial, si.

(pregunta) … y ¿cómo juega con el impuesto al patrimonio general, de la persona física?

(respuesta) … y, juega igual que hoy juega el impuesto empresario y el impuesto personal del empresario. Todo el patrimonio afectado a la actividad empresarial, paga el 1,5, y eso en la liquidación del impuesto personal, no juega. Todo ese patrimonio está exonerado en el impuesto al patrimonio personal.

(pregunta) …. En el caso del profesional en el impuesto al patrimonio empresarial qué se computa?

(respuesta) ….iría todo el mobiliario, las cuentas a cobrar, el capital de trabajo, digamos. Eso paga en cabeza de la Empresa, abate con el impuesto a la renta. En cabeza de la persona física, en el Impuesto al Patrimonio de la persona física no tiene incidencia.

(voz de la pregunta)…. Motivo más para tener un contador al lado ¿no? Motivo más para tener un contador que nos asesore…

(respuesta) …. No es tan difícil, no es tan difícil

Pregunta.

En el caso de las actividades que hoy tributan impuestos a las comisiones y que tienen retenciones por el 100% del impuesto a las comisiones, qué impresión tiene usted, o si ya tiene algún adelanto de parte del equipo económico de cómo funcionaría porque hoy, el organismo recaudador recauda el 100% del impuesto de la comisiones en esa actividad, me refiero a los corredores de seguros en particular, que las compañías son un quince, y hay 3000 corredores. Hay quince compañías que tributan por los 3000 corredores todo el impuesto a las comisiones que podíamos decir que es el impuesto a la renta que tiene otro nombre, a su vez retiene el 90% del IVA -las compañías- quiere decir que el contribuyente y el corredor de seguros juega con un 10% es un caso excepcional en la empresa que es contribuyente. Parece práctico que siga un sistema similar, porque sino hay que liquidar, pero si hay un sistema similar y es por tramos va a ser complicado porque cada corredor trabaja con varias compañías y la compañía tendría el porcentaje que corresponde, la escala lo que cobró ese mes la compañía. ¿Pero no existe la posibilidad de que siga un régimen de renta neta ficta para algunas actividades como esta?

Respuesta:

Yo creo que se van a establecer porcentajes de renta ficta en todos esos casos. No conozco números pero sin duda que van a haber porcentajes, obviamente lo difícil es, siempre que se ponen situaciones de retención, como esas situaciones generales aplican cada caso particular. Yo creo que se van a determinar porcentajes que de alguna manera que contemplen el promedio de las situaciones.

Pregunta:

Eso implicaría que no habría que reliquidar por parte de este contribuyente. Con lo que le retienen, le retendrían el 100% de la obligación.

Respuesta:

Y eso también lo va a establecer la reglamentación En definitiva, si el porcentaje se fija de tal modo que equivale a la renta definitiva será una declaración libratoria si es sólo parcial o si ese sujeto tiene otras rentas, ahí si necesariamente va a tener que presentar una declaración jurada complementaria.

Pregunta:

Para el caso, de que una sociedad anónima distribuye dividendos, hemos hablado de la tasa del 25% más la del 7% que sumarían un 30,25 verdad? Ahora ese 7%, se calcularía sobre los resultados contables, entiendo, y no sabe los resultados fiscales.

Por lo cual esa tasa del 30,25% podría llegar a ser superior también, dependiendo de la dualidad de los resultados fiscales contables no?

Respuesta:

Si empiezan a tener dudas en este tema los propios contribuyentes vamos mal.

¿Porqué decimos esto? Como está redactada la norma, la tasa se aplica a las rentas gravadas por el IRAE. Entonces debiera ser un mecanismo igual al que hoy se aplica a las sucursales y a las sociedades personales cuando pagan utilidades. Es una tasa complementaria y lo que grava es lo que se gira contablemente pero hasta el tope con la utilidad fiscal.

