Apoyo empresarial a industrias culturales beneficia a todos como proyecto de país

Para dar a conocer la nueva propuesta, se realizó una presentación informativa en el Edificio de la Bolsa de Comercio. En la misma participaron: el director de Cultura (MEC), Hugo Achugar; el gerente de Comunicaciones de Petrobrás en Uruguay, Juan Borrelli; la encargada del Departamento de Asistencia al Contribuyente de la DGI, Elizabeth Blanco, y el gerente-secretario de la Cámara Nacional de Comercio y Servicios, Claudio Piacenza.

Los Fondos de Incentivo Cultural (FI) -regidos por la Ley 17.930 de 2005 (artículo 235 al 250 inclusive)- subvencionan proyectos en artes, patrimonio y tradiciones culturales en todo el país.

Estos fondos se integran con aportes de las empresas contribuyentes al IRAE (Impuesto a las Rentas de las Actividades Económicas) y al Impuesto al Patrimonio, que recibirán beneficios fiscales de acuerdo con la modalidad de apoyo utilizada: Fondo Global; Fondos Sectoriales y Proyectos Específicos.

Los objetivos de estos fondos son desarrollar la interacción y la cooperación entre el sector artístico-cultural (artistas, instituciones y gestores culturales) y el sector contribuyente dispuesto a aportar recursos económicos a fin de generar inclusión, sentido de pertenencia y responsabilidad en la sociedad, facilitando la democratización de la creación, circulación y acceso a los bienes artístico-culturales.

Los proyectos deberán ser presentados al Consejo Nacional de Evaluación y Fomento de Proyectos Artístico Culturales (CONAEF), que mediante un tribunal idóneo en cada área, determinará la inclusión de los mismos en el Registro de Proyectos de Fomento Artístico Cultural que los habilita a ser beneficiarios de dichos fondos. Se harán públicos los resultados el próximo 23 de abril.

En la convocatoria 2009 –dirigida a las categorías de música, teatro, danza, audiovisual, artes visuales, letras, museos, artesanías, orfebrería y afines- se dará prioridad a aquellos proyectos que reúnan algunas de las siguientes características: tengan potencialidad de establecer estructuras estables, con permanencia en el tiempo de manera contínua o periódica; incentiven la producción artístico-cultural en diferentes zonas del país y sectores de la sociedad; sean compatibles con una política de apertura e intercambio con el exterior o a nivel regional o internacional, y promuevan inclusión social.

Achúgar reconoció que Uruguay no tiene experiencia en la materia, mientras que muchos países avanzaron significativamente. La iniciativa marca tres claros actores: el Estado (que procura con la Ley dar un paso al costado para conjugar a los otros dos actores fundamentales), los empresarios y los actores culturales. El Jerarca aclaró que en esta etapa de la Ley, los empresarios no están representados en el CONAEF, pero el proyecto de modificación de la norma ya fue enviado al Parlamento y se aguarda una pronta aprobación.

De todas formas estimuló a todas las Cámaras a que envíen sus representantes como observadores al Consejo, para poder participar en las deliberaciones.

Aquellos proyectos que sean evaluados positivamente tanto en su contenido cultural como en su viabilidad de realización, integrarán un registro donde recibirían los aportes.

Achúgar se refirió a los distintos Fondos. El Global tiene un mayor beneficio dado que se procura fomentar el apoyo a todos los actores culturales (así lo entendieron los legisladores cuando analizaron el proyecto de ley). En caso que la empresa decida ser más específica, y desee llegar –por ejemplo- a museos, el porcentaje desciende, dado que el retorno es mayor (a consecuencia de la mayor asociación entre el patrocinante y el actor cultural). También, existe la posibilidad de que un empresario manifieste su voluntad de patrocinar a un artista puntual, en ese caso el porcentaje es aún menor (pero el retorno es notoriamente mayor).

El Director de Cultura dijo que aún restan cosas por depurar, por mejorar, pero cabe recordar que antes el apoyo de los empresarios, la responsabilidad social o civil era solo por vocación personal, sin un retorno.

Esta iniciativa beneficia a los empresarios, supone una renuncia del Estado –en particular del MEF- dado que percibe menos impuestos, pero beneficia a todos como proyecto de país. “Ganamos todos”, dijo Achúgar, aludiendo al afianzamiento en un mundo de competencia, globalización y dificultad de inserción en mercados. El nicho de la cultura, la defensa de la calidad y la excelencia es una apuesta fundamental, dado que no tenemos el volumen que pueden tener otros países.

