ANCAP envasará el supergás y desaloja a Riogas y Acodike

POR MARCELA MORETTI DE LA REDACCIÓN DE EL OBSERVADOR

Luego que el Poder Ejecutivo rechazó la asociación de ANCAP con Riogas y Acodike y amenazó con observarla, el Directorio del ente petrolero cambió de estrategia y adoptó una decisión drástica: el 1º de setiembre desalojará a las dos empresas privadas de sus plantas y se hará cargo de envasar supergás para luego venderlo a los distribuidores.
El director nacionalista, Washington Martínez, informó anoche a El Observador que la decisión se adoptó con los votos del presidente, Jorge Sanguinetti, y de los dos directores colorados, Adauto Puñales y Emilio Martino.

La máxima autoridad de la petrolera estatal se fijó el día de hoy como tope para definir su relación futura con Riogas y Acodike, y esta tarde se volverá a reunir para terminar de considerar el tema. Los privados permanecen expectantes e insisten en que mantener el control del envasado es fundamental para el negocio.

La resolución se da en medio de un diferendo entre el Ejecutivo y las autoridades del ente, aunque el titular de ANCAP –quien dejará su cargo en breve– se empeñó ayer en minimizar las diferencias.

Para el gobierno, el ente estatal había elegido un camino ilegal para ampliar su participación en el mercado, al impulsar una asociación con las dos empresas que lo dominan (ver recuadro). Una fuente oficial dijo a El Observador que el Directorio de ANCAP ya había sido notificado sobre la posición del Ejecutivo y, sin embargo, siguió adelante con su propuesta . Ésta suponía la creación de cuatro sociedades anónimas, dos con Riogas y dos con Acodike, para envasar y distribuir con cada una.

La decisión de ANCAP –que quedará firme luego de la reunión de hoy– cierra esa negociación con los privados pero abre varias interrogantes. ¿ANCAP gestionará la plantas de envasado o convocará una licitación como quiere el gobierno? ¿El ente petrolero incursionará también en la distribución? ¿Ducsa podría convertirse también en distribuidora de GLP (ya distribuye combustibles)? ¿Este diferendo entre ANCAP y el Ejecutivo es determinante para el anunciado alejamiento de Sanguinetti?

Por lo pronto, una fuente de la petrolera estatal dijo que ANCAP no descarta incursionar en la distribución de supergás y tampoco cerró la opción de una eventual licitación de la gestión de sus dos plantas de envasado, que actualmente son operadas por Riogas y Acodike. Eso sí, la idea de realizar un llamado se maneja siempre a partir del control de los predios por parte del ente.

Mientras tanto, de aquí al 1º de setiembre, las empresas trabajarán bajo un nuevo esquema. No será otra prórroga de los actuales contratos que tienen con ANCAP, sino una “autorización transitoria para seguir operando como ahora y lograr una salida ordenada”, dijo la fuente del ente.

Los contratos que están vigentes en forma precaria fueron denunciados por ANCAP a fines de 2002. La última prórroga aprobada por el Ejecutivo vence el 24 de mayo y en ese momento comenzará a regir el reglamento elaborado por la Unidad Reguladora de Servicios de Energía y Agua (Ursea), que establece la libre competencia en el mercado de GLP.


Visiones. El ministro de Industria, José Villar, había dicho que la opción de ANCAP –la asociación con los privados– era “indebida” y había anunciado la disposición del gobierno a observarla.

Sin embargo, el presidente de ANCAP evitó referirse a esa situación en las declaraciones que realizó ayer a la prensa y optó por un discurso elíptico.

“Hay una concordancia absoluta con el Poder Ejecutivo en que a la situación del mercado de supergás hay que introducirle modificaciones, abrir el mercado a la competencia. Estamos analizando las decisiones finales; decisiones que el Poder Ejecutivo conoce”, afirmó en radio El Espectador.

No es el mismo discurso del subsecretario del Ministerio de Industrias, Alejandro Falco, quien dijo ayer a El Observador que la asociación de ANCAP con las empresas era “absolutamente ilegal”.

Mientras tanto, Riogas y Acodike esperan la decisión del ente y ratifican su disposición a negociar. Insisten en que si el ente se va a hacer cargo del envasado, se les de un plazo de un año para construir nuevas plantas.

“Riogas y Acodike no se pueden quejar de nada. Querían un año para construir las plantas: ya tuvieron un año de prórrogas”, fue la réplica de Falco.