Como está la redacción de la ley, yo creo que no habría margen, sería ilegal un decreto que dispusiera que lo que se grava es el giro contable. Es decir, lo que debiera decir la reglamentación para adecuarse a la ley es que lo que se grava es el giro contable con el tope de la utilidad fiscal. Porque sino ahí la imposición, coincido contigo, se estaría imponiendo por decreto, estaría contradiciendo lo que dice la ley. Por eso yo, acá lo presenté en forma definitiva.

Pregunta:

En referencia a la compra y venta de inmuebles, cuando se compran inmuebles se compran por un precio y se venden por otro, ¿eso está gravado, la diferencia?

Respuesta:

Sí, si esa actividad cae dentro de las reglas de habitualidad en la venta de inmuebles pagará IRAE de la misma manera que hoy ya pagaba la misma actividad el impuesto a la renta de industria y comercio, si la venta la hace la persona física en forma ocasional que no constituye habitualidad la diferencia entre el precio de venta y el precio de costo ajustado como lo establece la norma y sacándole el impuesto a las trasmisiones patrimoniales eso paga IRPF a la tasa del 12%.

Pregunta:

Si hay habitualidad sería igual que el régimen actual?

Respuesta:

Y si hay habitualidad, lo mismo que hoy se cae en el IRAE, como hoy se cae en el IRIC, se cae en el IRAE, renta neta a la tasa del 25%.

La particularidad que establece el proyecto dentro del IRPF es que si estamos vendiendo inmuebles que fueron adquiridos antes de la entrada en vigencia de la reforma ahí la renta se puede tomar por el 15% del precio de venta, o sea, que a ese margen de utilidad del 15% le aplico el 12% y me da un 1,8 sobre el precio de venta.

Pregunta:

Pero yo había leído en un artículo de prensa que se deducía el valor de catastro, ¿puede ser?

Respuesta:

No lo que dice es que el precio de venta que se va a tomar no podrá ser inferior al valor de catastro.

Lo que se está tratando de evitar justamente es la subdeclaración del precio de venta, por lo menos el mínimo tendrá que ser el valor de catastro.

Ese es el mínimo valor de venta que se puede declarar.

Y la otra particularidad que se agregó en el proyecto fue respecto de que las ventas del inmueble en el cual uno reside, o sea la venta del inmueble para residencia permanente. Cuando vendemos ese inmueble si la venta de ese inmueble no supera una cifra de alrededor de 80.000 dólares y destinamos antes de un año fondos por lo menos en un 50% a comprar una nueva vivienda permanente cuyo valor no supera los 120.000 dólares esa transacción de venta queda fuera del impuesto a la renta de personas físicas.

Pregunta:

Una sociedad que reparte dividendos, por ejemplo una sociedad anónima que tiene como ingreso dividendos por participar en el capital de otra sociedades anónimas.

Cuando esta sociedad anónima reparte dividendos a accionistas del exterior, si está gravado o no está gravado?

La sociedad participada es por ejemplo una empresa marítima cuyas rentas están exoneradas hoy por el impuesto a la renta.

Respuesta:

Yo te planteo el caso mas crudo, supongamos que la empresa participada no esta exonerada. Distribuye el dividendo al accionista es una sociedad local. Esas rentas (el dividendo) en cabeza de la segunda sociedad local es una renta exenta, porque la exoneración a los dividendos en el IRAE se mantiene. Entonces, cuando esa segunda sociedad distribuye el dividendo si aplicamos estrictamente la norma ésa es una renta exenta, la distribución de esa renta no quedaría alcanzada por la tasa complementaria, pues se trata de la distribución de un dividendo correspondiente a una renta exenta de IRAE. Hoy como está la norma ahí se provoca una zona de no gravabilidad de esos dividendos, yo creo que de alguna manera eso va a ser ajustado, porque sino sería muy fácil interponer una sociedad anónima entre una sociedad anónima y el accionista y por esa vía si lo único que hace es eso, no pagaría la retención. No sé si se entiende.

