Analistas prevén que el 2004 será el año de la baja del dólar

Como cada día desde el 28 de noviembre pasado, el euro volvió a alcanzar un récord en la jornada, y hacia las 19:00 de Uruguay se intercambiaba a 1,2220 dólares contra 1,2229 dólares tres horas antes y 1,2177 dólares el viernes por la noche en el mercado neoyorquino.

El «2004 será el año de la baja del dólar. La única pregunta es hasta qué nivel caerá» la divisa estadounidense, vaticinó Peter Dixon, analista del Commerzbank. Esta alza del euro -registrada en víspera de una reunión muy esperada del comité de política monetaria de la Reserva Federal (Fed, banco central) estadounidense – se debe al desafecto de los inversionistas por el billete verde, indicaron los analistas.

«El dólar se debilita por razones estructurales y estas razones no desaparecerán de un día para el otro», notó Audrey Childe-Freeman, economista del Banco Canadiense Imperial de Comercio (CIBC), que calcula que el euro seguirá apreciándose de cara a la divisa estadounidense durante unos «cuatro a seis meses» más. La explicación más citada para justificar esta fuerte apreciación de la divisa de la zona euro frente al dólar desde 2001 (+45%) es el desequilibrio de las cuentas corrientes estadounidenses, y principalmente, de la balanza comercial, que registra un fuerte déficit.

Pese a que las últimas cifras confirmaron un espectacular crecimiento de la economía estadounidense, el déficit comercial de ese país podría establecer un nuevo récord este año, pronostican los expertos, que señalan que además las amenazas de guerras comerciales y ataques terroristas pesan sobre el dólar.

En los primeros nueve meses del año el déficit comercial de Estados Unidos totalizó 366.000 millones de dólares, lo que implica un alza de 21,2% en relación al mismo periodo del año pasado. Y el déficit de cuenta corriente -que ofrece una idea más completa del comercio con el resto del mundo- llegó a un nivel récord de 503.400 millones de dólares en 2002, lo que representa casi el 5% del Producto Interno Bruto (PIB).

En cambio, la euro zona tiene un superávit en su cuenta. Los analistas explican que el dólar fuerte pesó en los últimos años sobre la competitividad de los productos estadounidenses para la exportación, encareciéndolos, al tiempo que fortaleció el poder de compra de Estados Unidos para adquirir bienes en el exterior, en momentos en que la demanda de los consumidores norteamericanos permaneció muy fuerte.

En cambio, un dólar más débil vuelve los productos estadounidenses menos caros a la exportación, e incita a los consumidores norteamericanos a comprar productos fabricados en el país, en vez de productos importados, explican los expertos. Para Audrey Childe-Freeman, el debilitamiento del dólar va a generar, a mediano plazo, una mejora de la balanza comercial de Estados Unidos. «Estos movimientos son muy lentos», notó la economista.

«Pero la situación se volverá más favorable al dólar a partir del año próximo, cuando la economía estadounidense se fortalecerá, incluso más que ahora, y el euro fuerte provocará un debilitamiento de la economía de la zona euro, observó. Si la divisa europea sube hasta un 1,25 dólares, el impacto sobre la economía de la zona euro no será muy significativo, estimó Peter Dixon. Pero en cambio, un euro a 1,35 dólares llevaría a un endurecimiento de la política monetaria europea, lo que podría poner en riesgo la progresiva recuperación de la zona euro, afirmó el experto.

«Una mayor baja del dólar agrava los problemas de las empresas de la zona euro, que siguen siendo muy dependientes de la demanda extranjera», concluyó el analista.

(AFP)