Apertura parcial del corralito será en febrero para 164.000 personas.

Luego de nueve años de vigencia, la semana próxima se abrirá el “corralito mutual”, pero solo para 163.788 personas que cumplen las condiciones exigidas, según se informó a El Observador desde el Banco de Previsión Social (BPS). Y si bien el Ministerio de Salud Pública (MSP) se vio obligado a realizar la apertura porque así lo estableció la ley que creó el nuevo Sistema Nacional Integrado de Salud, lo cierto es que lo hará, al menos en esta ocasión, para unos pocos.
Únicamente aquellos que tengan 10 o más años como afiliado Disse (hoy Fonasa) a una institución de salud podrán cambiarse. Incluso aquellos que estuvieron sin cobertura por un período máximo de 120 días podrán hacerlo. El resto no. Quienes tengan menos de 10 años de trabajo deberán permanecer en su mutualista; y tampoco podrán cambiarse los usuarios de ASSE.

Además una vez hecha la nueva opción se vuelve al “corralito” pero de forma parcial, ya que la inamovilidad durará tres años.

Desde el Ministerio de Salud Pública se comunicará hoy sobre el decreto firmado por el Poder Ejecutivo con el cual se empezará a abrir parcialmente el “corralito” instalado en el año 2000. La idea de la cartera de Salud es que una vez por año –y durante un período de 30 días aproximadamente (en este 2009 serán 22 días)– la población tenga la opción de pasarse de una institución a la otra si lo desea. Pero cada año irá cambiando el sector de usuarios que tendrá la chance de elegir otro prestador.

Según explicó a El Observador el director de Salud del MSP, Jorge Basso, “en esta oportunidad se eligió al grupo de afiliados que tiene más de 10 años porque a partir del año 2000 la gente ya sabía que no iba a poder cambiarse, en cambio los que se habían afiliado antes no”.

Una encuesta de la consultora Cifra realizada a pedido del MSP y divulgada en junio de 2008, estableció que “la mayoría de la población no cambiaría de prestador de servicios de salud”, aunque 34% (uno de cada tres) de los usuarios de Salud Pública desearían cambiarse para el sistema mutual; y 17% (uno de cada seis) de quienes se atienden en el sistema mutual desearían pasarse a otra mutualista.

Las autoridades del MSP señalan que los uruguayos tienen una alta fidelidad con su mutualista–así lo ha dicho en reiteradas ocasiones la ministra de Salud, María Julia Muñoz–; por lo que estiman que cerca de 20% de las personas aptas para cambiarse efectivamente lo harán.

La cartera de Salud pretende que los usuarios se informen antes de cambiarse de institución, pero pocos son los datos oficiales sobre los cuales uno puede basar su decisión. En la página web del MSP se dispone información discriminada por institución únicamente en lo que refiere a costos de tíckets de medicamentos, órdenes de consultas y la cantidad de afiliados a cada una. Desde el Movimiento de Usuarios se recomienda analizar bien los pro y contras de cada prestador.

Evitar la intermediación. Otro de los anuncios que la cartera de Salud realizará hoy será con respecto al acuerdo firmado por parte de todos los prestadores de salud con el gobierno, comprometiéndose las instituciones a evitar la intermediación lucrativa.

Uno de los motivos que llevó al MSP a demorar la apertura del corralito sanitario fue justamente el análisis de la intermediación lucrativa, y la posible puesta en marcha de mecanismos que la evitasen. Dado que las autoridades llegaron a la conclusión de que la intermediación no iba a desaparecer, optaron por minimizarla. Y un ejemplo es el acuerdo firmado.

Los prestadores se comprometieron a no realizar propaganda callejera 400 metros a la redonda del Banco de Previsión Social (BPS); ni aceptar que se hagan afiliaciones por parte de un tercero que presente un poder firmado. l