Si una sociedad anónima distribuye al accionista persona física el accionista tiene que pagar el 7%. Si, en cambio, distribuye a otra sociedad anónima, para la segunda sociedad anónima son rentas exentas. Cuando ésta distribuya a su vez al accionista, como la tasa complementaria aplica a rentas gravadas por el IRAE, estrictamente el accionista no debería tributar. Si lo único que hace la sociedad es ser tenedora de esa sociedad el accionista final no debería tributar. Seguramente haya sido un hueco inadvertido, por lo que yo creo que esto tiene corta duración.

Pregunta:

Quería saber a dónde fue a parar los incentivos para la capacitación del personal que son un elemento necesario para mantenerse.

Respuesta:

No, esos están iguales y los cursos de capacitación se deducen a una vez y media en forma bonificada, eso permanece. Nosotros dijimos que hay dos artículos el 21 y el 22 del proyecto que establecen excepciones a la no deducción de gastos y que además en materia de las deducciones bonificadas se mantienen todas, y se las unifica en una vez y media.

Pregunta:

Quería saber, una empresa que contrata hosting en el exterior la deducibilidad en el IRAE.

Respuesta:

En ese caso si tú contratás un servicio prestado en el exterior, se agregó una complicación adicional con la extensión del criterio de la fuente. Esa norma a la que hice referencia que establece que los servicios prestados desde el exterior vinculados con actividades gravadas ahora se consideran rentas de fuente uruguaya imponen que esos servicios tengan una retención del 12% en carácter del IRNR. Esa redacción es tan amplia, que si por ejemplo tú fueras al exterior y te alojás en un hotel, y comés en un restaurant, haces un viaje de negocios, tendrías que estar pagando un 12%, reteniendo un 12% del IRNR, que es inviable, no estaba pensada para eso la norma.

Lo que ha trascendido es que de alguna forma eso va a ser objeto de acotamiento o de precisión en el decreto reglamentario.

Aparentemente, lo que se quiso ahí fue incluir los servicios técnicos, los asesoramientos prestados desde el exterior hacia Uruguay. Si dejamos por un momento de lado esa extensión de la fuente, un servicio prestado desde el exterior hacia el Uruguay no tiene retención entonces para deducirlo hay que ver si hay una imposición efectiva en el exterior; si a ti te prestan esto una sociedad de un paraíso fiscal no lo vas a poder deducir, si lo prestan desde un país dónde tenés una tasa efectiva del 10% vas a bajar 10/25, si la tasa es superior al 25% vas a bajar el 100%.

Pregunta:

¿Por ejemplo en EE.UU cuál es la tasa de gravación?

Respuesta:

No, en EE.UU. es superior al 25%, ahí deducís 100%. Si esa figura o la que fuera entra en la hipótesis de extensión del criterio de la fuente de entrada tenés que retener un 12% o sea que ya vas a deducir 12/25 nada más. Pero si está a su vez gravado en el exterior ahí también mirás la tasa del exterior, porque si te supera al 12 la proporción de deducción para ti es mayor. Si en el exterior fuera EE.UU. entra dentro del caso de la extensión, tú retenés un 12 acá pero en EE.UU va a estar gravado a una tasa superior al 25% ahí vas a deducir el 100%.

O sea que va a haber que analizar en cada caso en particular y ver cual es la situación tributaria en el exterior y cómo va a quedar la figura esa de la extensión del criterio de la fuente, a ver si aplica el 12 o no aplica el 12.

Pregunta:

O sea, que por ahora ¿hay que esperar el decreto?

Respuesta:

Si, así es.

Cr. Marcelo Lombardi

¿Alguna otra pregunta?

Entonces les agradecemos la asistencia aquí. Vamos a proyectar una nueva actividad sobre el impacto de las personas físicas en la reforma tributaria. Muchas gracias.

PREGUNTAS SEMINARIO DEL 29 DE NOVIEMBRE

Pregunta

         No, todo en base a presentación de normas NIC. Que una de las cosas puede ser ajustar por inflación y bla, bla, bla, donde un estado contable te cambia totalmente. A los efectos de liquidación del IRAE hay que seguir con la contabilidad histórica o se puede hacer sobre, por ejemplo un estado contable que de hecho que no ajuste por inflación.

