Ancap invierte U$S 21: en una planta de biodiesel.

El proyecto lo sacó a luz el presidente de Ancap, Raúl Sendic, durante su comparecencia en la Comisión Permanente del Parlamento el pasado 12 de febrero. Se trata de la instalación de tres plantas para la producción de biodiésel que, según Sendic, permitirán «cumplir con el porcentaje del 2% que la ley le exige a Ancap para mezclar con los combustibles».

Se invertirán U$S 5.700.000 para la instalación de la «Fase I», que implica la compra de las plantas modulares, y de U$S 16.000.000 para la instalación de la planta de mayor escala («Fase II»).

En efecto, las dos plantas modulares, que van a producir 16.000 toneladas de aceite, ya se compraron. Y se está preparando la compra de la planta de mayor escala, que producirá 50.000 toneladas. El proceso de instalación es «muy rápido» y la proyección es que pueda estar en funcionamiento para junio de este año.

Sendic señaló que las plantas se localizarán en el sur del país y que Ancap cuenta con la alianza de la empresa Cousa «para tener disponibilidad de aceite, escala suficiente, eficiencia y menor costo en la inversión». Sostuvo que Cousa es la única industria aceitera capaz de asegurar el suministro de aceites suficientes para abastecer una planta productora de biodiésel. Cousa es la fabricante de la marca de aceite Óptimo, entre otras.

Asimismo, explicó que no está en los planes montar toda una planta de prensado de granos porque eso es, justamente, lo que aporta la empresa Cousa. Una parte de la producción de aceite vegetal -a partir de granos- se utilizará como materia prima para las plantas de producción de biodiésel.

A su vez, el jerarca indicó que se instalará una planta de producción de alimento animal a partir de las harinas que resultan del prensado de los granos.

«Esta cadena involucra a un número muy importante de actores para la producción agrícola, de aceite, de biodiésel y las posteriores mezclas», dijo Sendic. También se está trabajando en la fase agrícola del proyecto para la producción de granos y la introducción de su cultivo en el sur del país, «lo que permitirá una mayor independencia y un desarrollo sustentable y brindará competitividad». Esto se logró mediante un acuerdo entre los gobiernos departamentales, Ancap, Alur, el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca y las intendencias de la región, que, según Sendic, «han trabajado para asegurar la materia prima necesaria para esta planta». La fase agrícola del proyecto prevé el aseguramiento de materia prima que, en la primera etapa del proyecto, se comprará en el litoral del país, que es donde hoy se produce. La materia prima en gran porcentaje será girasol y en menor escala será soja.

Sendic, además, informó que se está avanzando en un proyecto de logística que va a permitir tener el mismo combustible -con los mismos porcentajes de mezcla- en todo el país y con una calidad que cumpla con las normas Unit.