Analistas prevén inflación otra vez mayor a la pauta oficial.

LA PRIMERA encuesta de expectativas de inflación del año mostró desconfianza sobre las previsiones oficiales, dando por resultado una estimación del costo de vida mucho más alejada de las previsiones oficiales que en 2011.
En enero del año pasado la encuesta de expectativas mostró que la estimación de inflación de los analistas para 2011 había sido de 6,85%, un valor cercano al compromiso oficial de una inflación de 5%, más/menos un punto porcentual, es decir, de entre 4% y 6%.
Ese 6,85% establecido por la encuesta resultó ser un valor tomado de la mediana entre los extremos de la consulta, fijados entre 6,49% y 7,27%.
Pero a partir de enero la evolución de ese indicador jamás retrocedió, y hacia diciembre de 2011 la expectativa terminó pronosticando una inflación de 8,20%, cuando la inflación real para el año resultó de 8,60%.
De acuerdo a la encuesta de enero de este año las cosas comenzaron peor, ya que la expectativa oficial de 2012 era recortar los niveles inflacionarios, y en alguna previsión oficial divulgada en el segundo semestre de 2011 hasta se sugirió que el indicador de precios cerraría en un valor no demasiado alejado al techo de la banda, es decir, en el entorno del 6% y monedas.
Ayudó entonces que en 2010 nadie creyera que la pauta al finalizar el año se cumpliría, y al final cerró dentro de la norma.
Pero en el arranque de 2012 la previsión anual superó generosamente el techo del 6% (7,35%), indicador surgido de una mediana estimada entre el piso de 6,80%, sugerido por la encuesta, y el techo de 7,73%.
Entre otras cosas, esta encuesta colocó sobre la mesa un debate sobre la confianza de los analistas con los compromisos inflacionarios augurados por el Banco Central. La duda es de tal magnitud que ni siquiera se espera que los compromisos se cumplan para los próximos dos años.
De hecho, la encuesta de enero de 2012 estableció que la previsión inflacionaria para todo 2013 será de 6,30%, cifra mediana estimada entre un piso de 6,05% y el techo de 7,50%.
Si bien esta cifra de 6,30% se ubicó por encima del techo de la pauta oficial, establecido para entonces en un 6%, el valor resultó inferior a la estimación realizada el año anterior, cuando esta se había fijado en un 6,55%.
La encuesta también evaluó el desarrollo de la inflación para el mes en curso (enero), estableciéndose una mediana de 1,05%, y de 4,105 para los siguientes seis meses.

INDICADORES
Si bien la encuesta de expectativas de inflación revela la estimación subjetiva de un indicador -en este caso, de la inflación- también orienta al observador económico sobre las tendencias hegemónicas entre los analistas de la economía. Eso explica la importante diferencia registrada entre las expectativas expresadas por los analistas en enero de 2010 en que, en medio de un clima de optimismo generalizado por la buena coyuntura económica por la que se atravesaba, la consulta expresó una estimación muy cercada a la previsión oficial, cuando al final el año terminó en una cifra bastante alejada de la prevista.
Ese presupuesto explicaría la difracción registrada en enero de 2012 entre las expectativas oficiales para este año y las proyecciones otorgadas por el colectivo de analistas económicos sobre la evolución inflacionaria.