Respuesta

Tu podés tener el sistema contable que quieras o el que te marquen el elenco de normas contables adecuadas. Para liquidar el impuesto vamos a tener que hacer los ajustes porque el impuesto se va a tener que liquidar sobre la renta medida con criterios fiscales, o sea, que necesariamente hay que deshacer la contabilidad y ajustar todas aquellas partidas, seguimos igual que antes, mayores costos administrativos también por ese lado.

Pregunta

Mi duda es sobre la distribución de dividendos. Por un lado están gravados al 7 % cuando se produce la distribución. Y por el otro lado, si no entendí mal, el que recibe esos dividendos estaría gravado al 12 % como renta de capital.

Respuesta

No, digamos, la distribución de dividendos solamente está gravada la renta, como dividendos solamente está gravada en cabeza del impuesto a la renta de personas físicas y del impuesto a la renta a no residentes, cuando se distribuye por un sujeto pasivo del IRAE correspondiente a las rentas gravadas por el IRAE. Cualquier otra distribución no está gravada ni por el impuesto a la renta de persona física ni por el impuesto de no residente. No hay una tasa del 12 % sobre la distribución de dividendos. El 12 % es la tasa de no residentes o la tasa de renta de capital de persona física, pero sobre las rentas gravadas, intereses, arrendamientos, etc.

Pregunta

No hay una doble imposición, digamos

Respuesta

         Los dividendos, lo único que existe es este 7 %. Ahí si hay un fenómeno de doble imosición: tenés el 25 % a nivel de la empresa y el 7 % cuando se distribuyen, pero a condición de que sean utilidades generadas a partir de la vigencia, que el que pague sea contribuyente del IRAE, que no sea alguno de los sujetos no alcanzados, algunos prestadores de servicios personales, algunas sociedades personales de pequeña dimensión, o sea que hay excepciones ¿ta? O sea que la gravabilidad por el 7 % es una excepción a la exoneración, si tu querés, amplia que darle a los dividendos ¿ta?

Pregunta

En el caso de las sociedades que brindan servicios personales en la cual tu hablaste de un tope que obligaría a aportar por IRAE. El tope ese ¿está referido al ingreso personal de cada uno de los integrantes de la sociedad?

Respuesta

         Al tope de ingresos de la sociedad. Que todavía no está determinado, se va a fijar por decreto, pero debiera tener alguna relación con la última franja del impuesto a la renta de persona física si uno mira cuales son los ingresos que pasan a tributar el 25 %, por ahí puede venir alguna pista de por dónde puede venir ese tope.

Pregunta

Mi duda es respecto a los impuestos ….

(se interrumpe la pregunta y sigue aparentemente respondiendo a la anterior)

Respuesta

Claro, porque ahí, digamos, si el contribuyente es la sociedad  o la actividad está organizada está organizada como sociedad, si supera el tope de ingresos, quien supera el tope de ingresos es la sociedad. Entonces es la sociedad la que preceptivamente queda incluida en el IRAE y liquida el 25 %. Si no supera el tope de ingresos, bueno ahí los socios tendrán que ponerse de acuerdo que hace, y la opción la toma la sociedad. Si hubiera oposición entre los socios, no se, se tiene que resolver como cualquier aspecto de la vida de las sociedades. Porque está previsto en el proyecto que quien tiene la opción es la sociedad, o sea que si ganan los socios que queden impuestos al renta de personas físicas la sociedad toma la opción: impuesto a la renta de personas físicas, y va a tener que asignar a cada uno de esos socios la renta o el ingreso, eso es lo que la reglamentación va a decir cómo se hace la imputación. ¿Quedó claro?

Pregunta

Respecto a las comisiones pagadas al exterior, en un principio, por la reforma estarían incluidas dentro del impuesto a la renta de no residentes. El texto, así como está expresado en la reforma ¿está dejando algún margen como para que el decreto reglamentario establezca que las comisiones estarían fuera?

