Analistas coinciden en un voto castigo a la gestión del gobierno

Los analistas de opinión pública coincidieron ayer en señalar que el resultado del referéndum define un nuevo mapa político nacional, desnuda consecuencias negativas para la probable candidatura de los líderes del Partido Nacional y el Partido Colorado con vistas a las próximas instancias electorales y, a la vez, se ha expresado como un «voto castigo» al gobierno.

También, concordaron en que ambos partidos tradicionales sufrieron la «deslealtad» de sus cuadros dirigentes del interior del país, quienes demostraron falta de compromiso con la defensa de la ley de Ancap.

Al mismo tiempo, consideraron que la situación generada a partir de anoche puede interpretarse como «un espaldarazo» para el Encuentro Progresista.

Más allá de reconocer que los líderes políticos tienen «todo el derecho a opinar que no es así», el analista Gerardo Caetano sostuvo que el referéndum dio «una señal de cara al año electoral». «La campaña dio la señal de que más allá del debate por la ley, se colaron otros temas y que la competencia electoral estuvo muy presente» y que «el primer impacto será en las elecciones internas».

Dijo Caetano que «otra señal» que dejó el referéndum era el «desgaste de los grandes liderazgos» en los partidos Nacional y Colorado.

El politólogo Ignacio Zuasnábar, de Equipos-Mori, fue más cauto y opinó a El País que el problema de adhesión de los líderes no es resultado de lo de ayer sino que «se arrastraba de antes». «En todo caso, esto fue una vidriera donde se vieron cosas con mayor claridad. Pero no creemos que el resultado en sí mismo incida sobre la opinión de la gente», dijo.

Admitió que el resultado «puede afectar» las «decisiones personales» de los candidatos en cuanto a si resolverán presentarse en las internas de los partidos porque cree que «algunos candidatos pueden llegar a evaluar los riesgos y desventajas» de aceptar la precandidatura.

VOTO CASTIGO. El politólogo Luis Eduardo González, de la empresa Cifra, consideró como «uno de los factores más importantes» emergentes de la instancia de anoche el «voto castigo» al gobierno.

Estimó que se reflejó un «sentimiento de bronca» de la opinión pública por muchos factores, pero aclaró que para él la campaña y los conceptos de la discusión han sido como «un diálogo de sordos» entre las partes.

«Una parte del país votó por unas razones y la otra parte del país lo hizo por otras razones», dijo González.

Para Agustín Canzani, de Equipos-Mori, una parte de los efectos del referéndum estará en cómo los líderes blancos y colorados tomarán el resultado. «Es obvio que este resultado es un espaldarazo para el Encuentro Progresista», estimó Canzani, que agregó que Tabaré Vázquez «tomó el tema como propio y obtuvo una muy buena ventaja».

Pero advirtió que sería «un error grave» inferir que este resultado incidirá en la contienda electoral de 2004 porque los votantes del Sí no son todos frenteamplistas.

Mientras, Oscar Botinelli, de Factum, subrayó que las cifras oficiales que comenzaron a conocerse ratificaban lo que las encuestas adelantaron desde algunos días atrás.

«Las urnas confirmaron los estados de opinión pública, y la importante caída desde el otoño de 2002 hasta octubre de 2003 de los partidos tradicionales», afirmó Botinelli.

Insistió en que de acuerdo con la expresión de anoche, los partidos tradicionales «tuvieron una convocatoria muy inferior a la obtenida en noviembre de 1999».

DESLEALTAD. Zuasnábar comentó que la movilización de los blancos y colorados en el interior «fue muy baja», lo que interpretó como una consecuencia indirecta de la reforma constitucional de 1996 —la disociación entre las elecciones nacionales y departamentales— en el sentido de que la suerte de los intendentes del interior depende cada vez menos de las estructuras partidarias nacionales.

«Para los intendentes del interior subirse a un carro que desde hacía tiempo se avizoraba como perdedor, o riesgoso, al menos, no tenía demasiado incentivo. Se vieron estimulados a hacer la plancha, a adoptar una estrategia del mínimo esfuerzo», dijo el analista a El País.

En el debe señaló también un apoyo débil de la estructura nacional de los partidos, lo que terminó por configurar un escenario de «deslealtad» de buena parte de la dirigencia de blancos y colorados, aunque apreció que esa actitud no es de «ruptura» con los líderes partidarios.

