Anuncian que bloquearán los tres puentes

La tensión diplomática y política entre Uruguay y Argentina por la instalación de las plantas de celulosa en Río Negro cobró ayer un nuevo capítulo: la Asamblea Ciudadana Ambiental de Gualeguaychú anunció que bloqueará el viernes los tres puentes del litoral que unen ambos países, en tanto el gobierno uruguayo reclamó a su par argentino que garantizar la libre circulación de las personas «es una responsabilidad» nacional, que aparece establecida en el Tratado de Asunción, fundante del Mercosur.

El ministro de Turismo, Héctor Lescano, viajó ayer a Buenos Aires para transmitirle a su similar argentino Enrique Mayer la preocupación del gobierno uruguayo por las medidas previstas de los activistas en los puentes internacionales.

«Garantizar la libre circulación de las personas es una responsabilidad nacional, que está contenida en el Tratado de Asunción», le señaló Lescano a Mayer, estribando en los fundamentos que ha expuesto la Cancillería, a través de su titular, Reinaldo Gargano.

Gargano confió ayer que hizo gestiones con el canciller argentino Jorge Taiana y que hicieron lo propio los intendentes de Río Negro y Paysandú con los prefectos uruguayos.

El canciller, asimismo, dijo que la segunda nota argentina recibida el lunes «seguramente tendrá la misma respuesta, en los mismos términos que ha sido planteada hasta ahora la cuestión: no hay fundamentos jurídicos para que exista una controversia».

«Las medidas de cortes afectan al país, porque transmiten una imagen de inseguridad para los que vienen a pasear al Uruguay y hacer turismo. Estamos haciendo todas las gestiones para que se desactive esto. Incluso hay declaraciones de dirigentes políticos que no comparten esta medida y dicen que constituye un delito. Yo no lo califico de esa manera. Lo que digo es que si se impide el libre tránsito de bienes y personas, se está violando el compromiso contraído en el Tratado de Asunción».

Gargano dijo que no se ha planteado realizar una propuesta formal por la violación del Tratado. «Hay que mantener la calma porque el turismo no se va a cortar. Los buques vienen llenos y también otros transportes, como no ocurría hace otros años. Hay que buscar que este tema no se transforme en un conflicto», indicó.

«Esto no ha sido elevado a la Comisión de Controversia del Mercosur. No se ha llevado esta controversia. Cuando usted coloca en la opinion publica y vierte una versión alarmante, y se dice que los ninos cuanto tocan el agua se les va a caer el pelo o tener cáncer de piel, crea una situación tremenda para el público, que desconoce que en el Uruguay se han adoptado todas las medidas», dijo.

«BOOMERANG». En tanto, Lescano junto al subsecretario Alberto Prandi, le indicaron al ministra Mayer que en un país como Uruguay donde se defienden «los derechos humanos, se tiene la voluntad de defender los derechos ambientales», y estimaron que las autoridades argentinas deben tener «confianza» en los controles que ejercerá la administración de Tabaré Vázquez, según señaló el ministro a El País.

Expresó que en el encuentro ambos responsables de turismo acordaron mantener una comunicación fluida. Lescano remarcó que los representantes uruguayos resaltaron que las medidas que se están impulsando en los puentes pueden tener un efecto «boomerang».

Asimismo, cuando resta un mes para que concluya su labor, el grupo de trabajo de alto nivel que conformaron Uruguay y Argentina, no consigue ponerse de acuerdo. Argentina reclama más información y Uruguay sostiene que ya entregó todos los datos que tiene sobre los proyectos. La comisión se reunió ayer en Montevideo.

ACCIONES. La Asamblea Ciudadana Ambiental de Gualeguaychú cerrará mañana la frontera entre Uruguay y Argentina bloqueando los tres puentes que unen ambos países. La dirigente Ana Angelini dijo a El País que el corte comenzará a las 8 de la mañana simultáneamente en los puentes entre Gualeguaychú y Fray Bentos, Concordia y Salto y Colón y Paysandú, no permitiendo el paso del tránsito «salvo alguna emergencia». Advirtió, incluso, que la medida podría extenderse durante todo el fin de semana. Alejandro Gahan, miembro de la Organización No Gubernamental, indicó que mientras los funcionarios del Estado uruguayo mantengan una postura «irreflexiva, tozuda y cínica» van a continuar los cortes.

«Acá la única lógica imperante es que se paralicen las obras para que termine su trabajo la Comisión Binacional, para que se haga un estudio independiente y así encontrar una solución sin tener que trabajar sobre hechos consumados», dijo. «No se puede hablar seriamente con una chimenea que cada vez crece más», agregó.

«Groseramente hago la comparación: lo que dicen es como confrontar un cachetazo con la bomba atómica. Una cosa puede ser inaceptable, pero la otra es menos que menos y ésta es la única forma que tenemos para que nos escuchen», sentenció.

Gahan señaló que si bien «hay uruguayos que piensan como nosotros, tienen temor a expresarse en contra de las papeleras públicamente porque tienen problemas de empleo». Según los ambientalistas, Uruguay y Argentina han entrado en un diálogo «de sordos» que va a «decantar» en un juicio ante el Tribunal de la Haya.