Respuesta

         Si. La reforma tributaria tiene un artículo que dice que el Poder Ejecutivo se reserva la facultad de disponer gastos que se deduzcan fuera del límite, digamos, general de gravabilidad del otro lado ¿no?. O sea que está previsto, incluso sabemos que hay gestiones de la unión de exportadores que fueron recibidos por el Ministerio y bueno, el Ministerio obviamente estas cosas las tiene identificadas y listadas y la idea es que el decreto reglamentario lo vaya ajustando partiendo de la base del caso a caso. Yo supongo: las comisiones de exportaciones en general van a tener un tratamiento, los fletes de exportación, las contrataciones con las agencias marítimas, capaz que no es el 100 % de la deducción, capaz que es una deducción condicionada, eso es objeto de la reglamentación, las diferencias de cambio, que no se puedan deducir las diferencias de cambio por saldos de importación, digamos, y que al mismo tiempo generen esos pasivos ganancias por inflación, no es razonable. Eso se va a estar subsanando o contemplando en la reglamentación.

Pregunta

         Yo no se si entendí bien en el caso de los pequeños contribuyentes, literal E. Seguro no se puede, quien le compre, no puede descontar el IRAE. ¿no?

(R) …..Si es un gasto, no lo puede descontar…..

No lo puede descontar… Ahora, eso va a generar IVA…

(R) …. Eso va a generar IVA…

Y el IVA ¿tampoco lo puede descontar?

(R) Tampoco lo va a descontar salvo que el Poder Ejecutivo, que la idea es establecer algunos rubros, que si se van a poder descontar.

…. ¡Más discriminado, imposible!

(R) … con carácter general no se van a poder deducir. Disculpas por las malas noticias…

Pregunta

         Esta es un poco jurídica la pregunta ¿no? Pero tengo entendido que el proyecto actual aprobado por Diputados, cuando define la materia imponible a la renta de capital mobiliario, excluye expresamente la participación en las empresas….  

(R) ¿la participación…?

         … es decir, el producido de la participación de los titulares de las personas físicas en empresas sujetas al IRAE. ¿es así?

(R) Si

… ¿cómo es (….. no se entiende) se aplica después la tasa del 7 % a los dividendos?

 (R) Porque en la misma norma, digamos, eso ha quedado un poco, supongo yo, por un error de redacción, de ajuste, ¿no?

… estoy de acuerdo…

(R) … en la misma norma, en la misma ley, los dividendos, con todas estas condiciones se le impone una tasa del 7 %.

… pero no es materia imponible…

(R) no, no, ahí hay un error, digamos, de compaginación de las normas que, yo supongo, que si no se quieren cometer ilegalidades, van a tener que ser subsanadas.

… si no se aprueba, digamos, si se aprueba esta etapa en el Senado tal como está propuesto, ¿cuál es la chance, digamos,  del contribuyente en ese caso?

(R) Y ahí la chance teórica del contribuyente es de… ¿eh?

… marche preso….

(R) no, se podrán interponer los recursos, yo supongo que eso va a ser objeto de una corrección a nivel, digamos, rápido del texto. Hay muchas cosas que si uno mira la ley en definitiva, con estas aproximaciones sucesivas, digamos, y en diferentes ámbitos, que hay algunas contradicciones, ¿no? Ese es un tema que se va a tener que ajustar rápidamente, si no si, se podrían crear ese tipo de situaciones ¿no? Lo que él dice es que tanto en el impuesto a la renta sobre todo de persona física por algún lado se exoneran los resultados de participación en empresas, y después, cuando a nivel, digamos, de lo que son las rentas comprendidas en el impuesto, y luego la imposición del 7 % uno la encuentra en el artículo donde está la tasa del impuesto ¿no? Entonces, bueno, a nivel de la materia imponible no están y sí están, digamos, en el artículo de la tasa, lo cual es una gruesa inconsistencia desde el punto de vista legal. Eso, seguramente se vaya a corregir.