Según el politólogo Juan Carlos Doyenart, de la empresa Interconsult, la votación de ayer no reflejó un pronunciamiento de la ciudadanía sobre el sistema energético ni sobre el mercado de los combustibles, sino que refleja un alineamiento de quienes enjuician a la actual conducción del gobierno.

Coincidencias en gran influencia de migración

Especialistas en análisis de mercado de las empresas encuestadoras coincidieron en señalar que el fenómeno de la migración que se produjo en el Uruguay en el último año y medio tuvo una notoria influencia sobre la disminución del porcentaje final de votantes y que con el tiempo habrá elementos para analizar más detenidamente el grado de incidencia concreto.

Aunque consideró que la migración de este último año y medio «incidió» sobre la votación, el analista Ignacio Zuasnábar, de Equipos-Mori, estimó que es «difícil» determinar en qué grado ocurrió.

Advirtió que hay que tener en cuenta que las características de la migración actual es un tanto diferente a la migración histórica, porque «alcanza a distintas capas sociales y personas de distintas edades».

«Ahora se está dando un proceso de migración que alcanza también a personas de edades intermedias», subrayó el politólogo.

Por su parte, el director de la empresa Interconsult, Juan Carlos Doyenart, opinó que el fenómeno de la migración incidió fuertemente en la disminución del porcentaje final de votantes en el acto de ayer. «Fue un fenómeno de los dos últimos años. Hay mucha gente que no está en el país», afirmó.

Cálculo de Equipos: 55% de base

La proyección primaria que recogió la empresa Equipos-Mori a través de su método concreto, indicaba para la opción por la derogación de la ley de una base de 55% de votos a favor. En el caso de la ratificación de la ley, las proyecciones indicaban una base del 28% para la opción del No, a lo que hay que sumar un 3% de voto en blanco, un 3% de voto anulado y un 11% de personas que no respondieron a la requisitoria sobre su intención de voto.

Esto se interpreta que el 55% es el piso, pero la hipótesis indica que por encima de esa base el voto por el Sí puede acumular un 2%, un 3% o hasta un 5%.

En votos para el No, la base del 28% se puede ver incrementada con el 3% del voto en blanco. En los hechos, en «votos puros» a favor de mantener la vigencia de la ley las proyecciones de la empresa Equipos-Mori manejaba la posibilidad de que estuviera «un poco por debajo del 40%».

Una serie de equipos para recoger los datos telefónicamente estuvo trabajando durante muchas jornadas en las instalaciones de la empresa, consultando a ciudadanos de todo el país y que se definieron como votantes de todos los partidos.

Textual

Ignacio Zuasnabar

«Para los intendentes del interior del país subirse a un carro que desde hacía tiempo se avizoraba como perdedor, o riesgoso, al menos, no tenía demasiado incentivo. Se vieron estimulados a hacer la plancha, a adoptar una estrategia del mínimo esfuerzo».

Luis E. Gonzalez

«Uno de los factores más importantes emergentes de la instancia de anoche fue el voto castigo al gobierno».

Gerardo Caetano

«La campaña en torno al referéndum dio la señal de que más allá del debate por la ley, se colaron otros temas y que la competencia electoral estuvo muy presente; el primer impacto (del resultado del referéndum) será en las elecciones internas».

Oscar Botinelli

«Las urnas confirmaron los estados de opinión pública, y la importante caída desde el otoño de 2002 hasta octubre de 2003 de los partidos tradicionales».

Juan C. Doyenart

«La votación no reflejó un pronunciamiento de la ciudadanía sobre el sistema energético ni sobre el mercado de los combustibles, sino que refleja un alineamiento de quienes enjuician al gobierno».

Agustin Canzani

«Es obvio que este resultado es un espaldarazo para el Encuentro Progresista Frente Amplio, que tomó el tema como propio y obtuvo una muy buena ventaja».

Gerardo Caetano

«Otra señal que dejó el referéndum fue el desgaste de los grandes liderazgos» en los partidos Nacional y Colorado.

Oscar Botinelli

«De acuerdo con la expresión de anoche, los partidos tradicionales tuvieron una convocatoria muy inferior a la obtenida en las elecciones de noviembre de 1999».