Apoyo, desconcierto y reticencias despertó Vázquez en el Frente

Con la definición ideológica de «antimperialista» del Frente Amplio ahora en las páginas amarillentas de los documentos que contienen los principios fundacionales de la coalición de izquierda, los grupos más afines al mandatario reaccionaron con pragmatismo, mientras otros no terminaron aún de asimilar el acercamiento del gobierno del conglomerado con Estados Unidos. También ayer pasaron a la historia las numerosas declaraciones aprobadas en los últimos años por la Mesa Política contra la política exterior de Bush.

El secretario general del Partido Socialista, Eduardo Fernández avaló lo actuado por Vázquez, por entender que «lo interesante es que se empieza el tránsito de negociaciones para ver cómo se va a establecer la profundización del comercio».

Dijo que en Estados Unidos, Vázquez «reafirmó muchas de las cosas que se han sostenido como ampliar, vender, colocar nuestros productos y también lograr nuevas inversiones». En ese sentido, destacó la trascendencia que Uruguay haya aprobado el Tratado de Inversiones con la potencia del norte, para que además de procurar el incremento del comercio, lleguen al país nuevas inversiones. «Confío plenamente en el presidente de la República. Conozco al presidente y sé lo que está buscando que es poder vender más, respetando el programa de gobierno del Frente Amplio».

Por su parte, el senador Enrique Rubio de la Vertiente Artiguista, calificó la gira como «exitosa». Señaló que a partir de ahora «se inicia un proceso de negociación que para el Uruguay es muy bueno». «Lo que no está planteado es el dilema Mercosur sí o no, o TLC sí o no. La posición de Uruguay es la transformación del Mercosur bajo los niveles de realidad», precisó. Según Rubio, no existe contradicción entre la ampliación de los vínculos comerciales con otros países y el Mercosur y estimó que la gira permitió «reposicionar a Uruguay». «Revirtió el impacto negativo en el mundo internacional ante la actitud de Argentina», expresó. El senador Carlos Baraibar de Asamblea Uruguay (AU) valoró el encuentro realizado en Washington, por considerar que permitirá «incentivar el comercio y profundizar las relaciones entre los pueblos de ambas naciones».

En cambio, el senador comunista, Eduardo Lorier aseguró que su partido «está expectante de los contenidos» del acuerdo al que arribó Vázquez en Estados Unidos. «No es un problema de forma, sino de saber. Confiamos en la coherencia de gobernar con el programa del Frente Amplio, confiamos en la coherencia del presidente Vázquez, cuando en marzo expresó en Venezuela que el TLC no estaba en la agenda, porque otra suposición sería transformar al Mercosur de un caballo de Troya en un caballo de tiro», aseveró. Afirmó que el Partido Comunista (PCU) está «alerta».

«No es cuestión de nombre, si es TLC, o no, sino lo que ahí se trate», remarcó.

Recordó que cuando votó negativamente en el Senado el Tratado de Inversiones con Estados Unidos, advirtió que ese acuerdo podía «ser la primera parte de un TLC».

desconcierto En una línea similar, se pronunció Hugo Cores, dirigente del Partido por la Victoria del Pueblo (PVP), quien admitió que se sentía «desconcertado». «Parto de la base del énfasis que puso Tabaré Vázquez en marzo cuando visitó Venezuela y aseguró que no se iba a avanzar con Estados Unidos en un TLC».

Cores consideró que «darle la espalda al Mercosur, sería un error de estimación».

El representante del Movimiento de Participación Popular (MPP), Juan Domínguez destacó que el sector «no es partidario, no está de acuerdo con un TLC que no es lo mismo que comercializar con todos los países».

Subrayó que desde la comisión del Mercosur del Parlamento se siguió con «mucha atención» la gira presidencial.

«El gobierno uruguayo está abriendo el abanico como país serio, pero que en ningún momento desconoce los bloques y las agrupaciones de países», opinó Domínguez.