Anuncian inminente liberación de los tres rehenes de las FARC


El gobierno colombiano autorizó ayer que el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, lance una operación aérea para recuperar a tres rehenes que las FARC ofrecieron entregarle, lo que desató el júbilo entre los parientes de los cautivos.
“El gobierno de Colombia autoriza la misión humanitaria en los términos de su misiva y delega como su representante al doctor Luis Carlos Restrepo”, comisionado de Paz para que la acompañe, según una carta de respuesta del gobierno del presidente Alvaro Uribe a la solicitud de Venezuela para actuar.

La misiva dirigida al ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Nicolás Maduro, agradeció a Chávez la elaboración del plan y “su interés en la liberación unilateral e incondicional de estos tres secuestrados”.


Plan de Chávez. Conforme al plan revelado por Chávez, la misión partiría desde la ciudad de Villavicencio, que queda en los llanos orientales colombianos, a unos 75 kilómetros al sur de Bogotá, hasta un punto que se desconoce de momento.

Falta definir cuándo se llevará a cabo la misión, aunque el presidente de Venezuela dijo que al contar con el aval del gobierno de Bogotá, sería cuestión de horas la recuperación de los tres rehenes.


Familiares. Iván Rojas, hermano de Clara Rojas, una secuestrada que las FARC prometieron liberar, aseguró que le parecía “muy buena la fórmula del presidente Chávez, que venga una comisión de seis países” a recoger a los liberados, dijo el hermano de Clara Rojas, asistente de la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt junto a la que fue secuestrada en 2002.

Rojas sería liberada junto a Emmanuel, el hijo de tres años que procreó con un guerrillero durante su cautiverio.

Patricia Gómez, hija de la ex congresista Consuelo González de Perdomo, secuestrada el 10 de setiembre de 2001 y cuya liberación fue prometida, expresó que “todo sigue avanzando y si Dios quiere muy pronto los podremos tener en casa nuevamente”, expresó.

Confió en que el gobierno del presidente Uribe preste “toda la colaboración, pues ellos están muy interesados en que nuestros seres queridos vuelvan a casa y así lo han manifestado públicamente en estos días. No tengo ningún temor”.

La Federación de Comités Ingrid Betancourt (Ficib) saludó en París “que la liberación de los tres rehenes anunciada por las FARC, sea ahora cuestión de horas”. “Esperamos que el presidente Chávez continúe trabajando junto a los otros jefes de Estado hasta que Ingrid Betancourt y todos los rehenes sean liberados”.

Por su lado, el Comité de Solidaridad con Ingrid Betancourt de París (CSIB), manifestó que la esperanza de una liberación de la rehén franco-colombiana y de todos los rehenes se hace más fuerte que nunca.


Ideas políticas. Tras su anuncio del plan para el recibimiento de los tres rehenes, el presidente Chávez dijo que las FARC tienen un proyecto político y que desearía reunirse con el jefe del grupo guerrillero, Manuel Marulanda.

“Respetando lo que dice el gobierno de Colombia y de algunos gobiernos, sobre todo el de Estados Unidos que acusa a todos estos grupos de terroristas (…) sí creo que las FARC tienen un proyecto político, ideas políticas”, dijo Chávez durante una rueda de prensa en la que anunció la fórmula para recuperar a los rehenes.

“¿Por qué en Colombia no puede terminar esa guerra? Cincuenta años de guerra”, exclamó el mandatario, quien dijo que deseaba “la paz para Colombia”.

“Una de las cosas que más ansío es hablar con Marulanda, hacerle unas cuatro o cinco preguntas, hablar de política, oír qué es lo que ustedes (las FARC) quieren, hacia dónde es que ustedes quieren ir”, dijo Chávez.

Confirmó que conversó “sobre política” con el emisario de las FARC, Iván Márquez, durante su visita a Caracas en noviembre, en el marco de la mediación para un canje humanitario que adelantaba junto con la senadora colombiana Piedad Córdoba.


Mediación. El gobierno colombiano cesó la mediación de Chávez y Córdoba el 21 de noviembre alegando “fallas de método” y de discreción en el proceso.

El fin de la mediación se dio en reacción a una llamada telefónica de Chávez al comandante del Ejército colombiano, general Mario Montoya, para preguntarle sobre los rehenes.

El presidente colombiano, Alvaro Uribe, había pedido a Chávez no establecer contactos directos con militares colombianos, durante una reunión privada en el marco de la Cumbre Iberoamericana celebrada en Santiago de Chile. Tras el episodio se tensaron las relaciones entre Chávez y Uribe, y el presidente de Francia, Nicolas Sarcozy, inició una campaña por la liberación de todos los rehenes, que cuenta con apoyo internacional. (El Observador, AP y AFP)