Anticipo del IVA y evasión fiscal

Algunas observaciones al nuevo régimen de valores fictos para el cálculo del anticipo del IVA. Al detectarse algunas irregularidades de tributación en operaciones de importación, por sospechas de sub facturación para determinados productos de los capítulos 61, 62, prendas textiles y 64, calzados y viendo la necesidad de reforzar los mecanismos de lucha contra la evasión y el comercio informal, el Poder Ejecutivo por decreto 165/004, facultó al Ministerio de Economía y Finanzas a fijar valores fictos, a los efectos del cálculo del anticipo del IVA establecido por el artículo 115 del decreto 220/998 del 12 de octubre de 1998.

Por resolución del 14 de mayo de 2004, el Ministerio de Economía y Finanzas, estableció la lista de productos y sus respectivos valores fictos, a aplicarse a partir del 1º de junio próximo. A continuación realizamos un análisis sobre los siete puntos que merecen nuestras observaciones:

Primera: por sospecha de sub facturación de casos puntuales, se aplica un régimen a manera de sanción en forma genérica a todos los importadores de esos rubros.

Segunda: se menciona la evasión y el comercio informal, pero sólo se ataca a los comerciantes importadores, que pagan los impuestos, discriminando así al producto importado.

Tercera: es cierto, que los referidos sectores están sujetos al cumplimiento de numerosas normativas especiales para el comercio internacional, con controles más estrictos, licencias previas, canal rojo, etc.

Cuarta: el Ministerio de Economía y Finanzas en ningún momento consultó a la Mesa de Valor de la Dirección Nacional de Aduanas, integrada por funcionarios idóneos de la Dirección y representantes de las Cámaras de Comercio y de Industrias.

Quinta: en el caso de las posiciones arancelarias del capítulo 64 no se tuvo en cuenta los parámetros utilizados para la confección de las denuncias previas ante la Dirección Nacional de Industrias.

Sexta: se trata de una traba no arancelaria que entorpece la gestión del despacho y genera un costo financiero adicional a todos los importadores, que le otorga al Fisco únicamente el adelanto de impuestos, mientras que en la siguiente etapa de la comercialización se descontará de lo anticipado.

Séptima: según las cifras de importación estudiadas para los cuatro primeros meses del corriente y de los productos de los capítulos 61 y 62 listados en el anexo de la resolución del 14 de mayo de 2004, sumaron U$S 7.380.000, los que generaron aproximadamente U$S 2.600.000 de recaudación por concepto de IVA, y por el nuevo régimen hubieran generado un anticipo de casi U$S 2.900.000.

Conclusión: no creemos que sea un mecanismo eficiente de lucha contra la evasión y el comercio informal, porque trabar o encarecer cualquier tipo de gestión comercial, estimula la informalidad.