El representante de Petrobrás por su parte, relató la experiencia de la empresa en su país de origen. Se trata de la organización que más patrocinio cultural realiza en su país y cuenta con un programa específico que se denomina “Petrobrás Cultural”. La empresa cuenta con ejes conceptuales que determinan que patrocine determinados actores culturales, es decir aquellos que cumplan con esos ejes.

Finalmente, la Encargada del Departamento de Asistencia al Contribuyente de la DGI dio los detalles del trámite, los pasos a seguir y los beneficios según el Fondo que se decida apoyar.

Procedimiento para inversores

1) Elección de Modalidad

Optar entre las siguientes modalidades de aporte: Fondo Global, Fondos Sectoriales o Proyectos Específicos.

Tanto el Fondo Global como los Fondos Sectoriales pueden recibir aportes desde la fecha inicial de lanzamiento de este mecanismo: 12 de marzo de 2009. Los Fondos Específicos deben esperar a los resultados del Concurso y a la publicación del Registro de Proyectos: 23 de junio de 2009.

2) Bases y formularios

Descargar de la web www.fondosdeincentivocultural.gub.uy y completar el formulario donde constará el monto y el destino del aporte.

3) Depósito BROU

Efectuar el depósito, junto con el formulario, en las cuentas habilitadas en el Banco de la República Oriental del Uruguay. Los depósitos pueden realizarse en las sucursales del BROU en todo el territorio nacional a la cuenta:

CONAEF – Fondo Global / Nº de cuenta 152-5258-1

CONAEF – Fondos Sectoriales / Nº Cuenta 152-5269-6

(Salvo expresa manifestación en contrario el CONAEF transferirá al Fondo Global un 15 % del monto aportado)

4) CONAEF

El contribuyente deberá dirigirse al Consejo Nacional de Evaluación y Fomento de Proyectos Artístico Culturales (Juan Carlos Gómez 1276) quien expedirá un comprobante donde constará el monto y el destino de su aporte, así como el porcentaje del beneficio fiscal al que accede.

En el caso de empresarios del interior, pueden enviar el formulario y el recibo de depósito por fax a la oficina del CONAEF en Montevideo 916 9816. Se les enviará la constancia por correo certificado.

5) DGI

Canjear el comprobante por certificados de crédito en la Dirección General Impositiva en todo el territorio nacional. (La boleta de depósito será requerida para la deducción, como gasto, del aporte efectuado).

Beneficios económicos para la empresa que aporte

Según el destino elegido por el donante, la Ley dispone los siguientes beneficios sobre la suma depositada:

-Cuenta Fondo Global: El 75% será devuelto en certificados de crédito y el 25% se podrá imputar a gastos (y deducir del IRAE).

-Cuenta Fondo Sectorial: El 60% será devuelto en certificados de crédito y el 20% se podrá imputar a gastos (y deducir del IRAE).

-Cuenta Proyecto Interior: El 45% será devuelto en certificados de crédito y el 15% se podrá imputar a gastos (y deducir del IRAE).

-Cuenta Proyecto Montevideo: El 30% será devuelto en certificados de crédito y el 10% se podrá imputar a gastos (y deducir del IRAE)

-Cuenta Proyecto Oficial: El 15% será devuelto en certificados de crédito y el 5% se podrá imputar a gastos (y deducir del IRAE).

Responsabilidad Social Empresaria y Cultural

El desarrollo de la expresión cultural y la promoción de las industrias culturales contribuyen a mejorar la inserción económica nacional e internacional de un país, expandiendo su mercado interno y su industria turística, generando empleos de calidad y fortaleciendo el sentido de pertenencia de sus ciudadanos.

Las redes de trabajo conformadas entre las artes y los negocios aspiran a ser exitosas y creativas, con lo cual colaboran en el mejoramiento de las sociedades y en la calidad humana de sus integrantes.

Para una empresa no es suficiente abocarse a la prestación de productos o servicios. La sociedad demanda que la actividad empresarial despliegue su responsabilidad en la protección de los puestos de trabajo, calificándolos y haciendo cada vez más compatible el desarrollo profesional y personal, integrándose -desde su actividad económica- en la cultura de cada país.

Los Fondos de Incentivo Cultural, ubican a la empresa como un actor cultural activo y pro-activo. Es una forma de intervención social que permite a la empresa implicarse en la comunidad donde actúa, estableciendo una comunicación empresarial basada en un mensaje comercial, pues vincula su marca con las acciones culturales que apoya.