Dudas… no hay más… la última…

Pregunta

¿Cuál será el tratamiento para una persona física que realiza prestaciones en el exterior y que son abonados por una empresa que tributa IRAE?

Respuesta

         Una persona física, si desarrolla una actividad en el exterior, paga un contribuyente del IRAE, primero vamos a ver cómo se reglamenta el tema éste de la extensión del criterio de la fuente. Si quedara como está la redacción de que los servicios prestados desde el exterior a contribuyentes del IRAE vinculados con actividades grabadas por el IRAE eso es renta de fuente uruguaya, la empresa uruguaya va a ser designada agente de retención, ya está designada por el impuesto a la renta de no residente cuando le paga el servicio le retiene el 12%, partiendo de la base de que esa persona es no residente. Si fuere un residente uruguayo que está prestando una actividad desde el exterior ahí no va a tener que hacer la retención y la persona física uruguaya en su liquidación verá si esas son rentas de fuente uruguaya o no. Si son renta de fuente uruguaya liquidará él en la la categoría servicios si se reputan rentas de fuente extranjera no tributará. Pero si estamos pensando en un sujeto del exterior, ahí la retención del impuesto va a ser hecha por la empresa uruguaya que pague por el servicio.

Pregunta

¿No me quedó claro, para una empresa de servicios que esté comprendida en el IRAE, en la deducción de gastos de alquileres que pueda tener de locales, cómo le va a permitir la deduccion?.

Respuesta

Una empresa contribuyente del IRAE, con independencia del giro cuando tiene un gasto por arrendamiento, la deducción… si ese arrendamiento se paga a una sociedad que es contribuyente del IRAE, si el que arrienda es contribuyente del IRAE, una sociedad de tipo comercial por la forma es contribuyente del IRAE, ahí se deduce el 100%, porque el otro tributa a la tasa del 25%, si quien arrienda es una persona física, o una persona del exterior, una persona física residente esas rentas estan gravadas en cabeza de la persona física o del no residente a la tasa del 12%. Seguramente ahí impongan la obligación de retener el 12%, y tu vas a deducir en la proporción de 12/25, deducís el 48%, con lo cual, lo que pagás en la ventanilla de la retención, es el mismo efecto que te queda del ahorro porque deducís el 48%.

O sea que siempre cuando estamos pagando un gasto tenemos que ver a partir de ahora a quien le estoy pagando y cómo trata ese gasto quien está facturando el gasto; si es un contribuyente del IRAE, si no es un contribuyente del IRAE, en definitiva si es una persona física, si es un no residente, y después se van a generar situaciones de dudas… “pero si me liquida alguien que está exonerado, una entidad, una sociedad civil, una entidad gremial… bueno, habrá que ver caso a caso, la regla es que si no es renta gravada, en cabeza del otro lado la solución general es que no voy a poder deducir.

Pregunta

No se escucha.

Si se trata de una empresa que realiza actividad de transporte internacional, por lo tanto tiene rentas gravadas y rentas no gravadas, los insumos de esas empresas en gran parte son insumos que se contratan en el extranjero, supongamos combustible, en este caso, entonces de acuerdo a lo que tú expresaste nosotros podríamos deducir, de acuerdo, a cómo está gravado el combustible en el exterior, de acuerdo a la tasa de impuesto que paga ese combustible en el exterior,¿es así?

Respuesta

Y además si yo le compro un combustible a un único proveedor del exterior, tengo dos tipos de rentas, rentas gravadas, y rentas no gravadas. Y supongamos que ese proveedor del exterior tiene un tasa superior al 25%, con lo cual yo podría deducir el 100 %, como tengo rentas gravadas y rentas no gravadas ahí me dicen que la reglamentación determinará en esos casos porcentajes para la deducción. Está previsto el problema, no está previsto a nivel de la ley la forma de cálculo de esas proporciones.

Muchísimas gracias y hasta la próxima.