Antel hizo llamado para cargos de guardahilos y luego lo suspendió

Después de 23 días de campamento frente al edificio de Antel, los guardahilos -que instalan y reparan redes telefónicas en el interior- ocuparon ese día el hall de entrada a la torre. Pedían mantenerse en los cargos y, además, convertirse en funcionarios públicos, siguiendo la línea que el gobierno ha aplicado con otros contratos precarios en la administración.

Los guardahilos (algunos de los cuales tienen vínculo con Antel desde hace casi 20 años) tocaban el tambor y protestaban dentro de la torre, con el apoyo del Pit-Cnt. En ese momento las autoridades del ente -que se niegan a tomarlos como funcionarios públicos- ya tenían elaborado un llamado donde se anuncia la firma de 212 contratos a término para ocupar los cargos, en un proceso en el cual los actuales guardahilos tendrían preferencia, aunque igual deberían competir con quienes se presenten.

El aviso, de hecho, fue publicado el domingo en El País, aunque en la misma edición el ente publica otra nota donde aclara que el llamado «se pospone hasta nuevo aviso».

¿A qué se deben las idas y vueltas? Es que en la tarde-noche del viernes y luego de que los guardahilos desalojaron voluntariamente la torre (ante intimaciones de Antel) hubo gestiones de diputados frentistas de la comisión de Legislación del Trabajo y también de dirigentes del Pit-Cnt.

Así, el gremio logró que Antel dejara sin efecto el llamado. El vicepresidente de Antel, Edgardo Carvalho, dijo a El País que la decisión se tomó «considerando la situación conflictiva y como gesto de buena voluntad» frente al ámbito que se conformará esta semana con la participación de la OPP, el Ministerio de Trabajo y diputados.

Desde el gremio se entiende que la decisión se adoptó para «crear un ambiente de diálogo». El diputado Jorge Pozzi (que pertenece al Nuevo Espacio como Carvalho, y que integra la comisión de Legislación) explicó que la idea es «no agregar leña al fuego». La situación se mantendrá en suspenso hasta que se cite esta semana a reunión. «Hay voluntad de buscar la manera de que ellos queden trabajando en Antel, el problema está en cómo se negocian los términos», afirmó Pozzi.

DATOS. El llamado que prevé realizar Antel es para contratar a 212 personas, pero los elegidos no tendrán la «calidad» de funcionario público ni sus beneficios. Son contratos por un año, renovables si hay voluntad de la administración.

Según Carvalho, el llamado fue resuelto «en función del acuerdo al que oportunamente se había llegado con los guardahilos en el Ministerio de Trabajo, luego de larguísimas negociaciones». Serán tenidos en cuenta los méritos y antecedentes de los guardahilos, aunque en forma paralela se podrá inscribir cualquier ciudadano en la página web de Antel. El ente realizará un sorteo entre todos los inscriptos para determinar la lista final de postulantes