Analistas piden otras medidas para que precios sigan bajando

El impacto de algunas de las medidas dispuestas por el Poder Ejecutivo, como la rebaja de algunas tarifas públicas y la reducción de la cuota mutual fue determinante para que el aumento de precios de setiembre, de 0,41%, fuera sensiblemente menor al de agosto, pese a que se ubicó por encima de las expectativas de los analistas privados.
No obstante, algunos expertos coincidieron en señalar que el gobierno deberá tomar medidas adicionales para conseguir que el Índice de Precios de Consumo (IPC) cierre el año por debajo de 10%.

“El gobierno tendrá que tomar otras medidas para mantener la inflación por debajo de dos dígitos”, dijo la coordinadora del área de coyuntura del Instituto de Economía de la Facultad de Ciencias Sociales, Gabriela Mordecki.

Una de las medidas que esperan los analistas es que el Banco Central (BCU) refuerce la política contractiva, que aplica desde abril. Es más: hoy se espera que tras la reunión del Comité de Política Monetaria, el BCU anuncie una nueva suba de la tasa call (para préstamos interbancarios a corto plazo), que a principios de setiembre había aumentado de 4,5% a 5%. (ver apunte).

En esa línea, el subsecretario del Ministerio de Economía, Mario Bergara, precisó que el BCU tomará aquellas decisiones que estime “convenientes”, a partir de una visión “común y compartida” de la realidad inflacionaria y la política monetaria.

Bergara admitió que esa y otras medidas –como rebaja de algunos precios y aplicación de subsidios– responden a una situación fiscal “sólida”.

Eso permite “enfrentar” aumentos de precios de esa forma y no a través de “tarifazos o aumentos de precios”, dijo a El Observador.


En el año 8,67%. El IPC subió en setiembre 0,41% impulsado por el alza en el precio de los alimentos, según informó ayer el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Sin embargo, el dato que hasta el lunes a última hora manejaba la presidencia del BCU indicaba que el aumento de precios de setiembre se ubicaría en el entorno de 0,8%, según supo El Observador.

La variación no fue mayor debido a la reducción de precios en rubros como transporte, comunicaciones y salud. El registro de setiembre se ubicó por debajo de la inflación de agosto -que fue 1,73%- y por encima de las expectativas privadas, que auguraban un incremento de 0,20%.

El alza de precios en lo que va del año se situó en 8,67% – por encima del techo del rango meta de 6,5% establecido para este año– mientras que la de los últimos doce meses fue de 8,9%.

El aumento del mes pasado se debió, básicamente, al incremento en el rubro alimentos y bebidas (de 1,5%), inducido por un alza en los precios de los productos lácteos (7%) y las frutas (9,1%).

Dentro de los lácteos, la leche subió 8%, mientras que el yogurt lo hizo 9% y los quesos 8%. (ver infografía).

En tanto, dentro del subrubro frutas los cítricos aumentaron 20%; el incremento promedio del resto de las frutas fue de 8%.

Por otra parte, el rubro vestimenta y calzado tuvo un incremento de 1,43%. Los mayores aumentos se produjeron en telas, hilados y servicios de confección que incrementaron sus precios en 1,87%, y zapatos, con un alza de 0,92%. Otro aspecto relevante en el aumento de precios de setiembre fue la suba de 0,65% en el rubro muebles y cuidados del hogar .


Caídas. Mientras tanto, el precio del transporte y las comunicaciones cayó 0,75% luego de haber subido 1% en agosto.

Esa disminución se debió a la rebaja de los precios de los combustibles de 3%, además de una disminución del precio de venta de los vehículos de 1,31%, y de las tarifas de Antel, que cayeron 1,36%.

Otras bajas se verificaron en los servicios de salud privados cuyos precios cayeron 0,36%. El principal factor de esa caída fue la cuota mutual, que bajó 0,83%, aunque en contraposicion se registró un aumento de los servicios odontológicos de 2,49%.