Ancap volvió a asistir a Sol Petróleo en Argentina

Tras varios meses sin haber asistido a su empresa en Argentina Petrolera del Conosur Sociedad Anónima (PCSA), Ancap debió prestarle U$S 2 millones y avalar un crédito concedido por un banco argentino por U$S 1,7 millones, para cubrir un «déficit de caja» en la primera semana de enero.

El 30 de diciembre de 2003, el Directorio de Ancap analizó información que le proporcionó Petrolera del Conosur, según la cual se hacía inminente un «déficit de caja» para los primeros siete días del 2004. Con base en esos datos, las autoridades del ente aprobaron un préstamo de U$S 2 millones que llegarían a Petrolera del Conosur por intermedio de la Sociedad Anónima Financiera de Inversiones (SAFI) Ancsol, y dar su aval para un crédito por 5 millones de pesos argentinos, alrededor de U$S 1,7 millones, que le otorgaría el Banco Industrial de Azul.

PCSA es una distribuidora de combustibles con más de 200 estaciones de servicio del sello Sol Petróleo de Buenos Aires.

En su resolución sobre el préstamo de U$S 2 millones, el directorio de Ancap apuntó que «es intención de PCSA devolver dicho monto», aunque aclaró que lo haría «dependiendo del éxito que se tenga» en una serie de negociaciones, «y/o de la evolución favorable del margen» de comercialización de combustible. Así se informa en una resolución que el Tribunal de Cuentas de la República (TCR) adoptó sobre ese asunto el 21 de enero, a la cual accedió El País.

Tanto el préstamo como la garantía del crédito bancario fueron justificados por la División Desarrollo y Coordinación de Negocios de Ancap, y por un informe de Ancsol SAFI, una empresa que también es propiedad de la estatal uruguaya.

El TCR objetó la asistencia de Ancap para PCSA, en virtud de que su Directorio aprobó los préstamos a condición de que previamente fuesen habilitados por ese organismo de contralor, pero por otro lado ordenó la inmediata ejecución del gasto.

Por ese motivo, a juicio del Tribunal «resulta contradictoria y no acorde a derecho» la resolución del acto administrativo dispuesta por Ancap.

PROBLEMAS. El 29 de abril de 2003, el directorio de Ancap aprobó la compra de la totalidad del paquete accionario de Sol Petróleo por U$S 5,1 millones, con el argumento de que si no lo hacía, hubiera perdido el gerenciamiento de la empresa. También sostuvo que al tomar el control total de Sol Petróleo, iba a frenar las pérdidas y en una etapa siguiente comenzaría a recoger ganancias.

Desde ese momento, según fuentes vinculadas a Ancap consultadas por El País, la empresa pública no tuvo que asistir a PCSA. Sin embargo, los informantes advirtieron que el encarecimiento de los precios internacionales del petróleo complicó el negocio en Argentina, donde los precios de comercialización no pueden superar los U$S 28,5 por barril; en la actualidad, el barril de petróleo tiene un precio internacional cercano a los U$S 34.

Los negocios que realizó Ancap en Argentina son objeto de investigación judicial. El juez penal Pablo Eguren tiene a su cargo una causa que presentó el senador del Encuentro Progresista Enrique Rubio, en representación de la Comisión Investigadora del Parlamento, que analizó denuncias de presuntos ilícitos en el manejo de esos negocios.

Cronologia

En setiembre de 1998, Ancap adquirió el 33% de las acciones de Sol Petróleo por U$S 30 millones. La firma argentina era propietaria de una distribuidora de combustibles que abastecía a una red de estaciones de servicio de Buenos Aires, y de una planta de productos petroquímicos.

Luego, Ancap debió pagar U$S 25 millones para superar problemas financieros de la empresa. Tiempo después, el ente estatal uruguayo detectó fraudes cometidos por sus socios en Sol Petróleo por varios millones de dólares, y los denunció a la Justicia argentina en 2001. Pero antes, separó la empresa en dos partes, y se quedó con el 83,4% de las acciones de CPSA, que implica la red de estaciones y la marca Sol, y con el 6,1% de las acciones de Sol Petróleo —la petroquímica— con una opción de compra del total del paquete accionario por U$S 5,1 millones.