ANCAP se dispone a revisar acuerdo por productividad

La petrolera estatal logró el año pasado utilidades del orden de los US$ 20 millones, por lo que las jerarquías consideran “un exceso” que se haya pagado al personal unos US$ 2 millones por productividad “en el Uruguay y en la ANCAP de hoy”, dijeron las fuentes.

La cláusula de productividad forma parte de los acuerdos laborales y para el caso de ANCAP venció este año por lo que el nuevo Directorio se apronta a renegociar con la Federación de Funcionarios. Una de las salidas –que evitaría un conflicto con el sindicato– sería establecer “un piso y un techo” de los montos a pagar por concepto de productividad.

Actualmente se paga productividad de acuerdo a tres porcentajes “donde reciben más los funcionarios con sueldos más altos”, reconocieron las fuentes. El acuerdo engloba a la totalidad del personal excepto los integrantes del Directorio.

Cada funcionario recibe en promedio cuatro sueldos en dos pagos, el primero de los cuales se efectivizó el jueves 21. “En algunos casos esta bonificación no significa mucho, pero en otros como en los sueldos más altos puede llegar hasta los US$ 4.000 o US$ 6.000, o a veces más”, dijo una de las fuentes consultadas.

Las fuentes de ANCAP cuestionaron que una empresa monopólica deba pagar por concepto de productividad.

El gobierno incluyó los acuerdos por el pago de partidas especiales por productividad en la negociación colectiva con los gremios públicos, informó por su parte a El Observador Daniel Mesa, subdirector de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP).

El Poder Ejecutivo entiende que estos acuerdos son uno de los elementos que están incluidos en el proceso de discusión tendente a corregir la disparidad salarial en la administración central y mejorar los sueldos más sumergidos en el sector público.

Los acuerdos por productividad existen en varios organismos públicos, entre ellos ANCAP, ANTEL, UTE y en la Administración Nacional de Puertos (ANP), desde que la OPP firmó hace una década un convenio laboral con la Mesa Coordinadora de Entes, habilitando que haya cláusulas de productividad que se activarían cuando las empresas públicas alcanzaran determinados superávit.

En el caso de ANCAP, el convenio establece que para pagar la productividad la empresa deberá alcanzar un determinado margen de utilidades y los pagos se efectúan de acuerdo a porcentajes que responden a distintos criterios.

ANCAP y el gremio de funcionarios establecen la meta que deberá lograrse en el año.

Para recibir el 100% de lo que le correspondería a cada funcionario, se toman en cuenta las utilidades del organismo en el año, la productividad de la sección o área en la que trabaja y el comportamiento individual.


Petrobras en problemas. La brasileña Petrobras también tiene un acuerdo similar con sus trabajadores, pero está al borde de un conflicto por este tema. El sindicato que agrupa a los 38 mil trabajadores de Petrobras, amenazó con iniciar un paro de cinco días si la empresa no presenta un plan de reparto de las ganancias obtenidas por la empresa.

El sindicato aseguró que Petrobras reservó US$ 264 millones para distribuir entre su personal en base a las ganancias de 2004.

Voceros gremiales se quejan porque esa cifra es menor a lo que se repartió en el año 2003, unos US$ 310 millones.

Desde hace cinco años, Petrobras por ley deber repartir anualmente entre sus empleados entre el 6% y 6,5% del monto total de las ganancias del año anterior.